post

Tool
Telón Tenerife | MIGUEL BARRETO
Anterior noticia
foto tomada de: https://www.theemotionmachine.com/savoring-happiness-how-to-prolong-any-positive-experience/
Siguiente noticia

SALUD Y BIENESTAR

0
0

Todo lo que debes saber sobre las infecciones vaginales

Mujeres caminan por la calle | AH ARCHIVO RED

CONSEJOS DEL EXPERTO

Todo lo que debes saber sobre las infecciones vaginales

Durante todo el año, especialmente en verano, las preguntas sobre infecciones vaginales son muy asiduas en las farmacias de Canarias. Resuelve todas tus dudas con este artículo.

AbianMesa
AbianMesa
AbianMesa
| Santa cruz de Tenerife. | 2019-09-14 07:45:00

j

Imagen que refleja el malestar que sufre la mujer | RED



Para empezar a explicar la importancia de las infecciones vaginales, debemos comentar que es la flora vaginal. La flora vaginal es el conjunto de bacterias que viven de forma natural en la zona íntima femenina. En su mayoría, son bacterias Lactobacillus que tienen una función protectora ya que producen ácido láctico y mantienen el pH vaginal ácido evitando que otros microrganismos patógenos aumenten. Cuando la flora vaginal se afecta por determinadas razones, se da lugar a infecciones como la Vaginosis bacteriana y la Vaginitis Candidiásica.  

Durante todo el año, más frecuentemente en verano, las preguntas sobre candidiasis vaginal son muy asiduas en las farmacias de Canarias. La candidiasis vaginal o vulvovaginitis candidiásica es la infección en el área genital causada por un hongo llamado Cándida albicans. La Candidiasis es la segunda causa más frecuente de infección vaginal después de la Vaginosis bacteriana.

Hay un concepto erróneo de que cualquier secreción inusual, picor y dolor en la zona intima es causada por Cándida, y eso no es así.

No es lo mismo Candidiasis que Vaginosis, una esta causa por hongos y otra causada por bacterias. Debes diferenciar una de la otra, puesto que el agente causante es diferente y, por tanto, el tratamiento también lo será.

La VB o Vaginosis bacteriana con frecuencia se presenta sin picor ni irritación de la zona, hay olor característico a pescado, secreción vaginal acuosa y no produce dolor.

En cambio, en la candidiasis, el picor es el síntoma más frecuente que incluso te puede afectar a la realización de actividades diarias. No hay ese olor tan característico, viene acompañado de dolor, sobre todo a la hora de orinar y la secreción vaginal es algo más espesa.

Cándida albicans es un hongo que se encuentra en todos los humanos y que aparece en la zona vaginal, en la boca, en el tubo digestivo e incluso en la piel. No se sabe muy bien como la Candida se convierte en un agente patógeno capaz de desarrollar vulvovaginitis, pero existen diferentes factores desencadenantes que debes tener en cuenta:

1. Embarazo. El elevado nivel de hormonas hace un ambiente favorable para la Cándida. Se producen ciertos cambios en el pH vaginal. Además, el riesgo es mayor con mayor tiempo de gestación.
2. Los Anticonceptivos que se usan en altas dosis de estrógenos.
3. Los Antibióticos. Tomar antibióticos puede afectar a la flora vaginal provocando que haya una mayor facilidad para la aparición de Cándida.
4. La menopausia. La disminución de los estrógenos provoca cambios en el pH y la composición de la flora vaginal.
5. La higiene excesiva agrede a la flora vaginal. Controla la higiene a una vez por día.
6. Personas con el sistema inmune débil.
7. Por diabetes descontrolada.

Cuando presentas candidiasis, el tratamiento se basa principalmente en cremas antifúngicas. Hoy en día, no se ha demostrado superioridad de ninguna crema sobre el resto. Podemos hablar del Clotrimazol y Miconazol. También se contempla el uso de antifúngicos por vía oral como el Fluconazol.

Cuando presentas una candidiasis complicada, es decir, que aparece 4 o más veces en un año, se recomienda que tu médico realice un cultivo vaginal. Los efectos secundarios de estas cremas son la irritación, el enrojecimiento y la quemazón de la vulva. Si durante el embarazo notas este tipo de molestias, acude a tu médico.

En cambio, si presentas Vaginosis bacteriana, el tratamiento principal se basa en antibióticos como la Clindamicina. Actualmente, existen test que puedes realizar en casa para diferenciar si padeces infección por hongos o por bacterias. 

Los hombres pueden padecer síntomas leves de infección por Cándida sobre todo si su pareja femenina ha cursado la infección. Por eso, cuando una mujer padece candidiasis se recomienda que se trate también su pareja. Es muy frecuente las Balanitis en hombres por Cándida. La candidiasis no es una infección de transmisión sexual.

¿Cómo puedes prevenir la Candidiasis?

La prevención es importante. Realizando determinados cambios puedes prevenir infecciones de este tipo:

1. Evita el uso de desodorantes íntimos.
2. Controla el estrés. Cuida tu sistema inmune.
3. Evita alimentos con mucha azúcar.
4. Limpia de delante hacia atrás después de usar el lavabo.
5. Cambia la ropa después de nadar.
6. Utiliza un gel intimo con un pH adecuado.
7. Cuidado con la ropa interior que no permite transpiración. La más adecuada es la ropa de algodón.
8. Bebe mucha agua.

Las duchas vaginales no son buenos métodos para prevenir infecciones.

Me han recomendado un gel íntimo. Pero, ¿Son iguales todos los geles vaginales?

La respuesta es No. Los geles íntimos son diferentes, varían en composición y en pH. Debes saber que el pH vaginal va variando a lo largo del desarrollo y que las bacterias de la flora normal provocan que este pH sea ácido en la edad fértil. Cuando usas geles íntimos no adecuados a tus necesidades puedes provocar un desequilibrio en la microbiota y provocarte una infección vaginal.

1. Cuando presentas una infección vaginal de origen bacteriano, debes usar un gel íntimo con pH ácido ya que la infección tiende a aumentar el pH. Usa uno de aproximadamente 3.8 a 4.5-5.5.

2. En la menopausia, se alcaliniza el pH. En estos casos, usa también un gel con pH ácido. Aproximadamente de 3.8 a 4.5-5.5

3. En caso de una infección por hongos, se recomienda usar un gel íntimo con pH básico superior a 7.

Un buen gel debe protegerte la zona, calmarte, hidratarte y regular tu pH.

¿Cómo puedo recuperar mi flora vaginal?

Principalmente con el uso de probióticos vaginales. La administración de probióticos vaginales permiten recuperar y equilibrar la flora vaginal siendo estos un producto muy reciente en el ámbito médico farmacéutico. La aplicación de estos probióticos restablece la flora vaginal y sirve como coadyuvante al tratamiento de infecciones vaginales y previene las recidivas. La mayoría de probióticos vaginales suelen estar compuestos por diferentes tipos de Lactobacillus.

Pero, ¿Puedo usar probióticos vaginales teniendo la menstruación?

La respuesta es Sí. Existen productos con probióticos en forma de tampón que te ayudan a restaurar la flora vaginal de forma saludable y también te ofrecen una protección higiénica. Estos productos son adecuados para esas mujeres que presentan desequilibrio microbiológico y que quieran prevenir la complicación derivada de tal problema.

¿Pero es una infección vaginal o una cistitis?

Tienes que saber que la cistitis es una cosa y las infecciones vaginales son otras. La cistitis es una infección del aparato urinario que generalmente, es de origen bacteriano afectando o bien al riñón o bien a la vejiga. La cistitis da lugar al tenesmo, esa sensación de ganas de orinar, aunque no tengas orina. “Voy al baño y me salen dos gotitas, pues eso”

Mientras que las candidiasis o las Vaginosis bacterianas son infecciones vaginales, en la vagina o la vulva.

¿Pero y el arándano rojo?

El arándano rojo o Vaccinium macrocarpon se utiliza como alternativa natural para la prevención y tratamiento de las infecciones del tracto urinario de E. coli. El arándano tiene propiedades antioxidantes, a nivel cardiovascular y presenta efectos de antiadherencia bacteriana para E. coli. Si presentas infección urinaria por otra bacteria, el arándano rojo tendrá limitada esta acción. (Especialmente para Escherichia coli P fimbriados).

Pese a que existen pacientes a las cuales el arándano rojo les da resultados positivos, hay estudios que indican cada vez más evidencia que de los arándanos rojos no previenen las infecciones urinarias.

Por tanto, debes tener claro que las mujeres embarazadas son más propensas a las infecciones vaginales, que algunos medicamentos aumentan el riesgo de una infección vaginal, que sentir picor o escozor no significa tener hongos y que las infecciones vaginales no siempre se adquieren por relaciones sexuales.

Si tienes alguna duda puedes enviarme cualquier pregunta al consultorio de AtlánticoHoy o consultar con tu farmacéutico cercano. Acude a tu médico y no te automediques.

OPINA SOBRE ESTA NOTICIA
There are no comments.

Para comentar inicia sesión o regístrate

Iniciar sesión Regístrate
JUEGA CON ATLÁNTICOHOY