La ceguera silenciosa: el glaucoma afecta a casi 50.000 personas en Canarias

Tubigú

La Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF) cifra en 49.379 las personas afectadas por la también conocida como "ceguera silenciosa" y la mitad de ellas no saben que la padecen porque en sus inicios es asintomática, de ahí la necesidad de acudir a revisiones periódicas.

Con motivo de la Semana Mundial del Glaucoma y del Día Mundial del Glaucoma, que se conmemora el 12 de marzo, esta entidad ha recordado que esta patología, que es silenciosa porque "no causa dolor", se caracteriza por dañar el nervio óptico como consecuencia, en muchos casos, de una presión intraocular elevada.

El glaucoma, que ostenta los primeros puestos como causa de ceguera, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es "una patología incomprendida: los que la padecen tienden a quitarle importancia y no se acogen a los tratamientos y los grupos de riesgo no se realizan sus revisiones periódicas para un diagnóstico precoz, lo que evitaría la ceguera total de muchos pacientes", advierte la AGAF.

Problema de concienciación

Esta asociación subraya que uno de los graves problemas que presenta el glaucoma es que casi un 45 % de quienes la padecen no se adhieren de forma estricta y correcta a los tratamientos pautados por sus médicos, una situación que ha empeorado considerablemente con la covid-19.

“Ni acuden a sus citas habituales, ni tampoco siguen las pautas fijadas por sus médicos de referencia sin entender que su visión va empeorando, aunque no se den cuentan. Por eso, hay que animar a todos los pacientes a que retomen y cuiden más que nunca su glaucoma porque silenciosamente te va robando la visión”, recalca la presidenta de AGAF, Delfina Balonga.

El glaucoma produce la pérdida paulatina de la visión periférica, como si miráramos por un túnel, y a día de hoy no tiene cura, pero los pacientes cuentan con colirios y medicamentos para evitar esa tendencia a la ceguera total.

No obstante, en ningún caso la persona recupera el campo de visión perdida pero, al tratarse de una enfermedad degenerativa, se consigue evitar un deterioro mayor del campo visual y, por tanto, de la calidad de vida.

Aunque se calcula que afecta a casi a un millón de personas en España, aproximadamente la mitad de ellas no saben que lo padecen.

El cerebro se encarga de compensar el déficit visual hasta las fases terminales de la enfermedad, en las que se pierde la visión de forma irreversible.

El diagnóstico precoz en el caso del glaucoma es fundamental para evitar que la pérdida de visión sea muy elevada, de ahí la importancia de realizarse una exploración oftalmológica una vez al año a partir de los 45 años, recomienda esta entidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...