Validan en Tenerife un sistema más rápido para el diagnóstico de coronavirus

Investigadores del Instituto Tecnológico de Energías Renovables (ITER) y del Hospital de la Candelaria han modificado el método de diagnóstico del Covid-19 con procedimiento que permitirá reducir a la mitad el tiempo necesario para obtener el resultado de las pruebas para la detección del virus y no depender de los productos de mercados exteriores.

Una nota del Cabildo, del que depende el ITER, indica que las mejoras logradas se manifiestan en la reducción de tiempos y de empleo de fungibles comerciales "evitando a su vez la dependencia del paso más largo y complejo del diagnóstico de la infección, para lo cual se hace uso habitual de sistemas automáticos (robots)". 
El nuevo protocolo diagnóstico del coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la COVID-19, requiere aproximadamente la mitad de tiempo que el utilizado hasta ahora, que son unas cuatro horas. La nota indica que aunque el nuevo protocolo no reemplazará a la prueba estándar pero en una jornada de trabajo podría incrementarse al doble el número de pruebas que puedan realizarse.
 

No solo se ha conseguido reducir de cuatro a dos horas el tiempo para la obtención del diagnóstico, sino también el material necesario 

Además, las mejoras introducidas permiten una notable reducción en la cantidad del material necesario para la realización de estas pruebas, en una situación de mercado, con las fronteras cerradas, donde es complicado proveerse de este tipo de reactivos específicos. La investigación ha sido realizada en los laboratorios de La Candelaria y se ha llevado a cabo en coordinación con los profesionales del Servicio de Microbiología y el de la Unidad de Investigación del HUNSC. 
El ITER hizo llegar hace cinco semanas una máquina qPCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa, traducido del inglés) de análisis de COVID-19, que, según el Cabildo, ha sido vital para ayudar a descongestionar la obtención de resultados.
Agrega que no solo se ha conseguido reducir de cuatro a dos horas el tiempo para la obtención del diagnóstico, sino también el material necesario (los reactivos) para llevarlas a cabo, con lo que la dependencia de mercados exteriores queda prácticamente eliminada para ese paso. Los investigadores y los profesionales del servicio de Microbiología del Hospital de La Candelaria explican que las pruebas de coronavirus que se están empleando en la red de hospitales de tercer nivel de la Comunidad Autónoma se realizan en dos pasos. 
En primer lugar, se realiza la separación del ARN vírico presente en una muestra y en segundo lugar, se mide su presencia y cantidad utilizando la citada técnica de qPCR a tiempo real, conocida como RT-qPCR. Para el Cabildo, las mejoras técnicas descritas consiguen eliminar el cuello de botella que supone el empleo de sistemas de automatización para la extracción del ARN vírico, para concentrarse directamente en la realización de la citada técnica de RT-qPCR, que permite obtener resultados en menos de dos horas.
El presidente del Cabildo, Pedro Martín, indica el logro del personal del ITER, que desde hace varias semanas se han trasladado a los laboratorios del complejo hospitalario, donde han obtenido este nuevo protocolo que ya ha sido validado en pruebas diversas para garantizar su fiabilidad y se ha puesto en conocimiento del Servicio Canario de Salud.
También el vicepresidente del Cabildo y consejero del área a la que se suscribe el ITER, Enrique Arriaga, ha destacado la aportación de los investigadores del instituto insular y lo que supone para el sistema de trabajo este descubrimiento”. EFE