La OTAN aprueba la célula inteligencia antiterrorista y más apoyo contra el EI

Los líderes de la OTAN aprueban hoy crear una nueva célula de inteligencia antiterrorista, así como que la organización se integre en la coalición global contra el Estado Islámico (EI) y proporcionarle más medios prácticos, indicó hoy el secretario general aliado, Jens Stoltenberg. 

"El que la OTAN se una a la coalición para derrotar al EI da un fuerte mensaje político y de unidad", señaló Stoltenberg a la prensa a su llegada a la sede de la Alianza, que hoy acogerá a los 28 jefes de Estado y de Gobierno de la organización, entre ellos por primera vez al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Ante la petición de EEUU de que la Alianza debe hacer más en la lucha contra el EI, los líderes darán luz verde a un plan de acción que reforzará las contribuciones de la OTAN a la coalición internacional y que incluye aumentar las horas de vuelo del avión de vigilancia Awacs de la organización, más intercambio de información y capacidades de reabastecimiento en vuelo.

Como parte de ese plan, la OTAN pasará a convertirse en miembro de la coalición como organización -individualmente, los 28 países aliados ya participaban en ella-, lo que según Stoltenberg dará "una plataforma práctica mejor para coordinar los esfuerzos" pero "no significará que la OTAN se implique en operaciones de combate".

Además, la OTAN creará una célula de inteligencia antiterrorista que estará situada en su cuartel general para compartir información también sobre combatientes extranjeros, y nombrará a un coordinador especial para la lucha contra el terrorismo.

Stoltenberg recordó que la operación aliada en curso para la formación, asesoramiento y asistencia de las fuerzas afganas es prueba también de los esfuerzos de la OTAN contra el terrorismo, contra los talibanes pero también contra otros grupos como el EI.

Señaló que no hay aún una fecha para que esa misión ponga fin a sus actividades, pero dejó claro que "no volveremos a una operación de combate" como la ISAF, que concluyó a finales de 2014.

Organización
Por otra parte, los líderes aliados abordarán un "reparto más justo de las cargas" en la organización, punto sobre el que la Administración de Trump ha hecho especial hincapié. 

Stoltenberg recordó que en 2014 todos los aliados se comprometieron a "gastar más y mejor" en Defensa, y aumentar hasta el 2 % de su PIB el gasto militar para 2024.

"No se trata solo de dinero, sino de contribuciones a las operaciones de la OTAN y de compromisos", enfatizó, y agregó que "hoy daremos pasos para mantener el impulso" del gasto de 2016, cuando el presupuesto militar de los aliados creció en unos 10.000 millones de dólares, por medio de "planes nacionales" anuales para especificar cómo llegar a la meta del 2 %.

Por último, señaló que Rusia "siempre está en la agenda de la OTAN" y que hoy los líderes hablarán de ello, teniendo en cuenta que el refuerzo emprendido por la Alianza en el este de Europa "responde a la agresión rusa en Ucrania".

Indicó que mantendrán el "fuerte mensaje de que necesitamos disuasión y diálogo" con Moscú.