Hoy es18/06/2019a las20:06:28

"El perverso narcisista es alguien que quiere destruir al otro"

  • 0
POST_BANNER_01

"El perverso narcisista es alguien que quiere destruir al otro"

Tendencias
"El perverso narcisista es alguien que quiere destruir al otro"

El psicólogo e influencer Omar Rueda | IMAGEN: Instagram Omar Rueda


ENTREVISTA PSICOLOGÍA

"El perverso narcisista es alguien que quiere destruir al otro"

Entrevistamos a Omar Rueda, terapeuta, educador social, psicólogo y formador. Es uno de los influencers que más (y mejor) difunde en España los conocimientos de la psicología

Rafael Clavijo
Rafael Clavijo
Rafael Clavijo
Rafael Clavijo | ATLÁNTICOHOY | Santa Cruz de Tenerife | 2019-06-06 05:45:00

POST_BANNER_02
Entrevistamos a Omar Rueda, terapeuta, educador social, psicólogo y formador. Es uno de los influencers que más (y mejor) difunde en España los conocimientos de la psicología entre los internautas, con 79.000 suscriptores en Youtube y 16.500 seguidores en Instagram

Nos ha contado cómo comenzó a difundir su trabajo en Internet, las claves para entender la violencia y también sobre ese perfil psicológico cada vez más conocido: el "perverso narcisista". 

Usted es terapeuta, educador social, psicólogo y formador. ¿Cómo surgió esta vocación? ¿La descubrió a una temprana edad o surgió con el paso de los años?
"Mi búsqueda personal empieza a los 9 años, pero la vocación surgió con el paso del tiempo. A esa edad empiezo a actuar en diferentes festivales europeos como actor. Las ganas de comunicar y de compartir son dos cosas que siempre me han acompañado desde muy pequeño. Al cumplir la mayoría de edad, inicio estudios formales en ciencias políticas y de la administración, pero decido abandonarlos para formarme en el mundo de las artes escénicas. Es a raíz de una enfermedad crónica degenerativa, cuando decido emprender un viaje personal que empieza en Mongolia, donde me enriquezco en materia psicológica, antropológica y cultural, llegando a la conclusión de que el lenguaje no-verbal y el amor son las lenguas universales que unen al ser humano. Los viajes marcaron un antes y un después en mi evolución personal. Es ahí donde tomo conciencia de mi alta sensibilidad y del impacto positivo que tiene ser un PAS (persona altamente sensible) formado en materia educativa y psicológica. A partir de ese momento empiezo a trabajar en diferentes realidades sociales, disfrutando del proceso, hasta la actualidad".

Se ha convertido en influencer por medio de Youtube e Instagram. ¿Se considera influencer como tal o cree que sencillamente es una buena forma de compartir su trabajo con los demás?
"Sinceramente, creo que las redes sociales son una buena forma de compartir el trabajo con los demás, y nos permite a los terapeutas ofrecer un apoyo masivo de calidad. Aún así, soy consciente de que las redes son un arma de doble filo, porque el filtro es algo arbitrario y actualmente tengo la sensación de que hay un ruido excesivo que puede llegar a ser contraproducente. Confundirse y perderse por los mensajes que ofrecen las redes sociales es fácil, por eso creo que la escuela debe comprometerse en ofrecer a sus alumnos herramientas para desarrollar una conciencia crítica que permita filtrar ese ruido".

¿Se esperaba tal crecimiento con tantos seguidores de todo el mundo?
"En absoluto. Supongo que hablar desde la herida nos conecta con la herida del otro".

Queremos preguntarle su opinión sobre las asignaturas de inteligencia emocional o educación emocional en los colegios. ¿Cree que serán una parte importante de la formación de las nuevas generaciones para aprender a convivir en diferentes ámbitos de la vida?
"Creo que formar a personas empáticas es la clave para que vivir en la Tierra sea sostenible a medio plazo. Mi generación, así como la de mis padres, han crecido sin una base emocional ética, sin un referente claro que permita crecer con una base emocional equilibrada. De hecho, creo que estamos viviendo en la era del narcisismo, una lacra que ha sido impuesta por los valores que la sociedad ha ido promoviendo en relación al concepto de éxito personal. El gran problema de hoy es que muchas personas no tienen una base ética y emocional, una referencia clara para la evolución personal. Esa falta de bases explicaría la actual crisis que estamos viviendo: tendencia a la búsqueda de soluciones fáciles y superficiales en materia de bienestar, indiferencia moral, trivialización de los valores, vivir rápido para morir de manera lenta, etc. Creo que la escuela se enfrenta a su mayor reto: educar para la humanidad, educar para el respeto, educar para la coherencia y educar para la generosidad con el planeta".

Usted se encarga de estudiar la mente con sus pacientes y nos imaginamos que habrá visto cómo puede llegar a ser la mejor amiga o la peor enemiga del ser humano. ¿Es más amiga o enemiga?
"El problema es que ni en casa ni en la escuela nos han enseñado a sentir, y si no sentimos bien, no podemos llegar a sentirnos bien. Debemos tener presente que el cerebro humano sigue evolucionando, pero su base sigue estando programada para la supervivencia. Por lo tanto, el sistema central de respuesta cerebral (la amígdala) tiene tendencia a responder mediante mecanismos de defensa, en interacción con la corteza cerebral tales como el control, la evitación, la huida o la lucha. Estos mecanismos que fueron nuestros mejores aliados en el pasado, cuando vivíamos en las sabanas o los bosques, son nuestros peores enemigos en la actualidad. Por otro lado, al cerebro humano no le gusta sufrir, no le gusta el dolor y tiene tendencia a la economía cognitiva. Esto se traduce en que ponemos en marcha miles de estrategias diseñadas en principio para no sufrir, pero que son totalmente disfuncionales y promueven cierta agonía existencial".

¿Cree que la violencia, sobre todo en el ámbito de la pareja, se puede prevenir? ¿Se habla lo suficiente de este tema, de cómo funciona la violencia, quién la ejerce, por qué se ejerce o cuáles son los perfiles psicológicos de un maltratador?
"Creo que se puede prevenir si se dan unas bases nutritivas educativas desde la escuela y desde el hogar. A veces pienso que deberíamos pensar en crear una escuela para padres, para ofrecer herramientas en materias de prevención de los futuros problemas sociales. El actual ritmo de vida y los cambios sociales han hecho crecer la disparidad de valores familiares y culturales. Creo que la clave en materia de prevención es educar en base a la prevención de la violencia, la autoestima y la educación afectivo-sexual (más allá de la genitalidad actual que encontramos en muchas escuelas donde sólo se centran en el aparato reproductor). Actualmente estamos viviendo un auge en materia de divulgación relacionada con la violencia. Cada vez son más las personas que empiezan proyectos en relación a la prevención de la misma o para que tomemos conciencia de que venimos de un período oscuro donde se ha premiado al hombre exitoso y sin escrúpulos que arrasa con todo a su paso desde la desconexión emocional. Por lo tanto, creo que estamos en la buena vía, porque cada vez se habla más de cómo funciona la violencia, el maltrato y de los perfiles psicológicos de aquellos que la ejercen".

¿Ayuda el conocimiento y la prevención a evitar situaciones o personas que nos pueden hacer daño?
"Ayuda y mucho. Pero no para evitar, porque tarde o temprano te toparás con alguien así. Lo importante es saber identificarlo a tiempo para actuar en consecuencia".

¿Opina que se fomenta en nuestra sociedad la formación del criterio individual? A veces da la sensación de que hay demasiadas distracciones a día de hoy...
"Sí, como dije anteriormente, en nuestras sociedades contemporáneas se ha dado prioridad a la autoimagen, un fenómeno agravado por un deterioro general de los vínculos sociales y un aumento del individualismo extremo ligado al egoísmo y a la mirada egocentrista. A esto se le tiene que sumar una situación de crisis económica que nos envuelve, generalizada, donde no se quieren tomar riesgos de ningún tipo. Si lo pensamos bien, se han dado las condiciones perfectas para que aquellos que juegan con el chantaje, la extorsión y el miedo puedan crecer".

Usted habla mucho en sus vídeos del perfil psicológico del “perverso narcisista”, como lo llama usted. ¿Habla de este perfil por petición de sus seguidores o porque considera que es importante darlo a conocer?
"Es un tema que me interesa y creo que es fundamental darlo a conocer. Sin embargo, esta tendencia a centrarme en el universo de la prevención ante personalidades narcisistas viene de la necesidad que he ido observando como divulgador de contenido psicológico y emocional".

¿Qué características define al “perverso narcisista”?
"En forma de resumen, el perverso narcisista es alguien que quiere destruir al otro. Pero es bueno recordar que alguien perverso, ya sea en su sexualidad, ya sea en lo emocional, en lo laboral, alguien perverso es aquel que utiliza al otro como un mero objeto para fines personales. Estamos delante de alguien que ha construido su concepto de felicidad en relación al daño que hace al otro. El perverso narcisista suele ser impulsivo y manifiesta sus rasgos en la adolescencia y primera etapa de la juventud. Estamos delante de alguien que tiene cierta emotividad, pero que ha aprendido a leer las emociones de los demás para ejercer una manipulación efectiva y personalizada. El egoísmo extremo y el sentimiento de superioridad (sobrevaloran sus habilidades) están muy presentes en ellos, así como la necesidad del reconocimiento constante de los demás. La depresión extrema los conecta con su vacío existencial, con la cruda verdad de la que huyen: que son personas que han crecido sin capacidad de amarse o amar".
 OMAR RUEDA
El psicólogo e influencer Omar Rueda | IMAGEN: Instagram Omar Rueda

¿Cómo se podría empezar a explicar a los niños, desde que son pequeños, cómo evitar a este tipo de personas?
"Utilizando el acoso escolar como medio introductorio. Creo que el bullying es la primera etapa del narcisismo ya que es un rasgo de dominación, humillación y manipulación de grupo con el fin de destruir a una persona. Más que explicar cómo evitar a este tipo de personas, creo que sería interesante ofrecer las herramientas suficientes en materia de amor propio, autoestima y auto-respeto para que los niños aprendan a poner límites. Por otro lado, los profesores y educadores actuales tienen un gran reto por delante, en relación al auge del individualismo extremo que estamos viviendo: corregir a edades tempranas la tendencia a desarrollar rasgos narcisistas como son el no soportar no ser el centro de atención, las llamadas de atención constantes, la falta de respeto del adulto, la no tolerancia a la frustración y la necesidad del niño en exagerar sus habilidades y no respetar la normatividad".

¿Es posible crear generaciones que crezcan fuertes ante este tipo de conductas agresivas? ¿Es suficiente con la concienciación?
"Basta con educar con y para el corazón para que las generaciones futuras no sólo crezcan fuertes delante de este tipo de conductas agresivas, sino para fomentar un clima de armonía y respeto colectivo".

¿Qué clase de heridas tiene una persona que maltrata?
"Suelen tener las heridas del rechazo, del abandono, del miedo a confiar y de la humillación muy presentes y abiertas".

Usted habla mucho de la sombra de cada persona. ¿Qué es exactamente la sombra de la persona?
"Viene de una noción del Ying Yang, del Taoísmo, que adaptó Carl Jung a los tiempos contemporáneos. Alguien que acepta e integra su sombra es un ser completo, es lo que llamamos Tao (la Totalidad). En la escuela, en casa, sólo nos enseñan a ser buenos, sólo nos enseñan a habitar nuestra parte de luz, pero ¿qué pasa con la otra cara de la moneda? Nadie nos enseña a aceptar el rencor, la tristeza, la envidia, la agresividad. Sólo nos enseñan a ser buenos, y esto es peligroso porque crecemos como seres incompletos. O también puede pasar a la inversa, crecemos rebeldes y sólo mostramos esa parte de nosotros. Carl Jung empezó su recorrido con Oriente, por eso teorizó sobre un concepto Taoísta. Daba charlas sobre yoga, sobre budismo, pintaba mándalas, y se los hacía pintar a sus pacientes y es el que desarrolla el término de "sombra". Para él, la sombra es aquello que reprimimos de nosotros, aquellas cosas, rasgos que no aceptamos en nosotros mismos. Son cosas que escondemos en lo más profundo de nuestro ser. Lo escondemos porque nos avergüenza mostrar esos rasgos de nosotros mismos. Es decir, que tenemos una tendencia a mostrarnos sólo de una determinada manera de ser. Por ejemplo, imaginaos a una persona que siempre es amable porque esconde su parte más agresiva, todos conocemos a una persona que es incapaz de enfadarse, que siempre se muestra observador, asertivo de alguna manera, y nos sorprende gratamente ver a personas así. Pero cuando le preguntamos sobre esa tendencia, si hay confianza, es muy probable que te diga que es incapaz de mostrar su lado agresivo, y que esto le condiciona negativamente. Esto es un ejemplo de sombra escondida. Porque todos necesitamos ser gentiles, pero también necesitamos saber poner límites y decir "NO". Y nosotros somos los creadores de esa sombra, porque somos los que decidimos qué escondemos, por meros mecanismos de supervivencia. Y la sombra es algo neutro en realidad, que puede darte energía en cierto momento, una energía equilibrada, por ejemplo cuando ponemos un límite. En sí mismo un límite es siempre agresivo, pero no hay maltrato aquí, sino algo equilibrado que viene de mi sombra, porque la he aceptado, porque la tengo en cuenta, porque forma parte de mí y me hace un ser completo. Necesitamos aceptar nuestra sombra, y conocerla muy bien, para que no se vuelva en nuestra contra. Porque si no la conocemos bien, y nos descuidamos un poco, la sombra tiene tendencia a salir de manera poco equilibrada o descontrolada. Así que la mejor forma de integrar la sombra es aceptando esa parte de nosotros que no nos gusta, y ser muy comprensivos con ella. Porque si no llegará el día en que te darás cuenta de que estás incompleto, tu vida no tendrá sentido, son las crisis de existencia, a los 30, a los 50, y entonces de repente te querrás divorciar, querrás cambiar de profesión, y como decía William Blake, "te puedes pasar media vida sacando cosas de esa mochila llena de sombras tuyas, para saber qué quieres ser o qué no quieres ser". Y para ser alguien íntegro tienes que aceptar esa parte de ti a la que siempre renunciaste".

Cuando dice que las personas se atraen respectivamente a sus vidas en función de la herida que tienen, ¿a qué se refiere?
"Compartir heridas nos facilita el mecanismo de proyección, nos hace sentirnos comprendidos y seguros, por eso esas heridas son polos de atracción. Por ejemplo, las personas altamente sensibles, las personas empáticas y las personas con altas capacidades cognitivas comparten ciertas heridas con el perverso narcisista o la perversa narcisista: abandono, injusticia, rechazo y humillación. Ese nivel de conexión profunda nos confunde, nos hace proyectarnos en el otro pensando que es como nosotros, cuando en realidad es todo lo contrario".

Mucha gente habla cada vez más de la importancia de normalizar la figura del terapeuta y que no dé la sensación de que alguien que va al psicólogo solo acude porque tiene un problema. ¿A qué cree que se debe esto?
"Es por el desconocimiento a la figura del psicólogo. Pero se irá eliminando del pensamiento colectivo la falsa creencia de que quien acude a la consulta de un psicólogo está “muy mal “ y, al igual que en otras terapias, la prevención y el conocimiento se impondrán, como así ha sido y es en algunos países anglo-sajones, donde se ve la salud de manera integral y por ello se acude regularmente al psicólogo como se iría al dentista, por poner un ejemplo".

¿Cómo cree que los más pequeños pueden aprender a estar cada vez más en contacto con sus emociones, para reconocerlas y trabajarlas?
"Desde la honestidad de los padres y de los agentes educativos que interactúen con ellos, puesto que son el espejo en el que se miran al principio de sus vidas. Los infantes tienen que aprender un lenguaje emocional para reconocer lo que les pasa en cada ocasión en la que interactúan y poder expresar las diferentes emociones. Como padres y agentes de la educación, tenemos la responsabilidad de normalizar el diálogo constructivo, rebajar la exigencia que viene acompañada de culpabilidad, y comprometerse con una crianza viva y real: permitirles expresar su mundo interior, sea positivo o negativo, y ofrecerles un apoyo sin juicios, dramas o castigos en pro de que aprendan a tomar conciencia del movimiento emocional interno que están experimentando".

¿Qué consejo le daría a cualquier persona que esté en la búsqueda de un mayor conocimiento personal sobre uno mismo? 
"Lo primero que le diría a cualquier persona es que sea honesta consigo misma, que se observe y se mire con espíritu crítico ya que así ahondará en el auto-conocimiento y podrá comenzar a gestionar sus emociones, ordenar su vida mental y mejorarla. También le diría que es necesario aprender a pensar, entendiendo el pensamiento como un proceso más de la psique humana al que le damos demasiado peso. La vida no va de tener pensamientos positivos, la cuestión es aprender a tener la capacidad de observar mis pensamientos sin juzgarlos para poder accionarme de manera funcional en relación a lo que es valioso para mí".

Canal de Youtube de Omar Rueda: 


POST_BANNER_03

POST_BANNER_04
OPINA SOBRE ESTA NOTICIA
0

Para comentar inicia sesión o regístrate

Iniciar sesión Regístrate

POST_BANNER_05
TAMBIÉN EN TENDENCIAS

POST_BANNER_06
NOTICIAS DE PORTADA

POST_BANNER_07
MI CIUDAD
CANARIAS
ACTUALIDAD
SUCESOS
EMPRESAS
ATLÁNTICO BLOG
+ ATLÁNTICOHOY
CANALES
ATLÁNTICO MODA

POST_BANNER_08