Sal marina y avatares históricos en la isla de Fuerteventura

María Trujillo, catadora  en certámenes de Agrocanarias y otros que se desarrollan en las Islas, rescataba estos apuntes y los pasaba como un testimonio documental a la vez que fantástica remenbranza acerca del "oro blanco" en la isla majorera. Aquí se plasma dichas descripciones halladas por Trujillo.

"Salinas la Rosa del Viejo.... En nuestra isla, en Fuerteventura, en los primeros tiempos la explotación de las salinas estaba reservada al señor territorial.

Pero sólo a finales del mil setecientos logró tener una importancia apreciable, merced a la demanda, importante y creciente, de sal y salpreso desde Tenerife y Gran Canaria.

https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2019/11/7/18/4MRO7IQVG9DBFQ6SH2Q8YE6RZD83FGK2/7QXT804D5M8FNZ77.jpg

Esta coyuntura favorable propició la construcción de grandes salinas, faena que precisaba grandes inversiones, y consecuentemente, que ese negocio estuviera en manos de grandes propietarios majoreros, ‘canariones’ y ‘chicharreros’, emparentados/relacionados entre ellos.

Entre éstos hubo sus grandes y largos rifirrafes judiciales a cuenta de tales actividades y de la propiedad de las tierras en las que se levantaban o se iban a levantar".
 
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2019/11/7/18/4MRO7IQVG9DBFQ6SH2Q8YE6RZD83FGK2/J47CLVYYFUSINNOB.jpg

María Trujillo en el stand de Fuerteventura en Gastrocanarias 2019 | AH