Ineficacia y fragilidad en las áreas

“Nos llegaron cuatro veces y nos hicieron cuatro goles”, “tuvimos el control, pero nos faltó puntería”, “fuimos mejores en todo, menos en las áreas”... El Tenerife 18-19 se puede agarrar, con razón, a todos los tópicos que usan esos equipos que, como el blanquiazul, muestran una máxima fragilidad defensiva y una mínima eficacia en ataque.

El Tenerife es el séptimo equipo que más remata y el noveno al que menos tiran a portería, pero apenas hace goles y recibe tantos en exceso
Las cifras son concluyentes: el Tenerife es el séptimo equipo que más remata y el noveno que menos disparos recibe entre los tres palos. Con esos argumentos, debería ocupar la zona media-alta de la clasificación. Sin embargo, es el conjunto que presenta el segundo peor ratio defensivo de la categoría, sólo por detrás del Córdoba, que también ocupa zona de descenso.

Así, en las ocho primeras jornadas, a Dani sólo le han realizado 29 remates entre los tres palos, pero once han acabado en gol. O lo que es lo mismo: los rivales sólo necesitan apuntar bien 2,64 veces para marcar. El caso extremo se dio el sábado en Mallorca, donde los locales convirtieron sus cuatro primeros disparos a portería. Sólo el Córdoba presenta peor promedio.

Curiosamente, Granada (28), Alcorcón (27) y Las Palmas (29), tres de los cuatro primeros clasificados, han recibido un número de remates similar a los sufridos por Dani Hernández, pero exhiben mayor eficacia ofensiva o su guardameta ha estado más acertado. Al frente de todos está Dani Jiménez (Alcorcón), que ha parado 25 de los 27 disparos que han ido sobre su portería.

Image

En la otra área, el Tenerife 18-19 tampoco tiene razones para presumir. Es el séptimo equipo que más remates realiza (77), pero apenas ha marcado siete goles. O lo que es lo mismo: necesita once intentos para lograr un tanto... y eso que el último se lo hizo un defensa del Mallorca en propia puerta. En este capítulo, sólo Elche, Osasuna, Rayo Majadahonda y Cádiz tienen peor puntería.

Además, el Tenerife es, junto con el Nástic de Tarragona, otro equipo en zona de descenso, el único conjunto en el que ninguno de sus goleadores ha repetido acierto. De hecho, los delanteros aportan tres tantos, logrados por Mallbasic, Nano y Naranjo, mientras que los zagueros suman dos en Liga (Aveldaño y Jorge), al que podría sumarse el de Carlos Ruiz en Copa.

Image
En definitiva, el Tenerife compite con dignidad, controla el ritmo del juego en muchas fases, equilibra el trámite de los encuentros... pero carece de pegada y tiene una fragilidad impropia del fútbol profesional. Y la historia demuestra que, en Segunda División, los partidos se ganan en las áreas.