Eximen total o parcialmente del pago de matrícula a alumnos con problemas

La Consejería de Educación y las dos universidades públicas canarias han acordado un plan de medidas urgentes para paliar los efectos del Covid-19 en el rendimiento académico, y una de ellas es que se exime total o parcialmente del pago de matrícula al alumnado que no pueda hacer frente a su abono.

También se ha acordado que no se contabilizarán las convocatorias perdidas en el presente curso a ningún efecto, y además se libra a los estudiantes que no cumplan los requisitos académicos establecidos en la convocatoria de becas 2019-2020 de la obligación de devolver dicha ayuda, ha informado este lunes la Consejería de Educación. Asimismo, el Gobierno de Canarias estudiará medidas para paliar los efectos de esta crisis sanitaria en la próxima convocatoria de becas universitarias

La Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, y las universidades públicas canarias han comunicado estas medidas a sus respectivos consejos sociales, que deberán emitir su visto bueno. 

Estas acciones, que cuentan con el apoyo de la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa (ACCUEE), de los consejos de estudiantes de las dos universidades públicas del Archipiélago, se sustentan en dos pilares. Esos dos pilares son que ningún alumno o alumna pierda el curso como consecuencia de la crisis, y evitar que ésta suponga un sobrecoste académico al estudiantado y a sus familias.

Así, se ha acordado que las universidades de La Laguna y de Las Palmas de Gran Canaria identificarán entre su alumnado a quienes, a causa de esta crisis sanitaria, no puedan hacer frente a los pagos de matrícula que tienen pendientes y les eximirá, total o parcialmente, de los mismos. Educación y las universidades públicas canarias proponen un plan urgente para paliar los efectos del COVID-19 en el rendimiento académico

https://t.co/jdpSDLUngz pic.twitter.com/8pnJxwMn8i

Las universidades utilizarán para ello sus recursos de asistencia social, y una vez concluido el proceso, cada universidad enviará a la Dirección General de Universidades un informe justificativo de las acciones realizadas. Desde el citado departamento del Gobierno canario autonómico se compensará a cada uno de los dos centros por los importes de matrícula no percibidos, con un límite de 250.000 euros por cada universidad.

Asimismo, con la concurrencia de los consejos sociales de las dos Universidades públicas, de quienes depende la definición de las normas de progreso y permanencia en los estudios, se acuerda no contabilizar las convocatorias agotadas y no superadas en el curso 2019/20 a ningún efecto y, específicamente, en lo relativo al progreso y permanencia, y en cuanto a los importes de matrícula a abonar en cursos sucesivos.

Según la normativa vigente, el alumnado becado que no supere los créditos establecidos en la convocatoria de becas debe devolver la ayuda recibida, excepto la de matrícula. En este sentido, la posible disminución del rendimiento académico producida por el confinamiento puede tener como resultado que estudiantes que habrían superado el curso académico con un rendimiento adecuado, caigan por debajo del umbral marcado en la convocatoria.

Por ello, la Dirección General de Universidades junto con las universidades públicas canarias, propondrán a la Comisión de Becas, que es la competente para tomar la decisión, librar de la obligación de devolver las becas recibidas en este curso 2019/20 al alumnado que no cumpla los requisitos académicos establecidos en la convocatoria.

Desde la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, se pedirá al Ministerio, directamente y a través de la Conferencia General de Política Universitaria, que adopte medidas similares.

Además, el Ejecutivo canario, a través de la Dirección General de Universidades, asume el compromiso de estudiar medidas para paliar los efectos de la epidemia en la próxima convocatoria de becas, referida al curso 2020-2021, en lo relativo a umbrales de renta y de rendimiento académico, y de trabajar con el Ministerio de Universidades, a través de la Conferencia General de Política Universitaria, en esta línea.