Hoy es12/11/2018a las22:11:07

VETEADA: sabor cárnico inequívocamente nuestro

  • 0
POST_BANNER_01

VETEADA: sabor cárnico inequívocamente nuestro

Con Cúrcuma
VETEADA: sabor cárnico inequívocamente nuestro

Momento de la presentación de Veteada en el restaurante tacoronte El Campo | FB


BLOG CON CÚRCUMA

VETEADA: sabor cárnico inequívocamente nuestro

Contundente experiencia de cata en el restaurante El Campo, en Tacoronte, de la marca premium de la empresa tinerfeña Rodisa.

Fran Belín
Fran Belín
Fran Belín
Francisco Belín | Tacoronte | 2018-07-25 12:41:35


Image


Muchas veces la propuesta cárnica en la restauración canaria y tinerfeña obedece a un “tótum revolútum” en piezas que muy bien suelen definirse en calidades inciertas y que no siempre corresponden a las gamas de calidad que dicen representar.

Como también en otros géneros que manejan los cocineros, la excelencia de lo Premium tiene marcas muy claras e irrefutables: Veteada (de la empresa tinerfeña Rodisa) coge impulso en este segmento y trabaja ya en puntos selectos de la Isla. La categoría quedó sobradamente constatada en una reciente cata del chuletón de vaca del país en el restaurante El Campo, de Tacoronte.

Precisamente este buen establecimiento del Norte, su jefe de cocina al frente, Francisco (Kiko) Clemente, fue el enclave entre los sitios seleccionados a los que sirve la marca (16 por el momento) para una demostración entre los comensales, que pudieron probar el chuletón preparado por el chef como gentileza de Veteada.

Image

En la cata proporcionada a los clientes de El Campo, estuvieron presentes Pedro Díaz, gerente de Rodisa (Distribuciones Cárnicas); Carlos Domínguez, director comercial, y Candelaria Martín, responsable de acciones promocionales y que en esta ocasión lucía un precioso traje de campesina. Los cortes del chuletón, preparados por Kiko Clemente, fueron saboreados por muchas familias que manifestaron sus impresiones del producto cárnico, la mayoría muy positivos.

Pero, antes de proseguir con los detalles de la experiencia “in situ” ¿Cuál es la diferencia que marca esta nueva visión en el sector cárnico y restauración? ¿Qué propone Veteada a los clientes?

Nada más y nada menos que partimos de un concepto categórico de Pedro Díaz, gerente de Rodisa, empresa tinerfeña con más de una década en el mercado: materia prima que procede de animales criados en el país. “Un sendero y un reto que hemos aceptado acometer en un ámbito que a menudo se ciñe a ámbitos de grandes volúmenes. Esta línea Premium de Veteada parte de la base de una sólida experiencia como carniceros”.

Image

Llega a nuestra mesa una de las muestras de esa vaca que estaba aguardando a la prueba. “Se advierte la equilibrada infiltración de la grasa y la que bordea riquísima, redonda”, comenta Carlos Domínguez. Sabor a carne-carne, en definitiva: sin estridencias. Aparte del chuletón, que luego probaremos en toda su fuerza con una preciosa pieza, hay variedad de OTROS CORTES NOBLES (babilla, cadera, tapa…) así como los cortes del delantero del animal deshuesado con el mismo nivel de calidad que el chuletero.

Ambos responsables de la empresa tinerfeña hacen hincapié en una marca que va a dar mucho que hablar y más en su consonancia con la actual relevancia que ha cobrado el denominado producto de “Kilómetro Cero” o de cercanía. Veteada aglutina –y de esos se sienten orgullosos Díaz y Domínguez- toda la experiencia de los ganaderos locales, que garantizan el bienestar animal; las condiciones de microclimas en los enclaves donde viven las cabezas de ganado y, por supuesto, la selección final en todo ese proceso con una fiable trazabilidad.

Image

Un conjunto que se puede apreciar en cada bocado (preparado al gusto) y con unas claras evidencias: la cobertura de grasa amarilla, la alta infiltración de ésta (veteado), así como el sabor inequívoco y su melosidad, además de la jugosidad intensa que ofrecen esas piezas. No en balde, comensales que conocen la marca empiezan a solicitar la carne por su nombre de “bautizo”: ¡Tráeme por favor una Veteada! Carne-Marca fundidas como ocurre, por ejemplo, con los grandes vinos.

Otro de los indicativos definitorios de esta excelente carne de vaca del país: esa persistencia afable que queda en el retrogusto que viene de esa profundidad que alcanza el sabor. ¿Satisfacción? Toda por parte del gerente y el director comercial de Rodisa que defienden este producto de cercanía con indudable vínculo al territorio, a la Isla y a la cultura tinerfeña. “Al igual que los pescados, legumbres, papas, frutas exóticas,… nosotros estamos comprometidos en surtir algo que quizá no contaba con la misma atención y estamos decididos a exaltar sus virtudes”, subraya Pedro Díaz.

Image

“Aquí no valen laboratorios, por decirlo de alguna manera –asevera Carlos Domínguez- y cifras son cifras: en apenas tres meses se han sacrificado unas 60 vacas del país, que se traducen en 30 toneladas. Para las condiciones idóneas que nosotros pretendemos, la maduración de la carne cuenta con una maduración no inferior a los 30 días”. Lo dicho, excelente.


TAMBIEN EN ATLÁNTICOHOY

POST_BANNER_02

OPINA SOBRE ESTA NOTICIA
0

Para comentar inicia sesión o regístrate

Iniciar sesión Regístrate
TAMBIÉN EN CON CÚRCUMA

NOTICIAS DE PORTADA

MOTOR