África Fuentes, un símbolo de la solidaridad canaria

África Fuentes se ha convertido en todo un emblema de Santa Cruz de Tenerife así como de toda Canarias, gracias a su solidaridad, uno de los valores humanos más esenciales en tiempos de crisis. La fuerza y la rabia de esta mujer ante las injusticias sociales ha conseguido dar de comer a más de 800 personas todos los meses a través de la Asociación de Vecinos de García Escámez, siempre ayudada por un grupo de colaboradores. Ahora, pide la colaboración de todos para volver a llenar sus almacenes de alimentos de forma urgente. 

África asegura a Atlánticohoy que su comida es "la de todos" porque "he pasado mucha hambre en mi vida, especialmente cuando era tan solo una niña, y me hice la promesa de que, mientras me quedaran fuerzas, no permitiría que nadie pasara lo mismo que yo". "Siempre me he implicado con los demás porque conozco la necesidad. La
he vivido y sentido en mi propia carne. Sé lo que se pasa y es
horrible", afirma.

"He pasado mucha hambre en mi vida, especialmente cuando era tan solo una niña, y me hice la promesa de que, mientras me quedaran fuerzas, no permitiría que nadie pasara lo mismo que yo"

Solidaria desde niña
Sus recuerdos de niña están teñidos de hambre y frío. África Carmen Fuentes nació en 1935 en La Laguna pero desde muy pequeña se trasladó a Santa
Cruz de Tenerife. Sus primeros años transcurrieron en una vivienda que se asemejaba a una cueva, "por supuesto, sin agua ni luz y siempre con un hambre horrible. Casi nada que llevarse a la boca", recuerda. Durante los veranos cogía algunos higos para llevarse a la boca, pero "lo que más recuerdo es eso, el hambre voraz. Siempre el hambre, y también el frío, que tampoco lo olvido".

Su fortaleza era evidente entonces. "Aunque parezca increíble, yo estaba adaptada a todo ese sufrimiento porque no conocía otra cosa. Pero que yo lo pasara no quita que deba hacerlo nadie más. Por eso, me hice la promesa de que, si el Señor me daba fuerzas, lo que yo viví no lo va a sufrir otra persona mientras me quedase vida".

Así, hace más de 20 años, puso en marcha con su marido el Comedor del amor para los más necesitados, en el barrio de Cuesta Piedra, donde convivió con todo tipo de historias de pobreza y enfermedades. El proyecto duró cinco años hasta que les pidieron que dejaran libre el local que usaban. También visitó enfermos en el Hospital de La Candelaria cuando ya estaban en cuidados paliativos, hasta que llegó al barrio actual y comenzó su lucha a través de la asociación de vecinos.

La asociación primero fue de su marido, Manuel Parea, ya fallecido, y luego pasó ella a tomar las riendas de la misma. A Manuel le acababan de diagnosticar un cáncer y le daban tres meses de vida pero su reacción fue abrir el comedor.

"Mi marido era más débil y yo tenía que estar detrás de él. Ya sabes lo que dicen: que detrás de un gran hombre... Él era muy bueno y muy pacífico, frente a todo lo que soy yo de fiera. Pero siempre me decía que no dejara a esta gente sin ayuda. A mí me indigna la justicia".

Recuerda que siempre fue muy fuerte "y sigo siéndolo, con lo vieja que estoy". Esa energía le surge de la rabia ante el dolor. Su empatía crece y crece ante las lágrimas de los demás, que vive como propias. "No le tengo miedo ya a nada ni a nadie, por eso puedo hablar libremente y defender a los que callan por temor".

De hecho, Fuentes destaca el miedo hacia la gente cobarde. "No puedes decir, si tienes tres niños, que estás pasándolo mal, porque lo primero que hacen es quitarte a tus niños. Las personas en esta situación se van callando, callando, y así parece que el país va bien. El miedo nos tiene acobardados. Es el silencio del miedo".

Para África, no de pueden olvidar las necesidades de las familias. "La gente está agresiva porque no hay trabajo, o te dan un trabajo de 15 días o un mes y se acabó, y los abuelos son los que mantienen a nietos y bisnietos".


Prioridades

Siempre prioriza los problemas de los demás a los suyos propios y ni su propio dolor puede pararla. Cuando acude a la Clínica del Dolor para que le administren morfina regresa bromeando sobre su torpeza al caminar. Ella nunca llora y menos, delante de otros. "No sé el porqué, pero no lo hago. Tengo una fuerza terrible. No puedo mostrarme débil ante la gente".

sensible en extremo, sabe valorar que, muchas veces, las lágrimas de los demás trasmiten el agradecimiento sin necesidad de palabras. Recuerda, por ejemplo, a un señor de Tacoronte que le pidió ayuda para taparse porque solo le daban calor sus dos perros. Eso le rompió el corazón y, enseguida, le consiguió mantas, sábanas, ropas, etc. "El Señor está conmigo porque, lo que yo pida, enseguida me lo traen", dice. El beneficiario no fue capaz de darle las gracias. "Solo lloraba", recuerda.

Image

África Fuentes ante un camión de reparto | CEDIDA

África lanza un S.O.S:  La asociación García Escámez necesita comida urgente

África Fuentes defiende que, pese a lo que puede parecer, "las cosas no han mejorado mucho y hay demasiada gente que pasa hambre. Esto no se puede permitir".

Pese a que su asociación de García Escámez es una de las que más comida ofrece, sus almacenes están vacíos ahora. "Yo mando a mi gente que colabora desinteresadamente a buscar comida donde sea y siempre tenemos, pero ahora se agregaron las personas de otras dos asociaciones, que vienen también aquí a recibir alimentos, lo que ha sido un desborde que me da hasta miedo".

"La situación es durísima. Ven a las cuatro de la mañana el jueves o viernes y la plaza está llena de gente esperando a que nosotros abramos. Y yo, ahora mismo, no tengo nada que ofrecerles de comida. Por eso mando un S.O.S".

En esta línea, rechaza la práctica de los centros comerciales que tiran la comida cuando "aún se puede aprovechar. Nosotros podemos. ¿Cómo es posible que tiren alimentos habiendo tanta necesidad? Es que no lo entiendo y nunca podré".

Image

Los almacenes antes de repartir toda la mercancía | CEDIDA


Medalla al Mérito Civil

Sin darle importancia, recuerda que le han dado medallas y reconocimientos el Ayuntamiento capitalino, el Gobierno de Canarias, el propio  barrio y una de la que sí está más que orgullosa: la Medalla al Mérito Civil que le entregó el Rey de España en junio de 2015. Guarda como un tesoro las fotos con la Reina y sus hijas.

La reina quedó impactada con ella. "Yo ni te hago protocolo  ni te hago nada. Yo soy una maga de Canarias. Eso le hizo tanta gracias que nos escribimos, me mandó a buscar cuando estuvo en Tenerife".

 

Su amistad con la Reina Letizia

África Fuentes puede presumir de contar entre sus amistades a la Reina Letizia, una mujer a la que describe como "muy cercana" y de quien se ganó enseguida su confianza gracias a su carácter abierto y "nada protocolario" que, según explica, la hizo reír.

Así recuerda ella su primer encuentro:

Acto de imposición de condecoraciones de la Orden del Mérito Civil a África Fuentes | YOUTUBE