El mundo de la bicicleta demanda políticas valientes

Cada vez son más las personas que reclaman poder circular con seguridad en bicicleta por Tenerife. Sin embargo, el riesgo de accidente de los que disfrutan su uso al aire libre fuera de carriles adecuados al efecto sigue siendo elevado. 

Las promesas de creación de carriles bici en el área metropolitana se remontan a muchos años atrás, pero los que han salido adelante son escasos, limitados en longitud y ni de lejos permiten colocar a Santa Cruz de Tenerife o La Laguna en el mapa del ciclismo urbano del conjunto del Estado.

Ante la falta de concreción de las administraciones públicas frente a esta reivindicación de años, Luis Prieto, portavoz del colectivo en pro de la movilidad ciclista Tenerife por la bici, asegura que, para ver cambios en este sentido, "hacen falta políticas valientes".

"Necesitamos una política valiente y decidida que transforme la movilidad de nuestras islas. Cuantos más carriles ponen, más incentivan el uso del vehículo privado, con lo que habrá más coches, más atascos, más carriles, hasta que explote y colapse el sistema", alerta.

Para tratar de frenar esta situación, aparte de la implantación de carriles bici, que cada vez parecen más una utopía que una posibilidad real, desde el colectivo proponen medidas sencillas y alternativas que evitarían "las tan temidas obras de infraestructura y sus correspondientes grandes inversiones económicas", uno de los principales obstáculos a la hora de circular a dos ruedas.

Si el problema radica en presupuestos y planes de ordenación, los amantes de la bicicleta proponen medidas de carácter normativo y concienciador. Se trata de "cambiar las normas a nivel local, modificaciones que implican cambios de mentalidad y, sobre todo, una nueva forma de regular la convivencia".

  • La reducción de la velocidad máxima en ciudad a 30 kilómetros por hora, lo que permitiría la coexistencia pacífica con los vehículos motorizados.
  • La racionalización del uso del espacio público que actualmente copan los coches  privados y que podría ser compartido con otro tipo de vehículos.
  • El fomento de planes movilidad  en los centros educativos. Que los trabajadores que vivan en la misma área puedan compartir coche, lo que eliminaría el elevado número de vehículos privados en nuestras carreteras. También proponen exigirle a los colegios que organicen la movilidad hacia los mismos. Las empresas públicas y administraciones con cientos de trabajadores "que den ejemplo".
  • Apostar por el transporte público: "Si hubiera alternativas reales y rápidas de transporte público, aparcabicis, etc.", matiza Prieto.
  • Fomentar la movilidad activa: ir a pie o en bicicleta.

"Necesitamos una política valiente y decidida que transforme la movilidad de nuestras islas. Cuantos más carriles ponen, más incentivan el uso del vehículo privado, con lo que habrá más coches, más atascos, más carriles, hasta que explote y que colapse el sistema"
Luis Prieto reconoce que la implantación los carriles bici "no es algo sencillo", ni se limita solo a "una cuestión de construir". Se trata, a su juicio, de "toda una batería de muchas políticas diversas, algunas normativas, que incluyen el fomento de la bicicleta y la reducción de uso del coche, entre otras". Implica, según mantiene, la creación de "infraestructuras polémicas, lentas y que suponen cambios importantes de transformación de la ciudad. Eso no se puede hacer de la noche a la mañana", destaca.

Recuerda, además, que los carriles bici tienen que pasar primero por los planes generales de ordenación urbana. "Eso significa que se tienen que exponer públicamente, lo que implica periodos muy largos de tiempo, mínimo de seis a  diez años. No es algo que se pueda implementar de la noche a la mañana porque supone grandes obras, expropiar espacios privados para la realización de carriles, el uso de determinados espacios públicos que actualmente usan los vehículos, etc. Superar todos estos escollos no es fácil", lamenta.

Image
Mensajes reivindicativos en camisetas | SANTA CRUZ EN BICI

Santa Cruz, con la bici "a cuestas"
El relieve de Santa Cruz de Tenerife se caracteriza, en amplias zonas de la capital tinerfeña, por sus cuestas pronunciadas. Sin embargo, circular por ellas no es más exigente que hacerlo en otras ciudades en las que el uso de la bici está mucho más extendido, como San Francisco o, incluso, Las Palmas de Gran Canaria.

Asimismo, Tenerife por la Bici recuerda que la ciudad tiene largas conexiones paralelas sin pendientes, con condiciones ideales para la bici: Avenida Anaga; Ramblas; Avenida La Salle-Méndez Núñez, eje de las calles de La Rosa-Valentín Sanz-José Hernández Alfonso, eje calle Salamanca-Avenida Madrid etc.

Aparte del centro de la ciudad, son muchos los ciudadanos que llevan añosluchando por que se cree un carril que permita llegar a la playa de Las Teresitas en bici "con total seguridad". De hecho, una iniciativa firmada por una vecina de Santa Cruz, Patricia Rodríguez, en la web change.org, logró viralizar una petición histórica en la ciudad, proyecto que llevaba en su programa electoral el actual alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez en el año 2011.

En el año 2014 se retomó el proyecto, que quedó limitado a un carril bici desde El Palmetum hasta la playa de Las Teresitas. Su presupuesto era millonario. Siete millones de euros presupuestados y una serie de dificultades añadidas lo relegaron a convertirse en el conocido carril de la Avenida Francisco La Roche (Avenida Anaga), que se prolonga hasta los alrededores deValleseco. El resto del recorrido hasta la playa exige una convivencia entre bicicleta y vehículo a motor que no está exento de peligros debido a la alta densidad de coches, la velocidad y los constantes adelantamientos que se realizan en la zona.

En mayo de 2017 el Cabildo de Tenerife encargó el proyecto para la habilitación de un carril bici en la autovía TF-11 de San Andrés que, si se ejecuta, permitirá conectar el centro de la ciudad con la playa de Las Teresitas. Con él se mejorará la seguridad de los usuarios de las vías y se ofrecerá "una experiencia recreativa más satisfactoria para los miles de personas que disfrutan de la bici", según expuso el presidente del ayuntamiento capitalino, al conocer la iniciativa.

Esta iniciativa se plasmaba en el Marco Estratégico de Desarrollo Insular (MEDI), que cuenta con un programa exclusivo orientado a la mejora de las condiciones viarias desde el punto de vista del usuario ciclista. En el caso de la autovía de San Andrés, entre las acciones que debe recoger el documento está la de ampliar la acera hasta los tres metros, ya que en la actualidad es inferior a esa medida. La ejecución de este tramo en concreto está valorada inicialmente en algo más de 85.000 euros. El programa insular dispone de 2,7 millones de euros hasta 2021.

Aparte de esta obra tan demandada por los aficionados a este medio de transporte sostenible, el problema más acuciante en la capital tinerfeña radica, a juicio del colectivo, en la negativa a restarle el más mínimo espacio al coche: el reparto del espacio público promueve el uso del vehículo motorizado de forma individual. Sin embargo, destacan que "hay más movimiento a favor de la bici. Es minoritario, pero conforme pasa el tiempo la conciencia aumenta. No es solo por temas ideológicos, sino porque está todo colapsado", rechaza Prieto.

Image
Una de las escasas zonas adecuadas para el uso de la bicicleta en La Laguna | TENERIFE EN BICI

La Laguna, un retraso de 10 años
Con respecto a La Laguna, una de las ciudades canarias que más aficionados a la bicicleta posee, Luis Prieto explica que la planificación en el municipio es de hace ocho años. "Está hecha, pero los estudios de demarcación no lo están. Existe un estudio encargado a una empresa por parte de la propia Gerencia de Urbanismo y es de 2010, por lo que vamos con un retraso de casi 10 años".

Cuando se le pregunta cuánto tiempo más debe esperar la ciudad de Los Adelantados para contar con sus carriles bici, Prieto no lo tiene claro. "Vamos a tener que esperar hasta que el Ayuntamiento tome una actitud valiente". "Para tener carriles bici necesitamos una política valiente y que se adopten cambios que, a lo mejor, al principio, a la ciudadanía le cuestan, porque está acostumbrada al uso del coche", admite.

Para el portavoz de Tenerife por la bici, "falta todavía un cambio de mentalidad profundo en la ciudadanía, pues la mayoría sigue apostando por la movilidad en el automóvil". "Una transformación social de este tipo es complicada. Una transformación que, por otro lado, es inevitable pues nuestro modelo de movilidad es insostenible. No se puede poseer tres vehículos en cada casa e ir a todas partes con ellos, aunque sea cerca", alerta.

"Falta todavía un cambio de mentalidad profundo en la ciudadanía, pues la mayoría de los ciudadanos sigue apostando por la movilidad en el automóvil. Una transformación social de este tipo es complicado

30 kilómetros de carriles bici
La Laguna siempre ha soñado con una red de carriles bici que, en el caso de cumplirse en su totalidad, podría superar los 30 kilómetros de longitud. Para tratar de hacerlo realidad, Tenerife por la Bici se ha reunido en varias ocasiones con representantes del Consistorio con la finalidad de abrir una vía de diálogo y colaboración que favorezca el uso de la bicicleta como una alternativa de transporte.

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de La Laguna está estudiando la creación de una red de carriles bici interconectados en el municipio, que se encuentra en la actualidad inmerso en un proceso de revisión de su planeamiento urbanístico. 

Image
Símbolo de un carril bici

El consistorio analiza cómo implantar carriles bici en la ciudad de manera que puedan formar una red, y no constituir acciones aisladas, sino conectadas. Incluso en su día se habló de conexiones con los núcleos de Bajamar, Tejina y Valle de Guerra, así como de recorridos entre Tejina y Valle de Guerra o por la carretera Bajamar-La Punta del Hidalgo.

Sin embargo, entre las principales dificultades ante las que se enfrentan exponen que se trata de un casco histórico, por lo que instalar modificaciones como la implantación de carriles bici debe ser una posibilidad altamente estudiada de forma que cualquier intervención que se haga sea compatible con una zona Patrimonio de la Humanidad, afirman desde el colectivo.

Por otro lado, una vez lejos del centro de la ciudad, existen zonas con pendientes muy pronunciadas, aunque para salvar esas dificultades orográficas también se ha planteado el uso combinado con los servicios públicos y las bicicletas eléctricas, entre otras alternativas estudiables.

Image
Muchos alumnos quieren acudir a clase en bicicleta | ULL


La Universidad, a dos ruedas

Luis Prieto recuerda, por otro lado, que la Universidad de La Laguna ha sido desde siempre "pionera en planes de movilidad, al tratarse de una de las primeras instituciones que ha promovido la movilidad sostenible".

Sin embargo, el principal escollo que se oculta tras el deseo de muchos estudiantes de acudir al campus a dos ruedas y de forma sostenible es el hecho de que el acceso a las facultades por las vías públicas "no es seguro". Prieto subraya que las velocidades que se manejan "son altas" y las usuarios de la bicicleta "temen por su integridad física". "El miedo puede ser real o subjetivo, pero es lo que sucede", insiste.

La reducción de la velocidad es clave. "La incorporación de un coche en una intersección a 30 no es lo mismo que a 50 kilómetros por hora. La capacidad de reacción y la percepción psicológicas cambian", expone el experto.

Por otro lado, el portavoz de este colectivo se muestra contrario a "una política muy expansiva de aparcamiento dentro del campus, lo que incrementa el uso de vehículos privados. Hay que racionalizar el uso del coche", explica.

La intención por la que luchan los amantes de las bicicletas es que los ciclistas puedan conectar distintos centros educativos, en especial las facultades de la Universidad de La Laguna, áreas deportivas, parques y zonas comerciales. Además, tendrían facilidades como estar cerca de varias estaciones del tranvía, medio con el que podrían combinar sus desplazamientos o dejar aparcadas sus bicicletas mientras realizan cualquier gestión. "Son muchas las ventajas del empleo de la bici en el día a día de los estudiantes", aclara.

Ventajas de la bicicleta

La bicicleta es uno de los mejores medios de transporte que existen.

  • La bicicleta es el medio de transporte más eficiente en desplazamientos cortos:
  • No produce atascos
  • No presenta problemas de aparcamiento

Es el medio de transporte más ecológico:

  • No produce gases de efecto invernadero y, por tanto, no contribuye al cambio  climático
  • No produce gases tóxicos, ni para las personas, ni para el medio ambiente
  • No produce contaminación acústica, evitando ruidos, molestias y hasta trastornos de la conducta a los ciudadanos

Es el medio de transporte más saludable

  • Su utilización diaria reduce problemas cardiovasculares, de sobrepeso, colesterol, estrés  e hipertensión, entre otros, pudiendo reducir sustancialmente gastos en sanidad pública.

Es el medio de transporte más económico

  • Tanto en su adquisición como en su mantenimiento
  • No utiliza combustibles

Es el medio de transporte más social

  • Es económicamente accesible a casi cualquier ciudadano
  • Es el medio de transporte más moderno
  • Nunca ha pasado de moda, y es el transporte principal de la ciudades más avanzadas, su utilización mejora la imagen de la ciudad, la dignifica y la hace más habitable para sus ciudadanos.