Hoy es23/02/2019a las04:02:30

“En el Leal.Lav ahora buscamos apoyos más claros, más firmes, más sanos y más comprometidos”

  • 0
POST_BANNER_01

“En el Leal.Lav ahora buscamos apoyos más claros, más firmes, más sanos y más comprometidos”

Gente & Estilo
“En el Leal.Lav ahora buscamos apoyos más claros, más firmes, más sanos y más comprometidos”

Javier Cuevas | IMAGEN CEDIDA


Danza Contemporánea

“En el Leal.Lav ahora buscamos apoyos más claros, más firmes, más sanos y más comprometidos”

Javier Cuevas es el motor principal, dentro de un complejo y completo engranaje de colaboraciones personales e institucionales, del proyecto Laboratorio de Artes en Vivo, Leal.Lav.

ecanino
ecanino
ecanino
Erick Canino | La Laguna | 2019-01-28 12:39:43

POST_BANNER_02
Javier Cuevas es el motor principal, dentro de un complejo y completo engranaje de colaboraciones personales e institucionales, del proyecto Laboratorio de Artes en Vivo, Leal.Lav, uno de los estandartes del Teatro Leal de La Laguna y por extensión del área de cultura del municipio de Aguere. Siete años más tarde desde su puesta en marcha, el Leal.Lav vuelve a proyectar un año lleno de actividad, de buena danza contemporánea y serio compromiso con las artes.

-Nuevo año a la vista para el Leal.Lav ¿Qué nos puede adelantar de 2019?
- El año a la vista se abre desde el cierre de un año convulso en el que decisiones políticas muy alejadas de la ciudadanía y de la vida han puesto al Laboratorio al borde de su extinción. Ya a principios del año pasado nos planteábamos la necesidad de repensar el proyecto -tras siete años de vida- para poder profundizar en su actividad y en su afectación en el territorio insular más allá del municipio de La Laguna. Si el año 2018 nos atravesó bajo el subtítulo de La resistencia, este año 2019 nos abrirá a otra dimensión bajo el subtítulo de El repliegue como invocación a la reflexión y a la transformación. Tendremos en el Laboratorio menos proyectos pero más prolongados en el tiempo, con más capacidad de colisión con el territorio y orientados a revisar las prácticas artísticas antes que a producir nuevos proyectos: residencias curatoriales como la que invita a las direcciones de Altofest (Nápoles) y Arqueologías del Futuro (Buenos Aires) a repensar sus modelos de festival; Tirso Orive y su proyecto de creación con niños y niñas a partir de tres años en el CEIP Las Mercedes; y residencias artísticas tan relevantes como la de Juan Domínguez y la revisión de su mítica serie Clean Room, o el proceso de investigación de Teresa Lorenzo sobre su práctica de cuerpo y el movimiento.  No nos interesa la dinámica caníbal de los mercados del arte (y de la escena). No nos interesa hacer por hacer. Nos interesa incidir en el desarrollo máximo de las prácticas artísticas como herramientas de transformación crítica y como actos de resistencia ante la degradación de las relaciones y de la cultura en las que vivimos. Si 2018 nos ha enseñado algo es a poder parar, a poder revisar nuestra forma de crear y a buscar nuevos vínculos y apoyos para el proyecto: más claros, más firmes, más sanos y más comprometidos.

"La danza contemporánea Es un paseo y un asana de yoga. Es la resistencia ante la disgregación de los cuerpos, ante la mediocridad, ante la rendición y ante lo superfluo"

- ¿Qué balance hace del camino andando por Leal.Lav hasta el momento?
- Siete años son ya un camino que permite ver con cierta claridad tanto la senda andada como la dirección hacia la que apunta. Personalmente han sido años fuertes de trabajo y de impulso, de una gran implicación personal y profesional. Años en los que La Laguna y Tenerife han asistido a la renovación y al cambio generacional de artistas y públicos y en los que los principales exponentes de la escena contemporánea nacional han pasado, vivido, convivido y construido proyecto con el Laboratorio de Artes en Vivo. LEAL.LAV es un hecho rotundo, vivísimo, siempre en movimiento y conectado a muchas realidades sociales y culturales de la isla. Y a la vez es frágil, pequeño, delicado, muy mamífero... No es una máquina extractora de cifras y resultados, no es una máquina explotadora del trabajo de los y las artistas al servicio de un titular o de una foto con el político de turno. Necesita ciertos cuidados que otros dispositivos culturales (masivos, ociosos y alineados con el consumo y el entretenimiento) no requieren, y esto no todo el mundo (léase, no todos los responsables de la política cultural). Estos años nos han enseñado a defender el proyecto y también a poder soltarlo si fuera necesario. A trabajar más con la resistencia que con el sprint, con la perseverancia necesaria para que los frutos vayan floreciendo poco a poco, en su justo momento. Afortunadamente esta resistencia y la implicación de nuevas estructuras (léase Cabildo de Tenerife) que sí entienden y sí apuestan por un desarrollo consistente del arte y de su urgencia para el crecimiento de nuestra sociedad, nos permiten atisbar un escenario optimista y fructífero para el LAV.

- ¿Cuántos proyectos de estas características existen en España?
- Los hay. No son muchos pero son muy hermosos y están, además, profundamente conectados con nuestro Laboratorio. Estos días en La Laguna (y bajo el paraguas de DANCE INETR FACES) nos encontramos con algunos de ellos: Centro Negra/AADK Spain, un espacio hermana para la creación y la reflexión en torno al arte y el territorio en Blanca (Murcia); Centro Azala en Álava, impulsor de los encuentros PICA (Programa de Imaginación Colectiva en procesos de creación Artística) en los que participa la artista tinerfeña Tamara Ascanio. Graner y La Caldera-Les Corts, fábricas de creación dependientes del Área de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, así como nuestra querida La Poderosa de Bea Fernández en la misma ciudad condal. Y otros festivales y espacios que concentran la investigación y la reflexión en torno a la escena contemporánea.

Uno de los fuertes de Leal-Lav es su interconexión con otros espacios escénicos e instituciones culturales tanto de Canarias como del resto del territorio nacional...

- Así es desde su inicio, cada vez más posicionándose junto a espacios y contextos en los que prima la reflexión, la mirada crítica y la profundización en estas prácticas contemporáneas donde el cuerpo vertebra y materializa un activismo político a través del arte. Un activismo que nos significa ante la degeneración del ser humano y del planeta y que nos reclama como actores fundamentales en el CUIDADO. Un CUIDADO tanto de nuestras disciplinas artísticas como de quienes las practicamos, del entorno en el que se desarrollan, de los afectos y los vínculos que generamos y de las potencias de crecimiento y salud que nos brindan. Y un CUIDADO también en las relaciones profesionales: entre- los y las profesionales, entre- los contextos de exhibición y entre- artistas y curadores con la administración pública, esa herramienta desnortada e invadida por los intereses de la maquinaria política (que no por los intereses políticos, que importan a la polis). Mantenernos en conexión con quienes vibran en esta misma sintonía de responsabilidad y urgencia es el moto del LAV y sobre esta premisa impulsamos e impulsaremos relaciones de crecimiento y prosperidad para los y las artistas de Canarias.

"Las prácticas artísticas desde el cuerpo nos acompañan hacia un lugar más sano, más presente, más resistente, más rico en valores, más ancho en relaciones, más ágil, más culto, más bello"

- ¿Qué papel cree usted que ocupa la danza dentro del entramado cultural nacional?
- La danza ocupa, fundamentalmente, el espacio político del cuerpo. Ese espacio cada vez más reducido, cada vez más negado por el sistema, cada vez más relegado al desplome, a la desaparición, a la virtualización, al pasillo de los aeropuertos o a las vallas y muros que contienen la "amenaza reveladora" de los cuerpos vivos. Ocupa, por lo tanto -y cada vez más- un papel fundamental y urgente en la escena nacional y así lo hacemos saber desde las asociaciones (como PiedeBase en Canarias) y desde FECED, la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza para la que, en representación de Canarias, ejerzo la presidencia. Y así lo hacemos saber de forma fundamentada a todas las administraciones y responsables públicos de la cultura. Estamos preparados para ver danza. Y no solo eso: necesitamos introducir la danza en todas sus variantes y en todos los espacios de formación y exhibición. No por capricho: estamos convencidos de que las prácticas artísticas desde el cuerpo nos acompañan hacia un lugar más sano, más presente, más resistente, más rico en valores, más ancho en relaciones, más ágil, más culto, más bello. Todo lo que queremos para nuestra sociedad, para nuestra familia, para nuestras relaciones... se concentra en la danza y en aquellas personas que asumen la responsabilidad de ser artistas (bailarines/as, coreógrafos/as, performers, enseñantes, pedagogos/as...). En Tenerife ya existen experiencias que vinculan la práctica de la danza con las capas más desprotegidas de la sociedad (Danza en Comunidad, Auditorio de Tenerife), con la pedagogía (Foro La Pedagogía se Mueve), con proyectos desde el Laboratorio de Artes en Vivo que trabajan con personas con distintas capacidades y/o diagnosticadas en salud mental (Proyecto Puzzleatípico, Aspercan+LEAL.LAV), con personas mayores (Proyecto Principiantes de Carlota Mantecón) y con niños y niñas. También las programaciones de los teatros y espacios culturales se abren en todo el territorio a las prácticas de la danza, desde las calles a los museos, los teatros y los centros educativos. Estamos en el momento óptimo (crítico) para impulsar sin fisuras la danza y sus derivas como la disciplina de disciplinas más relevante y urgente en las programaciones nacionales e internacionales: porque desde el cuerpo se piensa mejor (#traetucuerpo)... ¡pongamos de moda toda la danza!

- En todos estos años de vida ¿qué se ha ido corrigiendo para la mejoría del Leal-Lav?
- Las principales correcciones están por venir: la autonomía del proyecto dentro de una estructura cultural consistente, con vínculos firmes con otros espacios y territorios de la isla. Hemos ido corrigiendo la implicación de los y las profesionales de la isla (co-regir), convocadas para pensar juntas el futuro del proyecto (La congregación, encuentro realizado en Centro Negra en diciembre de 2018). Iremos corrigiendo la estructura del proyecto y nuestras propias tareas, la claridad en las relaciones con la administración (y la consistencia de los compromisos). A partir de este año extendemos en el tiempo las residencias artísticas para procurar más presencia, más profundidad y más afecto de los y las artistas en el territorio. También más autonomía de los/as mismas y más encuentros con públicos, colectivos y otros espacios. Nos hemos implicado felizmente con la Biblioteca  Municipal de La Laguna, dirigida por Elena Cotarelo, grandísima profesional e impulsora sin duda de una transformación cultural en La Laguna. Y seguiremos trabajando para formular un proyecto abierto en el que nuevas miradas curatoriales puedan ir incorporándose al proyecto a partir del año 2020.

- ¿Hay alguna propuesta que le haya sorprendido especialmente por su aceptación?
- Sin duda las SUN DANCE FAMILY SESSIONS, nuestras sesiones de música electrónica y danza para niños y niñas que se realizan en la Sala de Cámara del Teatro Leal el segundo domingo de cada mes. Un proyecto en colaboración con el colectivo Micromusic que genera salud y comunidad en torno al movimiento y que en breve comenzarán a "dispersarse" por otros lugares de la isla. Todas las acciones que realizamos en colaboración con ASPERCAN, los proyectos con comunidad (como el antes citado Principiantes) y con la también citada e imprescindible Biblioteca de La Laguna (El desenterrador de palabras y Dejarse leer).

- De su proyecto individual como artista, ¿En qué anda metido?
- Sigo profundizando en el proyecto THE LIEDER, una práctica coreográfica sobre la resistencia y los símbolos que este año formará parte del Circuito de Teatro y Danza en las Escuelas del Cabildo de Tenerife, trabajando con jóvenes estudiantes de secundaria en cinco centros educativos de la isla y que tendrá un colofón muy especial dentro del Festival de Teatro Encuentros  en junio de este año. Y acompañando a Paula Quintana en su nuevo proyecto LLAA (Las Alegrías), que nos tendrá ocupados hasta el estreno a finales de mayo y con el que pasaremos en residencia por Centro de Danza Canal (Madrid), Centro Eima y Teatro Principal de Palma (Mallorca), Centro de Producción Insular de Artes Escénicas (El Sauzal) y otros espacios y festivales a nivel nacional. El Laboratorio de Artes en Vivo es, además, otro proyecto no solo curatorial, sino también artístico (¡las obras adquieren ya formas muy diversas!)

- Para usted la danza contemporánea es…
- ... lo que está justo antes de la danza del futuro. Una danza que no conoce géneros, que no conoce formatos, que es danza desde que se piensa danza. Es la lectura en voz alta de un texto de filosofía. Es el caminar de los turistas por las calles de La Laguna. Es un espacio para cuidar a la tribu, a las  artistas, a los públicos, a los procesos y a los territorios. Es un paseo y un asana de yoga. Es la resistencia ante la disgregación de los cuerpos, ante la mediocridad, ante la rendición y ante lo superfluo. Es lo que yo estoy haciendo al escribir este texto y lo que tu estás haciendo al leerlo.


TAMBIÉN EN GENTE & ESTILO

POST_BANNER_03
OPINA SOBRE ESTA NOTICIA
0

Para comentar inicia sesión o regístrate

Iniciar sesión Regístrate
NOTICIAS DE PORTADA
CANALES