Francisco Darias, gerente de la Asociación para la Diabetes de Tenerife | AH

Francisco Darias: "El gran reto para 2021 es volver a retomar la senda de la atención a la diabetes"

AdminsitradoresFincasSC

Canarias afronta el triste récord de poseer una de las tasas de mortalidad por diabetes más altas de España.

Por este motivo, el 'Día Mundial contra la Diabetes' que se celebra hoy debe resonar más fuerte que nunca en las Islas en busca de un cambio significativo en la concienciación de la sociedad y el correspondiente retroceso de estas cifras tan alarmantes: Unos 300.000 canarios padecen diabetes, de los cuales unos 70.000 están aún sin diagnosticar. Simplemente, no lo saben. 

Ante este escenario, este 14 de noviembre, a partir de las 10 horas, el evento online y de acceso gratuito 'Hablemos de diabetes en tiempos de covid-19', organizado por la Asociación para la Diabetes de Tenerife  (ADT), tratará de dar apoyo y respuestas a los retos a los que se enfrentan estos pacientes de alto riesgo, familiares, personal sanitario y administraciones públicas ante este nuevo contexto psicosocial. 

Asimismo, en este encuentro se pondrá en valor el papel de la enfermería en la formación de los pacientes y en la prevención de esta enfermedad 'silenciosa', además de ahondar en el presente y futuro de la telemedicina y la consecuente necesidad de acabar con la brecha digital, que dificulta su acceso a una parte de los pacientes diabéticos.

Con el 'Día Mundial contra la Diabetes' como telón de fondo, el gerente de la propia ADT, Francisco Darias, junto a la trabajadora social de la asociación, Jessica Martín, analizan en esta entrevista para AtlánticoHoy la situación actual y evolución de esta enfermedad en Canarias, en qué aspectos ha afectado más a los pacientes la irrupción de la covid-19, los retos para 2021 en esta materia, además de muchas otras claves que se tratarán en 'Hablemos de diabetes en tiempos de covid-19', evento que podrá seguirse a través de www.diabetenerife.org.

 

Francisco Darias y Jessica Martín | AH

- No es ninguna broma. Canarias tiene la tasa de mortalidad por diabetes más alta de España. ¿Seguimos sin concienciarnos?

Francisco Darias: Canarias tiene una de las cifras más altas de diabetes de todo el país. Los estudios epidemiológicos así lo muestran. Estamos entre las cinco comunidades autónomas con mayor porcentaje de personas con diabetes tipo 2, la más numerosa y asociada a los estilos de vida. Lo de concienciarnos o no depende un poco de la educación nutricional de las personas que viven en Canarias o en cualquier otro lugar. Hay que pensar que el 80 % de las causas de la diabetes está asociada a los estilos de vida, pero también hay un 20 % de personas con diabetes tipo 2 en las que no lo está, sino que hay un factor genético importante que hace que la padezcan. Creo que es un problema totalmente mundial. El tema de la alimentación, aquí, por las circunstancias que sean, ha hecho que tengamos una elevada tasa de personas con diabetes.

 

- ¿Ha variado de algún modo el perfil del paciente en los últimos años?

F. D.: Aquí podemos dividir la diabetes entre las personas que tienen el tipo 1 y tipo 2. En las del tipo 1, la forma del diagnóstico sigue siendo la misma. Hay muchas causas que todavía se desconocen acerca de por qué aparece esa diabetes, que es una enfermedad autoinmune, así como el desarrollo de la pérdida de las células pancreáticas, que son las encargadas de segregar insulina. Lo que ha cambiado es que hoy en día tenemos mejores herramientas para la formación en diabetes: los hospitales y los profesionales están mucho más preparados, la propia esencia de la endocrinología está mucho más avanzada y tenemos dispositivos que nos ayudan a controlar mejor la diabetes tipo 1, que es de la que estamos hablando en este contexto.

En cuanto a la diabetes tipo 2, el origen del 80 % de los casos tiene que ver con los estilos de vida: la obesidad y el sedentarismo, los dos grandes enemigos para desarrollar este tipo de diabetes. También hemos tenido avances importantes en cuanto a farmacología, pues existe una cantidad amplia que ayuda a controlar mejor la diabetes tipo 2. También ellos se aprovechan de las mejoras de los profesionales de la enfermería para explicarles cómo tienen que seguir el tratamiento desde el punto de vista de la alimentación, etc. Hay muchos más mensajes de parte de la sociedad, y de muchas entidades como la nuestra, que nos ayudan a tener herramientas para prevenir la diabetes tipo 2.

El gran problema de la diabetes tipo 2, que es la mayoritaria, (de cada diez personas con diabetes, nueve poseen el tipo 2), es que es asintomática. Es una enfermedad que puedes padecerla y no saberlo porque no produce síntomas iniciales hasta que pasa un determinado tiempo.

 

- ¿Cuál es el motivo por el que la población desconoce la diabetes o su gravedad?

F. D.: El gran problema de la diabetes tipo 2, que es la mayoritaria, (de cada diez personas con diabetes, nueve poseen el tipo 2), es que es asintomática. Es una enfermedad que puedes padecerla y no saberlo porque no produce síntomas iniciales hasta que pasa un determinado tiempo. Entonces sí que puede haber algún tipo de problema, alarma o señal, que hace que esa persona tenga que acudir a un centro sanitario a hacerse una prueba y ahí le detecten una diabetes. Hay personas a las que se les detecta más rápido y otras a las que, desgraciadamente, les ha dado un ictus, un infarto, y era por una diabetes tipo 2 desconocida. Eso es grave, lógicamente, por eso todas las sociedades científicas, las administraciones sanitarias y las asociaciones de pacientes siempre estamos recordando cuáles son los factores de riesgo para padecer diabetes tipo 2 y no saberlo.

El tener más de 45 años ya puede ser un factor de riesgo, el exceso de peso y, por supuesto, la obesidad es otro, además de la vida sedentaria, la hipertensión y, en el caso de las mujeres, si han tenido bebés con más de cuatro kilos al nacer, o han padecido diabetes gestacional, otro factor de riesgo. Las personas que se encuadran en esos factores deberían hacerse una analítica cada cierto tiempo, al menos una vez al año, para descartar una diabetes tipo 2.

La de tipo 1 sí que presenta síntomas evidentes desde el principio porque, digamos, es más brusca la entrada en esta patología. Al quedarse el cuerpo sin posibilidad de generar nada de insulina se dan una serie de señales como beber mucha agua, tener ganas de orinar continuamente y un apetito constante. Incluso puede que la persona adelgace de una manera desproporcionada. Esos factores señalan una posible diabetes tipo 1.

- ¿Se necesitan más campañas sanitarias o jornadas como el 'Día Mundial de la Diabetes' para incrementar la concienciación sobre los peligros reales de la diabetes?

F. D.:  Ese es el objetivo. El 'Día Mundial de la Diabetes', que el próximo año va a cumplir 30 años desde que lo establecieron la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Diabetes, se inició para crear conciencia mundial de lo importante que es la diabetes en el mundo, la lacra que está ocasionando en muchísimos países donde no pueden soportar la carga económica y sanitaria que conlleva la diabetes. No solo en los que están en vías de desarrollo, sino también en el primer mundo ocasiona un coste enorme a la administración sanitaria.

Hay estudios, uno de los cuales lo hizo la Asociación Española de Diabetes hace unos tres o cuatro años, en el que se establece que en Canarias, por ejemplo, la diabetes puede suponer hasta el 25 % de los recursos sanitarios que tiene la Consejería de Sanidad. Solo una patología se lleva una cuarta parte de los recursos. ¿A qué se debe este porcentaje? Sobre todo, al mal control de la diabetes o la detección tardía. Si la diabetes se detecta a tiempo y conseguimos prevenir muchos casos de diabetes tipo 2, está claro que el coste no es tan elevado. Lo que al final lleva a subir las cifras de gasto para atender a estas patologías son las complicaciones asociadas a la diabetes cuando no está bien controlada o es tardíamente detectada. En una insuficiencia renal crónica, la necesidad de diálisis tiene un coste económico bastante elevado, lo mismo sucede al tratar a una persona por una amputación no traumática de las piernas, que puede ser también causada por una diabetes mal controlada durante mucho tiempo, así como los problemas visuales. Todo esto tiene un coste aparejado elevadísimo. Posteriormente, las incapacidades que pueda tener la persona. Desde el punto de vista laboral también tiene un coste importante.

El 'Día Mundial de la Diabetes' se estableció para intentar luchar contra esta pandemia que, aunque no es como la del covid-19, que es una pandemia transmisible, sí que es una enfermedad que va cada año en aument,o y de aquí a 25 años se pueden duplicar  las tasas de personas con diabetes en todo el mundo. Por lo tanto, todas las administraciones tienen que luchar cada día más. En Canarias ocurre también que está entre las primeras prioridades en Sanidad, pero ahora mismo, por esta pandemia de covid-19, se está apartando un poquito a todas las patologías, incluso a las crónicas como esta, que no están asociadas al problema del covid directamente, aunque sí indirectamente. El covid-19 es una de las enfermedades especialmente sensibles, en el caso de que una persona lo contraiga, y está claro que muchas de las que lo han padecido pueden tener repercusiones fatales y letales en el futuro.

 

Aprendiendo sobre la diabetes por el #DiaMundialdelaDiabetes que celebramos el 14 de noviembre 👇

 

- Se calcula, como hablábamos antes, que en las Islas hay más personas que padecen la enfermedad. Simplemente no lo saben. ¿Qué les decimos?

F. D.:  Las personas que puedan tener diabetes y lo desconozcan, por esos factores como exceso de peso, hipertensión, colesterol, si no tienen una vida social muy activa, hay que recordarles que venimos de un periodo de confinamiento donde hemos estado tres meses prácticamente en casa, y eso nos ha limitado la libertad para caminar, hacer ejercicio, nuestra rutina... Eso puede pasar factura en el futuro. Puede que en unos meses, en un año vista, se desarrollen más casos de diabetes tipo 2 precisamente por la falta de ejercicio y la mala alimentación de esos meses de confinamiento. Un exceso de calorías que, a lo mejor, no eran necesarias porque no tuvimos actividad física. Por lo tanto, es importante que todas las personas que hayan pasado por ahí puedan hacerse una analítica y acudan a su centro sanitario para descartar una posible diabetes tipo 2.

 

- ¿Sanidad invierte lo necesario en la diabetes y sus complicaciones?

F. D.:  Llevamos una lucha de 20 años aproximadamente, en el caso de Canarias, con ese asunto. Está claro que sí ha cambiado algo. Vamos a situar el marco temporal desde el principio de los años 2000 hasta antes justo de la covid-19 y sí que ha habido una evolución. A la Administración le costó mucho entender la importancia de atajar la enfermedad en esta comunidad autónoma, donde había muchísimos casos y complicaciones. Sin embargo, con el paso del tiempo, en esta segunda década, sí hemos visto grandes intentos, por parte del Sistema Canario de Salud, de cambiar la situación. También por parte de los profesionales sanitarios hemos percibido una evolución importante, no solo en la parte farmacológica, sino también en la formativa, con más profesionales formados en diabetes. La Atención Primaria sigue siendo para nosotros una asignatura pendiente porque en Canarias continúa siendo muy heterogénea en general. La formación en diabetes de los profesionales de la Atención primaria no es igual que la que pueda haber en la Especializada. Ahí es donde puede haber más inversión, porque es la primera puerta por donde entra el paciente y donde son vistos, prácticamente, el 90 por ciento de las personas con diabetes tipo 2, la más numerosa.

En la situación actual todo se ha parado. El covid ha ocasionado un sobretrabajo enorme. No estábamos preparados para esta situación y ahora quizás habrá que ir poco a poco volviendo a los planes sanitarios en las otras patologías, entre ellas la diabetes. Vamos a ver si este 'Día Mundial de la Diabetes' sirve para concienciar y recordar a nuestros gestores políticos que no podemos dejar a la diabetes ni a otras patologías de lado, sino que hay que seguir con el empeño fuerte que se estaba haciendo antes.

 

"En Canarias, por ejemplo, la diabetes puede suponer hasta el 25 % de los recursos sanitarios que tiene la Consejería de Sanidad. Solo una patología, una cuarta parte de los recursos"

 

- ¿Se ha reducido la demora en el uso de tecnología para tratar o monitorizar la diabetes?

F. D.:  En relación a las tecnologías aplicadas a la diabetes, Canarias sí que ocupa uno de los primeros puestos en referencia. Fue de las primeras comunidades autónomas en introducir en las prestaciones públicas sanitarias los nuevos sistemas de medición de la glucosa, todo ello a raíz de una petición que se produjo hace unos cinco años por parte de las asociaciones de pacientes de Canarias, que estamos englobadas en FadiCAN, y solicitamos al por aquel entonces presidente del Gobierno, que era Fernando Clavijo, esos dispositivos nuevos que iban a ayudar muchísimo, en este caso, a la diabetes tipo 1. Era un avance enorme, sobre todo para los casos de los niños. Nosotros decimos que los padres sufren la diabetes tipo 3, patología que no existe como tal, porque ellos viven en sus carnes la de sus hijos, y estos dispositivos ayudan a controlar mejor a las personas con diabetes tipo 1. Ayudan a los padres a pasar las largas noches de una manera más tranquila. Canarias fue la primera en aplicar estos dispositivos en toda España y hoy ya existe un porcentaje bastante numeroso en las Islas de personas con diabetes tipo 1, tanto adultos como menores, con algunos de estos dispositivos que ayudan a medir la glucosa.

En cuanto a la diabetes tipo 2, uno de estos dispositivos, de momento, no está dentro de las prestaciones públicas. Lucharemos y trabajaremos para eso, no solo a nivel Canarias sino también nacional. Lo que sí tienen las personas con diabetes tipo 2, que no lo podemos llamar tecnología al 100 %, es que hay un amplio elenco de nueva farmacología que ayuda al control, de manera más sencilla, de la diabetes tipo 2. Eso es una evolución en comparación con la década pasada.

 

Jessica Martín, trabajadora social de la Asociación de Diabetes de Tenerife | AH

 

- ‘Hablemos de diabetes en tiempos de Covid-19’ es el nombre del evento online que organizan este sábado. ¿Podría avanzarnos algunas de las claves en las que pretenden hacer hincapié durante el encuentro?

Jessica Martín:  Antes de desarrollar qué es lo que vamos a hacer en este Día Mundial, es necesario hacer hincapié en que el lema del evento es destacar el papel de la enfermería. Las enfermeras y enfermeros marcan la diferencia. Desde que comenzó la pandemia, en la Asociación para la Diabetes hemos estado constantemente reinventándonos, intentándonos adaptar a la nueva situación. En ese sentido, este evento ha resultado un reto que afrontamos con la mayor de las alegrías porque lo que queremos, en definitiva, es llegar al mayor número posible de personas. Es verdad que no podremos estar como otros años, pero llegaremos a los hogares de todos aquellos que quieran compartir esta jornada con nosotros.

Cuando hemos configurado el cronograma de la actividad, hemos intentado dar un papel a los distintos agentes que están implicados en la atención a la diabetes. Por eso, tenemos desde cargos de la Administración Pública, pasando por diversos representantes de colegios oficiales y por los pacientes, que son los más importantes en todo este escenario. Lo que intentamos con las diversas mesas es hacer un repaso desde las nuevas necesidades que han surgido con la pandemia covid-19, ver qué respuesta se está dando a las mismas y el papel de la enfermería: cómo está actuando y cómo se está adaptando a esta nueva situación.

Antes, mi compañero Francisco Darias adelantaba el tema de la importancia de la telemedicina. Nos preocupa mucho la brecha digital, que no todas las personas puedan beneficiarse de lo mismo, que la telemedicina no llegue a todos. Con esta nueva realidad estamos comprobando que es muy necesaria y que todas las personas con diabetes deben tener un seguimiento adecuado para tenerla bien controlada.

 

 

Programa del evento | CEDIDO

 

- ¿En qué va a consistir exactamente este evento?

J. M.: Este es un evento que se va a realizar gracias a la colaboración del Ayuntamiento de La Laguna, del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) del Cabildo de Tenerife, así como del Servicio Canario de Salud. Dará comienzo a las diez de la mañana en streaming gracias a la colaboración de AtlánticoHoy, y podrán seguirlo todas aquellas personas que estén interesadas entrando en nuestra página web, www. diabetenerife.org. A las 10 habrá una breve inauguración que irá desarrollándose a través de tres mesas en las que hablaremos, por un lado, de la pandemia de covid-19, las nuevas necesidades, el contexto social que se ha dado en relación a la diabetes, y qué respuestas se están ofreciendo por distintos representantes de las administraciones, de la Asociación para la Diabetes, etc. Luego, tendremos una mesa centrada en el papel de la enfermería y, para finalizar, hablaremos de la telemedicina desde diferentes puntos de vista.

 

- Precisamente, queríamos preguntarle por la atención telemática. ¿Es suficiente para el paciente? ¿Qué habría que mejorar?

J. M.: Hay frentes donde debemos mejorar. Precisamente esa brecha digital no permite que los pacientes tengan la misma atención. Al igual que otros tipos de patologías tampoco están siendo atendidas, la diabetes no va a ser distinta. Además de hacerse insuficiente, en muchos casos, el hacer las consultas de forma telefónica o por medio de vídeo llamada, se hacen, incluso, más cortas o con menos frecuencia. Creo que queda, todavía, una labor de hilar más fino en cuanto a que mejore esa atención para todos.

 

- Aparte de en la atención presencial, como comentaba, ¿cómo ha afectado la irrupción de la covid-19 al enfermo de diabetes?

J. M.: Se ha visto desprotegido. No ha sabido cómo gestionar esta nueva realidad y ha tenido que buscar el paciente, y nosotros como asociación, herramientas y estrategias para ello. Hemos estado constantemente informando a las personas con diabetes de aquellas cosas que podían utilizar para llevar mejor esta situación. Por ejemplo, el tema del ejercicio, una de las mayores demandas de información que nos llegaba al principio de la pandemia. No podían salir a la calle y se veían muy limitados. Nosotros les dimos estrategias, bibliografía para que pudieran consultar y poder hacer ejercicio en casa, para que tuvieran esa adaptación.

"Nos preocupa mucho la brecha digital, que no todas las personas puedan beneficiarse de lo mismo, que la telemedicina no llegue a todos. Con esta nueva realidad estamos comprobando que es muy necesaria y que todas las personas con diabetes deben tener un seguimiento adecuado para tenerla bien controlada"

 

- ¿Qué retos afronta el tratamiento de la diabetes en el 2021?

F. D.: El reto que tenemos en Canarias es que por fin salga una estrategia o un plan integral de diabetes, que llevamos 20 años solicitando y que en el año 2019 estábamos enfrascados en sacarlo adelante a través de una comisión del Servicio Canario de Salud con los gestores sanitarios, profesionales y nosotros, los pacientes y representantes de las asociaciones. Ese plan es fundamental para poder atajar el gran problema de la diabetes en Canarias y homogeneizar la atención que necesitamos. A veces pasa que, de las ocho islas canarias, tenemos formas distintas de atajar a las personas con diabetes, y lo que queremos es homogeneizar. Que los mismos derechos y atenciones que tenemos en el centro de referencia en Tenerife los puedan tener en Lanzarote u otra isla. Ese es el gran reto: volver a coger la senda de la atención a la diabetes. Se ha dejado, lo entendemos porque esto nos ha superado a todos, pero ya va siendo hora de que volvamos otra vez a trabajar, que los profesionales sanitarios puedan tener una adaptación más moderna a lo que esto del covid nos ha traído: mejorar la telemedicina, las conexiones de aquellas personas que ahora mismo están en brecha digital y no tienen acceso a la telemedicina. Todo esto es el gran reto del 2021.

J. M.: Pienso que el reto en general es mejorar esa atención a todos los niveles, tomar conciencia de que esta nueva realidad vamos a seguir viviéndola. Habrá que buscar las herramientas, entre todos, para tener mejor calidad de vida, poder gestionar mejor nuestra diabetes y, por supuesto, en ese sentido, la telemedicina va a ser el gran reto del 2021 para que podamos romper esa brecha digital y llegar al mayor número de casos posibles.

hospiten1350oct2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Banner Encuentro Atlanticohoy AAFF