Najat Kaanache invita a percibir la cocina marroquí con otra mirada

Ya la tuvimos por Tenerife, donde desarrolló una ponencia en el II Foro Internacional de la Papa desarrollado el pasado año en la capital tinerfeña. Desde Fez (Marruecos) expresa allá donde la invitan, en congresos internacionales, esa alegría de una cocina colorista y sabrosa del país norteafricano que reinterpreta en el restaurante Nur.

Especialidades plenas de sabores, cromatismos y aromas que representan a su tierra, pero que no se estancan en la tradición. “No se han de perder nuestras recetas, pero sí podemos crear nuevas sensaciones con ellas inventando novedosas texturas, mezclas…”
.

https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/5/9/17/I6YYD41SJTKN0CLVKUXRP5LOK9LNC9ZH/I0COBS3KTLVQQ3IZ.jpg

Especialidad de Nur (Fez) | Foto Guía Repsol

Con las reglas actuales de confinamiento obligadas por la pandemia, ella como otros cocineros-as están vertiendo sus sensaciones y conocimientos en el formato en directo Gastronomika Live, en el que se están dando cita prestigiosos nombres de la cocina internacional.

Najat Kaanache abrió su intervención con un rotundo “no me voy a rendir; no sé vivir sin cocinar y el mundo debe conocer Marruecos y debe vernos como lo que somos: gente capaz, con una historia única y con un importante bagaje culinario”. Interesante por cuanto las Islas tienen justo al lado ese rico caudal coquinario.

https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/5/9/17/I6YYD41SJTKN0CLVKUXRP5LOK9LNC9ZH/DN9AB032HDF6DK3S.jpg

Foto Guía Repsol

“Me inspiro desde el hambre”, aseveró. Kaanache reivindica la emoción y el ‘yo’ interior como motor de esa cocina íntima pero renovada. “El quién soy y de dónde vengo. Vamos al mercado cada día y según lo que encontramos, la matanza y la pesca del día, elaboramos el menú”.

Kaanache confía en que la cocina marroquí puede presentarse al mundo bajo una nueva mirada, pero al mismo tiempo seguir despertando los mismos recuerdos gastronómicos de la tradición en los marroquíes.