Mario Silva: "En cultura casi nunca salen las cosas como tienes previsto"

Mario Silva trabaja en el sector cultural desde hace casi una década ofreciendo servicios profesionales en diferentes festivales y eventos.  Mueca, Periplo, Danzatac, Festival de cortos de La  Orotava, Feria del Libro de Santa Cruz de Tenerife, Mapas o Rollfestival son algunos de ellos.

- ¿Hablando de cultura en Canarias, ¿Cree usted que cualquier tiempo pasado fue mejor?
- La verdad, creo más en el presente y el futuro. Yo empecé a trabajar en el sector justo al empezar  la crisis, así que mi pasado empezó con el listón muy bajo. Con anterioridad a eso sabemos que se vivieron épocas con importantes presupuestos para cultura, sobre todo en el Gobierno de  Canarias, y proyectos de gran calado donde incluso alguno se hicieron ricos. Pero dudo que eso  haya sido lo mejor. Lo mejor está por llegar. Tenemos un sector que por suerte cada vez está más  cohesionado y aunque queda mucho por hacer parece que por fin se empieza a entender la importancia del sector a nivel económico y como motor de desarrollo alternativo a los modelos tradicionales.

"Vivimos en continua incertidumbre profesional, cosa que asumimos como parte de la profesión pero que necesitamos estabilizar para poder avanzar. Necesitamos interlocutores válidos que conozcan el sector y las profesiones de la cultura"

- ¿En algún momento ha sentido que esto de los conciertos y obras de teatro, de la promoción cultural, funcionaba como debía en las Islas?

- Lo siento todo el rato, casi nunca salen las cosas como tienes previsto. Si un evento o festival te sale de lujo, luego resulta que las instituciones públicas que lo financian tardan más de lo legalmente establecido en pagarte, o si pagas una buena entrada por ir a un concierto, resulta que no se oye, porque las normativas sobre ruidos no se adaptan a la realidad. Si ves la programación cultural de un municipio te desconcierta lo precaria que puede llegar a ser, si quieres hablar por teléfono con algún técnico o responsable de áreas comunica. Si pides cita, cuando te la dan y vas, te la cambian. Vivimos en continua incertidumbre profesional, cosa que asumimos como parte de la profesión pero que necesitamos estabilizar para poder avanzar. Necesitamos interlocutores válidos que conozcan el sector y las profesiones de la cultura. Queda mucho por hacer pero como  digo, creo que estamos en el mejor momento para dar un giro y avanzar.

- ¿Qué se le debe pedir a las instituciones, además de apoyo económico, para un correcto funcionamiento del sector cultural?
- Políticas culturales claras que se implanten con visión de continuidad y guiadas por profesionales. Trabajo serio apoyado por todas las áreas de interés que remen en la misma dirección. Coordinación y voluntad para construir el sector estratégico del futuro

- Hay un comentario generalizado entre productores y gestores culturales que los espectáculos que requieren de compra de entradas no están llenando -salvo contadas excepciones-, que existe un descenso notable en la venta de entradas... ¿tiene usted esa sensación?
- Pues por la parte que me toca en lo profesional, sí lo he notado. Puede que de alguna manera haya una sobreoferta que unida al aumento de opciones de ocio para disfrutar tanto fuera como dentro de casa estén perjudicando a algún tipo de espectáculo. Pero creo que pasa tanto con los gratuitos como con los de pago. El ocio se diversifica y hay que adaptarse.

 - ¿Es usted de los que piensa que la gratuidad de los conciertos y los grupos de versiones son unpoco pan para hoy…?
- Depende del producto. Estoy a favor de que se pague por disfrutar de un espectáculo de la misma manera que se paga por cualquier otra cosa que consumimos. También defiendo las propuestas gratuitas si lo que se ofrece lo requiere. Creo que ambas deben convivir y deben ser las políticas culturales las que marquen las pautas desde lo público. Personalmente no me atrae pagar para ver un grupo de versiones. Sus repertorios suelen ser muy conocidos y eso le gusta a buena parte del público. Como producto funciona en determinados entornos, pero creo que sería interesante arriesgarse y fomentar la presencia de otros estilos y formatos en el contexto musical, abrir el espectro es positivo y necesario

- A usted, particularmente, ¿hay algún grupo o compañía de teatro que le haga salir de casa y pagar una entrada?
- Sí, por supuesto. Y coger un avión también. Si las circunstancias lo permiten hay que vivir experiencias culturales, son las que construyen parte de nuestras vivencias, recuerdos y lo que será la memoria de nuestro paso por aquí.

- ¿En qué proyecto anda metido Mario Silva?
- Ahora mirando ya a 2020, quiero cerrar el proyecto de la Feria del Libro de Santa Cruz de la pasada edición y  renovar la siguiente. Tengo la esperanza de que proyectos como MAPAS sigan adelante. El Festival de cortos de La Orotava o ROLLFESTIVAL están también en marcha. luego como suelo decir, donde haya que ir se va. Para mí es importante por un lado tenerlo todo pago, y por otro seguir disfrutando de una de las profesiones más gratificantes que conozco.