Marce Concepción: "Los videojuegos ya no son algo para niños, sino para todo el mundo"

El proyecto Tenerife 2030 sigue trabajando, en todas sus facciones, para que la sociedad tinerfeña llegue al inicio de la cuarta década del milenio adaptado al que hoy es el futuro. Uno de los pilares de la estrategia de las nuevas tecnologías y el cemento que las sostiene es la TLP Tenerife, uno de los eventos del sector, a nivel nacional, más importantes.

Su actual director, el güimarero de 33 años Marce Concepción, atiende a AtlánticoHoy para hablar sobre la incidencia y repercusión de la TLP y sobre una de las disciplinas que ha potenciado exponencialmente la popularidad de la feria tecnológica: los esports, cuya celebración de las Challenger Serie de League Of Legends el pasado fin de semana, situó a Tenerife en el centro de atención del sector en toda España.

Image

Marce Concepción, director de la TLP | JAVI GARCÍA/PERIODISMO ULL

¿Cómo han ido las series nacionales este fin de semana del League of Legends en la ULL? ¿Se ha conseguido el éxito popular y mediático?
Ha habido un gran éxito, desde luego. Esta competición es muy importante a nivel nacional y estamos muy contentos de que el representante de España para Europa salga de Tenerife.

¿A qué se debe el fuerte boom mediático de un sector que se está profesionalizando?
Queda muchísimo camino hasta la profesionalización del medio. Acaba de salir un estudio de AEVI (Asociación Española de Videojuegos) donde se explica que existen 300 profesionales en el país y queda muchísima gente que le gustaría ser profesional de esto y que se están preparando, pero mediáticamente sí que es verdad que el sector está teniendo una exposición tremenda. Yo creo que se han juntado muchos factores. Desde el año pasado hemos visto la entrada de las grandes operadoras de telefonía en el sector después de estar mucho tiempo esperando a ver qué pasaba. Tenemos a Orange patrocinando la liga española, Movistar entró muy fuerte con Raiders y con un canal de televisión que creo que ha sido una de las cosas que más lo han acercado al público generalista que no estaba en contacto con los esports. Además, la Overwatch League, que ha entrado a nivel internacional. Creo que se han juntado varios casos de éxito en distintos aspectos y a todos los niveles de los esports, sobre todo a los más altos, porque por desgracia todavía la parte de base está muy por hacer y creo que eso es lo que lo ha llevado al gran público y ha hecho que empiece a salir en tv, radio y medios tradicionales no especializados. Entre la gente a la que los esports era su principal modo de entretenimiento, creo que no ha habido tanto cambio, pero sí que se le ha dado una exposición que no tenía antes.

"Hay muchísima gente que le gustaría ser profesional de esto y que se están preparando, pero mediáticamente sí que es verdad que el sector está teniendo una exposición tremenda"

Se ha llegado a rumorear sobre los esports como futura disciplina olímpica, pero entrando en el debate existente, ¿se puede calificar los esports como deporte?
Justo durante este evento de Challenger Series tuvimos una jornada informativa y Sergi Mesonero, que es uno de los fundadores de la LVP (Liga de Videojuegos Profesional) y uno de los mayores expertos en esports de España y también en la legislación del deporte, hablaba de las implicaciones de esto. Hay dos reinos, lo que cada uno cree y siente y la realidad. Yo siento que se pueden considerar un deporte, pero realmente, a nivel legislativo es absurdo tratarlos como un deporte. Se hablaba de integrar los esports en la Liga Canaria del deporte hasta que se paró la iniciativa. No son deporte en el sentido de que no están organizados como tal, tienen la figura del publisher, que es que los esports son videojuegos y son propiedad intelectual completa y absoluta de una empresa. No puedes regular sobre algo que no es propiedad tuya y es la empresa la que decide lo que se hace con el videojuego y lo que no. No tiene mucho sentido crear una federación que tome decisiones sobre ese juego, por lo que en ese sentido hay realidades diferentes: Una empresarial económica que no tiene nada que ver con los deportes, y luego, los valores, cómo la búsqueda de la superación o que se entrena, que si son muy comunes a los deportes. Hay un problema que es que la caja de los deportes no responde al 100% de los deportes electrónicos.

Podemos hablar de que en estos momentos estamos en la primera generación de usuarios de esports. ¿Hasta qué edad puede alcanzar a la sociedad esta disciplina de los videojuegos? ¿Cuál es su futuro?
No solamente se trata de que sigan jugando, que es importante. Si te fijas en el seguimiento que tiene el fútbol, que es el ejemplo esencial que podemos poner, la gente se aficiona al fútbol muchas veces porque sus padres, abuelos, tíos o el entorno familiar ya eran aficionados e ir al estadio a ver al Tenerife es parte importante de su conexión con su familia. Creo que en el futuro los usuarios mantendrán su afición por los deportes electrónicos. La edad media del jugador de los deportes electrónicos no ha parado de aumentar con los años, con lo que la gente no está dejando de jugar a videojuegos aunque se hagan mayores. Ya no es algo para niños, sino para todo el mundo, pero sí es verdad que es más fácil absorber estas cosas cuando uno es joven. Estoy de acuerdo, esta es la primera generación, tendremos en el futuro a jóvenes que verán vídeos de LOL 2 o lo que quiera que haya dentro de una década, con sus padres, y lo vivirán como algo en familia. Esos valores que forman parte del deporte será parte de ese lazo familiar, igual que lo hacen ahora los deportes tradicionales. Estará muy bien ver a un padre enseñando jugar a sus hijos a algún videojuego que en ese momento sea esports, como ahora le enseña jugar al fútbol.

¿Se puede, de alguna manera, implementar la fórmula de los esports en la docencia para que aprender sea aún más divertido para los niños?
Yo creo que el deporte electrónico tiene el mismo lugar en la escuela que puede tener el deporte tradicional. Es algo que se añade como actividad extraescolar y por supuesto nunca sustituyendo la actividad física, porque todo tiene su hueco. Pero igual que puedes estar en un club en lo que te dedicas es a ver películas y hablar sobre ellas, puedes estar en un club de deportes electrónicos. Es una cosa complementaria a tu educación, que puede conducir tu carrera profesional o simplemente ser una afición más. Creo que se aprenden cosas importantes, como buscar soluciones a problemas, a gestionar la frustración, a hacer equipo… Hay cosas muy positivas que se pueden aprender de los deportes electrónicos. He oído alguna vez cosas como una asignatura de deportes electrónicos y eso sí me parece un poco absurda.

Ya llevas ligado una década a la TLP y desde 2016 ya como director, ¿qué valoración haces de las dos ediciones que has vivido como director del evento?
Ha sido un desafío tremendo porque vivimos una época de muchísimo crecimiento en el evento porque el despegue de los deportes electrónicos nos lleva mucho público relacionado con el videojuego que antes se le podía dar servicio con la sala LAN. Eso ahora es imposible y tenemos que acomodar esas aficiones y ha sido complicado gestionarlo. De todas formas, el equipo es sólido. Hay mucha gente que lleva haciendo esto desde la primera TLP, unos como organizadores y otros participando y esta sangre nueva con sus propias ideas ha aportado muchas otras que ha hecho que esto haya mejorado en los últimos años. La valoración general es muy positiva. Es el evento más divertido y desafiante que hacemos. Estamos muy contentos que gracias a la esfuerzo del equipo hayamos conseguido tanto apoyo, sobre todo institucional.

Image

Marce Concepción en la presentación de la TLP 2017 | CABILDO DE TENERIFE

Una triple pregunta de pasado lejano, cercano y futuro. ¿Qué cambios introdujiste en tu primera edición de la TLP en 2016? ¿Cuáles mejoraste en la última? ¿Qué tienes pensado innovar en la próxima TLP2018?
El cambio que podría decir que introduce, que es algo que ya se estaba gestando y no ha sido cosa mía únicamente, era seguir ampliando la pluralidad del evento y dándole voz y opinión a cuanta mas gente posible. Ha habido un cambio generacional en los últimos años de la TLP. Desde 2014, el personal ha pasado de unas 60 ó 70 personas a 300. Y todos de gente muy joven con ideas propias sobre el evento. La TLP tiene que ser un evento de vanguardia, que esté a la última y pensando en el futuro. Trabajando sobre lo que va a ser y no sobre lo que es ahora. Para el año que viene tenemos muchas novedades pensadas, como ampliar un poco la oferta de actividades, pero sobre todo ampliar la calidad y la relevancia de esas actividades. Hemos llegado a un punto que el Recinto Ferial está lleno y las horas del día también. No tenemos muchas más oportunidades de añadir cosas, pero queremos hacer el mejor evento que sea posible y eso pasa por mejores invitados, mejores competiciones y por cosas más llamativas, más novedosas y más buscadas.

Y además, has logrado sacar la TLP al resto de municipios de la isla a lo largo del año…
Ya que en verano no podemos meter a más público en el evento, llevemos la TLP todo el año a toda la isla. Dentro de esa iniciativa estamos haciendo los eventos TLP Weekend, que básicamente su estructura es de un fin de semana en un pabellón deportivo o espacio similar en cualquier municipio de la isla y llevamos una prueba de lo que es TLP. La idea es, no solamente darle algo durante todo el año a la gente que ya está aficionada al evento, sino además acercarlo a los que nunca han estado en la TLP, no saben qué son esas actividades o qué son los deportes electrónicos, etc. Que puedan probarlo y que vean que también es para ellos.

"La TLP tiene que ser un evento de vanguardia, que esté a la última y pensando en el futuro. Trabajando sobre lo que va a ser y no sobre lo que es ahora"

¿Qué expectativas tienes para el futuro con Innova 7 y la TLP?
Sería absurdo atribuirme méritos porque somos un equipo tremendo. Somos muchos y los logros son de todos y yo solamente soy al que le toca un poco hacer de cara visible. Hemos conseguido aumentar la relevancia del evento que es algo que estaba en camino y hemos buscado socios a nivel nacional que nos ayudaran a mejorar, como la LVP. Gracias a eso hemos hecho el arranque de liga de febrero como este evento de las Challenger Series y más cosas en el futuro y que influirá en todas las cosas que estamos trabajando. Así que el principal objetivo era llevar los valores que defiende la asociación, que era llevar el ocio digital y las nuevas tecnologías a todas partes en Canarias y creo que estamos intentando cumplirlo y queda mucho más trabajo que queda por hacer.

Son diez años ligados a la TLP, de una u otra manera, en lo personal ¿qué significa para ti?
Corría el año 2007 cuando unos amigos y yo asistimos por primera vez a un evento TLP cuando todavía era en un pabellón en El Rosario y fue uno de los mejores momentos de ese verano y algo que creó mucha comunidad y amigos. No me he perdido ni una TLP hasta 2010, que fue un año donde mi clan ganó la mitad de los torneos. Y un amigo me preguntó si me apetecía ayudar a Innova7 y hacer la TLP algo más grande, pero desde dentro. Y ni me lo pensé. Decidí en ese mismo momento que iba a hacer todo lo que pudiera por el evento que me había dado tanto durante tantos años. Soy la persona que soy hoy gracias a Innova7 y a la TLP, me ha cambiado la vida.

¿Está preparada la sociedad canaria para las nuevas tecnologías o aún hay trabajo por hacer?

Por supuesto que hay trabajo, pero si hablamos de preparados comparativamente, somos una sociedad muy avanzada en muchos sentido. Estamos hablando de que tanto a nivel institucional como la iniciativa de 2030, no hay ningún equivalente en ninguna parte, ni siquiera en otras provincias o comunidades autónomas. Tienes que irte fuera de España para encontrar algo parecido. La sociedad en sí tiene una penetración muy alta en las nuevas tecnologías. Estamos hablando de que un evento de la TLP sería en otros lugares muy minoritario y aquí tiene mucho calado entre el público local. Llenamos un evento que tiene aforo equivalente a eventos que se realizan en Madrid y eso que somos una isla que tenemos mucha menos población y que está conectada prácticamente por aire solamente. Es un logro tremendo y creo que habla muy bien del evento y también muy bien de la sociedad de Tenerife.