Heliodoro: más público... y más puntos

El Tenerife 17-18 vive su inicio liguero en el Heliodoro bajo el signo del cuatro... y de las buenas noticias. Así, en los cuatro partidos jugados hasta ahora como local, el equipo blanquiazul ha sumado cuatro puntos más que la temporada pasada y el recinto ha acogido un promedio de cuatro mil espectadores más en cada partido.

El Tenerife 17-18 establece sus mejores registros de asistencia y logra los resultados más brillantes como local del último lustro

El Tenerife 17-18 ha saldado sus cuatro partidos en el Heliodoro con tres victorias y un empate. Y esa única igualada llegó después de que el grupo de Martí remontara en inferioridad numérica ante el Granada y se dejara dos puntos en tiempo de prolongación en una acción desgraciada que se tradujo en un autogol de Jorge.

Los otros tres partidos celebrados por el Tenerife 17-18 en el Heliodoro acabaron con triunfo local y un notable balance goleador: siete tantos a favor y ninguno en contra ante Zaragoza (1-0), Alcorcón (4-0) y Gimnàstic (2-0). La mejora respecto al curso pasado es notable, cuando sumó sólo seis puntos, tras lograr un triunfo y tres empates.

Por el camino, también ha explotado la asistencia al Heliodoro: un promedio de 12.062 espectadores por partido, casi cuatro mil más que hace un año (8.196). De hecho, el actual Tenerife no sólo supera los registros del anterior ejercicio en puntos y en público en el Heliodoro, sino que firma las mejores cifras del último lustro.

Desde que en la primavera de 2013 firmara su regreso a LaLiga 1|2|3 de la mano de Álvaro Cervera, el Tenerife nunca había tenido un inicio liguero en el que hubiera congregado tanta gente en el Heliodoro ni sumado tantos puntos como local. Hasta ahora, el mejor inicio como local habría que situarlo en la Liga 14-15.

En aquel ejercicio, pese a que Cervera recibía críticas tan despiadadas como interesadas desde la pretemporada, el Tenerife sumó siete puntos en sus primeros cuatro partidos en el Heliodoro: ganó a Mirandés (1-0) y Las Palmas (2-1), empató con el Albacete (1-1) y perdió con el Recreativo (0-2). Y jugó ante 10.320 espectadores de promedio.

En el resto de campañas, desde que regresara a Segunda División, el Tenerife nunca sumó más de un triunfo en sus inicios ligueros como local. Y sólo en la campaña 13-14, también con Cervera en el banquillo, promedió más de nueve mil aficionados en las gradas. Ahora ha superado todos esos registros y ha convertido el Heliodoro en aliado.

Además, en estas cuatro apariciones como local, el Tenerife ha congregado a más de diez mil espectadores, algo raro de ver otros inicios de curso, pues el aficionado blanquiazul tarda en entrar en calor. Así, en el último lustro, sólo ante el Barcelona B en la campaña 13-14 y contra Las Palmas al curso siguiente se superó esa barrera.

Sin embargo, en este ejercicio, el mínimo está en los 10.287 espectadores que vieron el Tenerife-Zaragoza... un viernes de agosto y con televisión en abierto. Algo está cambiando en el Heliodoro. Y es para bien.

Image