Reorganizan transporte no urgente para adaptarlo a pacientes de hemodiálisis

La empresa pública Gestión de Servicios para la Salud y Seguridad en Canarias (GSC) ha reorganizado el servicio de transporte sanitario no urgente en las islas para adaptarlo a las necesidades de traslado de los pacientes que reciben tratamientos vitales como la hemodiálisis.

La Consejería de Sanidad informa este miércoles de que esta reorganización se mantendrá mientras dure el estado de alarma por el coronavirus, y, en un comunicado, explica que la suspensión temporal del servicio de rehabilitación permite disponer de más plazas y ampliar las rutas para garantizar la distancia de seguridad

Añade que también se ha incrementado el número de las rutas de los vehículos colectivos del transporte sanitario no urgente (TSNU) para que en cada recurso viaje un menor número de pacientes.

Desde que empezó esta situación de emergencia sanitaria, se ha intensificado la comunicación entre los centros que imparten hemodiálisis y las mesas de transporte de las dos provincias para recibir información puntual de cualquier incidencia en los traslados de los pacientes que acuden a sus sesiones, señala la Consejería.

Dice que actualmente, cerca de 800 pacientes de hemodiálisis hacen uso del TSNU para su traslado a los centros sanitarios donde reciben su tratamiento.