José Barrera: "Se ha 'choteado' demasiado el cometido del camarero"

Recupero esta entrevista con José Barrera (derecha en la foto de portada) acerca de un aspecto de máxima actualidad, tal y como se encuentra la hostelería en estos tiempos. Cada cosa en su lugar y es incuestionable que lo que precisa todo comensal cuando llega a un espacio culinario es que se encuentre con un trato agradable por parte del profesional de sala que le atiende

"En nuestro establecimiento de El Templete (El Médano) consideramos esto una regla inquebrantable destinada a ayudar y recomendar a todo el que se dispone a probar las propuestas de nuestro chef, Francisco Javier Darias -afirma-. El concepto de “hacer piña” es vital y sabemos que el trabajo bien hecho en el comedor desembocará en el disfrute del cliente".

"Tanto mi hermano Miguel (foto de portada)  como un servidor entendemos que la clave de nuestra labor es que también disfrutemos, un “feeling” que se ha diluido; la sensibilidad de nuestra atención se basa en un afán por el trato personalizado, no la fórmula estándar de establecimientos sin alma".
Image

Los célebres papas y mojo elogiados por el mismísimo Albert Adriá | AH

¿Qué conclusión se puede extraer? "Que estamos orgullosos de lo que hacemos y cómo lo hacemos a diario y eso se traduce en amigos, en fidelización. Me encanta, en este sentido, recibir a todos los colegas de profesión que se acercan aquí".

"La función de camarero se ha visto 'choteada' por múltiples causas. Eso hace que en la restauración se haya perdido mucha humanidad y ganas de hacerlo bien". ¿La formación? "Bastaría incluso con que los propios ayuntamientos, con sus agencias de desarrollo local, facilitaran a los empresarios unos sencillos cursillos (de sumiller, de idiomas,…) para así mejorar el currículum y las expectativas".

"Se detectaría, de paso, quién vale para qué cometido y acabar con el 'sambenito' de que en esta labor recala cualquiera no cualificado", comenta Barrera.

"Precisamente, uno de los aspectos que estimo que debe atesorar un buen maitre es la adaptación a los cambios internos y que sea capaz de entender y ofrecer a los clientes tanto una especialidad canaria de raíz como una preparación de corte oriental si se diera el caso", concluye.
Francisco Belín