Hoy es15/12/2018a las11:12:09

La lucha solidaria contra el 'sinhogarismo'

  • 0
POST_BANNER_01

La lucha solidaria contra el 'sinhogarismo'

Sociedad
La lucha solidaria contra el 'sinhogarismo'

Base 25 trabaja para acabar con el sinhogarismo


Bienestar social

La lucha solidaria contra el 'sinhogarismo'

El proyecto Base 25 busca prevenir esta situación garantizando la vivienda y el acompañamiento social a las personas afectadas por esta situación en Tenerife

AtlánticoHoy
AtlánticoHoy
AtlánticoHoy
AtlánticoHoy | Santa Cruz de Tenerife | 2018-04-18 15:14:45


La Federación Europea de Organizaciones Nacionales que Trabajan con Personas Sin Hogar, define a estas personas como  “aquellas que no pueden acceder o conservar un alojamiento adecuado, adaptado a su situación personal, permanente y que proporcione un marco estable de convivencia, ya sea por razones económicas y otras barreras sociales, o bien porque presentan dificultades personales para llevar una vida autónoma”.

A finales de 2017, tan solo en Tenerife la organización social Cáritas había atendido a 545 personas sin hogar en la isla frente a las 495 en 2016, además de alerta  de la cronificación de este problema, que afecta sobre todo a usuarios de entre 35 y 65 años, en muchos casos con alguna discapacidad y que hasta hace tres años tenían una vida normal. Son ciudadanos que, además de carecer de una vivienda digna, se encuentran en una situación personal de desestructura y no cuentan con una red de apoyo (familiar o social).

Para luchar contra esta situación, el Cabildo de Tenerife financió durante el primer trimestre del año la atención a 170 personas para evitar situaciones de exclusión social gracias al proyecto Base 25, una idea gestada en la Corporación insular que ejecuta Caritas Diocesana de Tenerife. La financiación de este proyecto parte de las áreas de Acción Social y de Vivienda y tiene como ejes principales el acceso a una vivienda y el proceso de acompañamiento e intervención que facilita la inclusión social de los beneficiarios.

El consejero insular de Vivienda, Aurelio Abreu, destaca que “dada la buena experiencia con este proyecto, estamos trabajando en otro más específico para mujeres en situación de especial vulnerabilidad. Este es un perfil que nos preocupa muchísimo y que se repite entre los casos con los que estamos trabajando”.

Por su parte, la directora insular de Inclusión Social, Juana de la Rosa, informó que a lo largo del desarrollo del proyecto se está acompañando a familias con distintas problemáticas y dificultades. En términos generales, se trata de unidades familiares de varios miembros, que cuentan con algún tipo de prestación social, en desempleo o con empleos temporales o parciales.



Base 25
Según el informe elaborado por Caritas, Base 25 ha atendido a 170 personas, 61 nuevas unidades familiares, en situación de exclusión residencial y sin alternativa habitacional durante el primer trimestre de 2018. Del total de atenciones, 68 eran menores de edad. En relación a los datos contabilizados el pasado año, se ha producido un incremento del número de desahucios por impagos del alquiler, así como el aumento de atenciones a personas procedentes de Venezuela.

Desde que se pusiera en marcha hace cerca de un año y medio, el proyecto Base 25 ha atendido la situación habitacional de 209 familias, de las cuales 124 mantienen todavía abierto su proceso de intervención. En esta línea, un 19% de las familias se encuentran en situación de ocupación, siendo esta de propiedad bancaria, de vivienda privada o de situaciones sobrevenidas. Además, un 12% de los casos se encuentran en viviendas de las que carecen de titularidad y, aunque no han entrado de manera irregular, tampoco tienen cómo vincularse a las mismas o han perdido el derecho al uso de ellas. Por último, existen casos que se encuentran en situaciones de impago de hipoteca o acogidos temporalmente.

Desde Cáritas Diocesana de Tenerife se indica que las prestaciones sociales son muy bajas y están todas por debajo del salario mínimo interprofesional, por lo que no dan para la cobertura de las necesidades mínimas ni tampoco como ingresos justificables para acceder una vivienda. Otras personas están con empleos inestables, parciales o con una sucesión de contratos por días, semanas o meses que no permiten estabilizar a la familia ni demostrar capacidad de pago. Cáritas recalca que “además del daño emocional que padecen las familias afectadas por el riesgo de perder su vivienda, sufren un desgaste muy importante, puesto que se arriesgan a perder su principal fuente de estabilidad, que es un lugar para vivir”.


"Estamos trabajando en otro más específico para mujeres en situación de especial vulnerabilidad. Este es un perfil que nos preocupa muchísimo y que se repite entre los casos con los que estamos trabajando”


Perfiles de las personas atendidas

En cuanto a los perfiles, prevalecen los participantes de entre 26 y 45 años, con menores a su cargo. Respecto a la procedencia, la mayor parte de las personas atendidas son españolas, aunque en los últimos meses se ha incrementado notablemente la cifra de venezolanos que han llegado a la Isla debido a la compleja situación del país y que no están encontrando respuesta a la cobertura mínima de sus necesidades.

En este sentido, las derivaciones al proyecto se producen por diferentes vías, siendo la principal las familias que llegan desde los Servicios Sociales municipales, bien a través de las trabajadoras sociales de base o derivados por las técnicas de los equipos especializados de mujer o menores. También hay muchas personas que llegan a Base 25 por iniciativa propia o desde las parroquias, especialmente de la zona Sur de Tenerife, donde más se está dejando notar esta problemática.


Desde Cáritas Diocesana de Tenerife insisten en que “hay barreras significativas que han impedido que muchas familias puedan acceder a viviendas, a pesar de la intervención y de la implicación de las mismas”. “Incluso cuando los ingresos económicos podrían ser suficientes para cubrir el alquiler. Estas barreras están impidiendo dar respuesta a las familias que más lo necesitan”, subrayan las mismas fuentes de la institución.

Destacan, por otro lado, los complejos requisitos de acceso a la vivienda:

  • Ingresos altos y estables
  • Avales
  • El aumento de los precios del alquiler
  • El alquiler vacacional o
  • Las elevadas fianzas que se les imponen a las familias, imposibles de asumir en la mayor parte de los casos.

Todo ello, junto a la ausencia de una política real de vivienda pública, está impidiendo a las personas tener acceso a una vivienda digna y adecuada que es un derecho humano y constitucional.

El objetivo del proyecto Base 25 es evitar situaciones de sinhogarismo nuevas o recurrentes en la Isla, para lo que se cuenta con un equipo multidisciplinar que trabaja en varias líneas de actuación, como asesorar, intervenir o intermediar en casos que puedan llevar al lanzamiento de la vivienda, a la par que facilitar la inclusión social de las personasbeneficiarias. Así, entre las actuaciones que se han llevado a cabo,destacan entre otras, el acompañamiento jurídico a familias,la concesión de ayudas de alquiler, la obtención de moratorias, la mediación en conflictos con el arrendador, la suspensión de procesos judiciales, la paralización de más de una treintena de lanzamientos con fecha fijada,e incluso el descubrimiento y la denuncia de un caso de estafa que recaía sobre una vivienda familiar.



Detectar la violencia machista en personas sin hogar 

Por otro lado, más de 250 profesionales y voluntariado que prestan servicios a personas sin hogar en Gran Canaria están siendo formadas en la detección y atención a  la violencia machista, una acción particularmente importante, subrayó la consejera de Igualdad, María Nebot.

Este tipo de iniciativas está dirigida a intervenir desde un enfoque interseccional con personas en las que se cruzan diversas discriminaciones y con especiales dificultades para acceder a recursos especializados.

Coordinada por la socióloga y trabajadora social Alejandra Rodríguez, tiene por objetivo dar a conocer los indicadores de maltrato machista entre las mujeres que carecen de vivienda o habitan en hogares inseguros e inadecuados. Se formará también en el tratamiento de estos casos, además de informar de los recursos del sistema público insular de atención especializada a los que deberán derivar los casos detectados.

El programa ha comenzado por impartir formación profesionales del programa de mediación social del colectivo Sin Techo, y del Servicio Insular de Prevención y Atención Integral a Víctimas a Violencia de Género de Cruz Roja. En las sesiones se profundiza también en el círculo de la violencia machista y en los distintos niveles en que ésta se ejerce, así como en la progresión del maltrato.

Seguimiento online

El proyecto formativo dispone de la página www.tripleinvisibilidad.es, soporte virtual desde el que difunde contenidos relacionados con las intervenciones especializadas en este sector de población. Sirve también de foro continuo de interacción entre profesionales del sector, donde intercambiar iniciativas, problemáticas y recursos con la moderación de la coordinadora del proyecto.

Esta iniciativa, puesta en marcha por la Consejería de Igualdad del Cabildo de Gran Canaria, dispone de un presupuesto de 15.340 euros a cargo de los fondos de los presupuestos generales del Estado, transferidos por el Instituto Canario de Igualdad al Cabildo de Gran Canaria para el desarrollo del Plan Canario contra la Violencia de Género.




TAMBIÉN EN SOCIEDAD

POST_BANNER_02

OPINA SOBRE ESTA NOTICIA
0

Para comentar inicia sesión o regístrate

Iniciar sesión Regístrate
NOTICIAS DE PORTADA
MOTOR