Héctor Núñez, siempre al rescate

Héctor Núñez Bello (1936-2011) entrenó al CD Tenerife durante 56 partidos de Liga en Segunda División, en cuatro rondas de la Copa del Generalísimo y en una eliminatoria de promoción de permanencia en la categoría de plata. Y figura entre los quince técnicos que más encuentros ha dirigido al conjunto blanquiazul a lo largo de su centenaria historia. Pero nunca empezó un curso en la Isla. Eso sí, siempre acudía a la llamada del secretario general de la entidad, Domingo Pérez.

Conocido como 'El Pichón' en su época de jugador en el Nacional de Montevideo, el Valencia y la selección uruguaya, Héctor Núñez aterrizó en Tenerife el 5 de enero de 1972 para hacerse cargo de un equipo que, en su regreso a Segunda División, sumaba tres victorias en quince partidos, con sólo diez goles a favor. Y que a punto de acabar la primera vuelta era penúltimo. ¿Un reto difícil? El curso anterior había aceptado la oferta de un Calvo Sotelo que sumaba seis derrotas en siete partidos.

Image

Héctor Núñez.

Núñez llegaba a Tenerife para sustituir a García Verdugo, el entrenador del ascenso, que había superado una derrota como local ante el Langreo y una bronca del Heliodoro frente al Oviedo, interrumpida por un gol de Lesmes. González Carrillo lo confirmó en el cargo y, dos semanas después, un tropiezo en Elche precipitó su marcha. Entonces llegó Héctor Núñez y aplicó su estilo: entrenamientos duros pero con mucho balón, junto a diálogo y cercanía con los jugadores en el vestuario.

Y todo ello con un juego de toque, aperturas a los extremos y mucha libertad al futbolista creativo. Con eso convirtió al Heliodoro en un fortín en el que el Tenerife encadenó diez victorias y un empate en Liga y otros dos triunfos en Copa del Generalísimo. Y todo ello, con diez canarios y un oriundo en el equipo base: Domingo; Lesmes, Molina, Pepito; Esteban, Cabrera; Juanito, Bergara, José Juan, Jorge y Felipe. Los recambios más usados eran Medina, Roberto y Mauro, también canarios.

El Tenerife se alejó del peligro y hasta se permitió el lujo de dejar marchar a Juanito al Barcelona mediada la segunda vuelta. Se clasificó noveno y eludió descenso y promoción. Acabada la competición, Héctor Núñez regresó a Valencia para ocuparse de sus negocios inmobiliarios y la entidad contrató a Ignacio Eizaguirre para la temporada 72-73. Duró cuatro partidos. El equipo no marcó en las tres primeras jornadas y el domingo siguiente, ante el Baracaldo en el Heliodoro, tampoco lo hizo.

Image

Héctor Núñez, abajo, tercero por la izquierda.

En medio de la bronca, la grada reclamó a la vuelta de Héctor Núñez. Y el uruguayo volvió a ejercer de 'bombero', apoyado de nuevo en el Heliodoro: trece victorias como local en diecisiete encuentros. Suficiente para eludir el descenso, pero no la promoción. Le tocó el Ensidesa. Un 6-2 en la ida resolvió cualquier enigma. El equipo volvía a salvarse y otra vez con un protagonismo canario casi exclusivo en las alineaciones. Y con el 'estilo Núñez'. Eso sí, acabado el curso, volvió a Valencia.

Y aunque lo llamaron cada vez que hubo una crisis, ya no regresó más veces.