Los teléfonos inteligentes, el nuevo objetivo de la publicidad

The writer can choose - must be related with the marketing or advertising sector

Al igual que ocurría –y sigue ocurriendo- con los medios de comunicación tradicionales –prensa escrita, radio y televisión- la publicidad se ha convertido en una de las principales fuentes de financiación de las empresas que habitan en internet. Por ejemplo, muchas de las aplicaciones que utilizamos en nuestro día a día se mantienen gracias a dos vías.

La primera es ofrecer un servicio premium de la aplicación con funciones ampliadas que no están disponibles en la versión gratuita. La segunda vía es a través de la publicidad. Seguro que utilizas más de una aplicación en tu teléfono móvil en la que lo primero que ves al abrirla es un molesto anuncio que te ocupa toda la pantalla y mientras la utilizas aparecen banners y nuevas ventanas emergentes que promocionan productos o servicios.


Los teléfonos inteligentes, el nuevo objetivo de la publicidad
Los teléfonos inteligentes se han convertido en los grandes protagonistas de nuestro tiempo. Un informe de principios de año de la compañía Certideal arrojó un dato inquietante: los españoles pasamos 61 horas a la semana pegados a nuestros smartphones, casi 10 horas diarias, lo que supone cerca de la mitad de las horas del día.
El desarrollo de los teléfonos móviles ha transformado nuestro estilo de vida. Cuando surgieron los móviles, estos se limitaban a permitir hacer llamadas y a enviar breves mensajes de texto. Poco a poco fueron añadiendo funciones y desde que disponen de conexión a internet han pasado a ser los verdaderos protagonistas de nuestras interacciones. Los ordenadores de mesa cada vez se utilizan menos. 
Los portátiles empiezan a caer en desuso ante la comodidad y la versatilidad de dispositivos como las tabletas y los teléfonos móviles. Sin ir más lejos, Gmail, uno de los principales servidores de correo electrónico del mundo, afirma que más del 50% de sus usuarios consultan sus bandejas de correo desde los teléfonos inteligentes. ¿Por qué? Por la inmediatez y la eficacia que ofrece.
Las empresas se han dado cuenta de la importancia de los móviles y adaptan sus contenidos y páginas para que se optimice la visualización en los smartphones, unos aparatos que se han convertido en la gallina de los huevos de oro. Diariamente recibimos un bombardeo continuado de publicidad en nuestros terminales. Para ello se emplea un algoritmo que indica qué anuncios debemos recibir. Algunos de los criterios que se utilizan son los siguientes:
• La segmentación en base a criterios como el género, los ingresos o la edad.
• Las páginas visitadas: según el historial de nuestras visitas se puede establecer un patrón sobre el tipo de cosas en las que estamos interesados.

• Nuestras búsquedas: los términos y palabras clave que introducimos en los motores de búsqueda dan una pista determinante sobre aquellos productos que se ajustan más a nuestras necesidades.

• Nuestras compras: nada más concluyente para que el big data saque conclusiones sobre nosotros que nuestras listas de la compra. Nuestras adquisiciones son los delatores de nuestros intereses. Según nuestras compras somos objeto de técnicas de marketing, como son el up selling y el cross selling.
Otro tipo de publicidad que recibimos son las newsletters y los correos electrónicos de páginas web en las que nos hemos dado de alta y aceptado el envío de información promocional.