Hoy es15/12/2018a las11:12:54

Otro 'casi ascenso' con elecciones

  • 0
POST_BANNER_01

Otro 'casi ascenso' con elecciones

CD Tenerife
Otro 'casi ascenso' con elecciones

La historia del CD Tenerife año a año.


1981

Otro 'casi ascenso' con elecciones

Luis Padilla nos habla este jueves el tercer intento fallido del CD Tenerife de ascender a la Segunda División

Luis Padilla
Luis Padilla
Luis Padilla
LUIS PADILLA/ACAN | Santa Cruz de Tenerife | 2018-12-08 12:10:50


Luis Padilla nos recuerda, en el periódico digital Atlántico Hoy, el tercer intento fallido del CD Tenerife de ascender a la Segunda División.

El Tenerife 80-81 culminó el tercer intento fallido de ascenso a Segunda División. En un club marcado por su eterna crisis económica, tras el verano (octubre de 1981) llegaron las primeras elecciones presidenciales democráticas de su historia con un resultado 'sorprendente'. Así, en un tiempo regido por la máxima “un socio, un voto”, el denostado Pepe López se impuso en los comicios por 530 votos a 466 a la plancha liderada por Avencio Hernández Abreu y que tenía como elemento destacado a Juan Padrón Morales, que con el tiempo sería presidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol y vicepresidente de la RFEF.

En todo caso, la tercera aventura consecutiva por la categoría de bronce del fútbol español no dejó malas sensaciones. Así, por única vez en su historia, el Tenerife eliminó a Las Palmas, entonces en Primera División, de la Copa del Rey. Y mantuvo un tono digno en la Liga en un ejercicio en el que los ascensos estaban 'adjudicados' a Deportivo y Celta, dos históricos que habían caído simultáneamente en el infierno... y que sólo tardarían un año en regresar al fútbol profesional. Y lo hizo en un curso en el que, para no agravar el déficit económico, se vio obligado a traspasar a cuatro de sus mejores jugadores.

Así, el portero Domínguez se fue al Espanyol, el delantero Víctor a Las Palmas y el defensa Julio Durán y el medio Román ficharon por el Atlético de Madrid. Además, Olimpio Romero dejó el banquillo y el Tenerife apostó por un técnico peninsular de carácter singular, pero que realizó un notable trabajo y dejó muy buen recuerdo: José Ramón Lamelo. De hecho, el técnico gallego puede presumir de haberse ido de la isla sin perder en el Heliodoro: quince victorias y seis empates en 21 partidos oficiales. Por el camino, la entidad convenció a una leyenda como 'Tigre' Barrios para que jugara gratis y volvió a tirar a la cantera.

De ahí salieron un par de futbolistas que dieron un rendimiento extraordinario como David Amaral y el delantero Chalo. Ambos formaron parte de un 'once-tipo' compuesto por: Álvaro; Diego, Juan Miguel, Manolo, Lolo; Alberto, David, Salvador; Chalo, Barrios y Lolín. Además, los defensas Marín o Marrerín, el mediocentro Paco y el delantero Ayala tuvieron notable protagonismo y también contaron con minutos el portero Domingo Rivero, el medio Roberto y los puntas Joseíto, Kiko y Andrés. O lo que es lo mismo: una apuesta casi exclusiva por la cantera, más ligada a la necesidad que al sentimiento.

Image

Alineación del Tenerife en febrero de 1981

En todo caso, tampoco le alcanzaría para ascender. Capaz de eliminar a Las Palmas al empatar (2-2) en el Insular con dos goles de Barrios y ganar (2-1) en el Heliodoro con tantos de Chalo y Lolín, no fue regular en Liga, afectado por los impagos de la entidad a los jugadores, varios encierros de la plantilla en el Heliodoro en condiciones higiénicas poco recomendables, algún desagradable incidente en Barajas por culpa de un descuido de un veterano al pasar el material de contrabando que ayudaba a subsistir a los futbolistas... y hasta un amago de 'duelo' a pistola en los vestuarios del Heliodoro entre el técnico y un futbolista.

Pese a todo, apoyado en los goles de Chalo y Barrios, llegó vivo a las diez jornadas finales: tercero en la tabla, recibía al líder Celta en el Heliodoro con la opción de ponerse a un punto del ascenso... pero apenas pudo empatar (1-1) y a Barrios le cayeron media docena de partidos tras pelearse con un rival. El club olvidó el ascenso y preparó unas elecciones en las que peligraba la continuidad de Pepe López, que se reservó dos 'golpes de imagen': arrancó un compromiso de apoyo a una plantilla de la que había recibido recibido críticas inmisericordes... y fichó a Juan Díaz, Juanito, figura de los setenta que regresó convertido en hijo pródigo.


TAMBIÉN EN CD TENERIFE

POST_BANNER_02

OPINA SOBRE ESTA NOTICIA
0

Para comentar inicia sesión o regístrate

Iniciar sesión Regístrate
NOTICIAS DE PORTADA
MOTOR