Sabadell piensa abandonar Cataluña

El Banco Sabadell, ante la posibilidad de que Cataluña declare unilateralmente su independencia, reunirá esta tarde a su consejo de administración en una cita extraordinaria para decidir si traslada su sede social a Madrid o a Alicante.

Según han confirmado a Efe fuentes de la entidad, se baraja también la opción de Asturias, pero con menos posibilidades, y todo con el fin de proteger a los clientes.

El cambio de domicilio social garantizará que el Banco Sabadell siga estando bajo el paraguas de supervisión del BCE, además de que el pago de impuestos de la sociedad se llevará a cabo en la ciudad que albergue la nueva sede del banco.

Aún así los servicios centrales del Banco Sabadell, que concentran a un gran número de empleados, seguirán estando previsiblemente en Cataluña.

Actualmente el grupo financiero cuenta con centros operativos en San Cugat del Vallés y Barcelona, además de en Madrid y en Alicante, ciudad en la que cuenta con su centro de datos o "back up".

El cambio del domicilio social permitirá a la entidad seguir operando con normalidad dentro del Eurosistema garantizando los intereses de sus accionistas, clientes y empleados dentro de cualquier escenario.

El temor a que Cataluña declare unilateralmente el próximo lunes su independencia, lo que aumentaría las posibilidades de que la región se convirtiera en una república fuera de la Unión Europea, ha inquietado a los clientes de bancos con sede en la región.

Desde el Banco Sabadell reconocen que a pesar de esta lógica inquietud, la operativa en la red sigue siendo normal y no hay ningún movimiento significativo de depósitos en cuanto se le explica a los clientes que el grupo es una entidad internacional.

El grupo que preside Josep Oliu cuenta con más de 11 millones de clientes en España, Reino Unido, Estados Unidos y México, cuyo negocio en el extranjero representa más de un 30 % y el 70 % el conjunto de España.

Cataluña representa un 15 % del total del balance de la entidad.

El Banco Sabadell ha sufrido especialmente en bolsa estos días, y desde el referéndum ilegal del pasado domingo ha perdido más del 10 % de su valor, aunque en el año acumula todavía una revalorización superior al 22 %, siendo una de las entidades con mejor evolución.

Tras conocerse que trasladará su sede fuera de Cataluña, sus acciones han comenzado a subir con fuera y a mediodía escalaban cerca del 3 %.
El desafío soberanista encarece la deuda española a largo plazo

El Tesoro Público español ha colocado hoy casi 4.600 millones de euros en varias emisiones de deuda a largo plazo, casi todas a unos precios ligeramente más elevados, en reflejo de la tensión por el desafío soberanista de Cataluña.

El grueso de la emisión ha salido en bonos a cinco años, 3.208,46 millones de euros, con un interés marginal del 0,552 %, frente al 0,223 % de la subasta anterior, celebrada el 7 de septiembre, aunque desde el Ministerio de Economía explican que "no es comparable", al tratarse de "una nueva referencia". 

En una nota remitida hoy, el ministerio explica que, de hecho, casi la mitad del diferencial de rentabilidad entre esta subasta y la anterior (32,9 puntos básicos) se explica por la diferencia de plazo, que es de seis meses más. 

También se han colocado 1.086,07 millones de euros en obligaciones con vencimiento en 2029, en la reapertura de una vieja referencia a la que aún le queda una vida residual de algo más de once años, con un rendimiento del 1,878 %, más alto que el 1,779 % anterior. 

Los únicos que han mejorado su resultado han sido las obligaciones a siete años indexadas a la inflación de la zona del euro, de las que se han emitido 304 millones de euros, que han salido con un interés del -0,036 %, su mínimo histórico. 

Pese a las tensiones soberanistas, los inversores han vuelto a mostrar su interés por la deuda española a largo plazo, como prueba de su confianza en la evolución de la economía del país, y han solicitado en total casi 10.500 millones de euros, 2,3 veces más que los 4.600 millones finalmente adjudicados. 

Desde Economía explican que el resultado de la subasta de hoy demuestra, por tanto, "la elevada confianza que siguen manteniendo los inversores", pues ha habido órdenes de gran volumen por parte de creadores de mercado, lo que muestra el apetito del inversor final, en un entorno de "fuerte crecimiento económico y generación de empleo". 

Hasta hoy, el Tesoro ha colocado ya el 86,3 % de lo previsto para todo el ejercicio en bonos y obligaciones, que ascendían a 132.900 millones de euros, añade Economía

El tipo medio de la deuda a la emisión es del 0,68 % y la vida media de la deuda en circulación se eleva a 7,13 años. 

Los analistas de XTB consideran que, con la subasta de hoy, el Tesoro "ha logrado evadir, al menos en parte, la tensión generada por la crisis política en Cataluña" 

Parece, por tanto, que pese al incremento de la prima de riesgo española en los últimos días (16 puntos desde el cierre del pasado viernes) los inversores siguen premiando las buenas cifras económicas que muestra nuestro país con un interés comprador que ha sido muy elevado durante todo el año, dicen. 

Mientras tanto, la prima de riesgo española se suavizaba algo más a esta hora y quedaba situada en 130 puntos básicos, dos menos que en los primeros minutos de la sesión. 

En medio de una fuerte tensión por la intención del gobierno catalán de declarar unilateralmente la independencia el próximo lunes, las consecuencias ya se empiezan a trasladar al plano económico y, entre otras cosas, la agencia de calificación S&P puso ayer la nota de Cataluña bajo vigilancia y advirtió de que esta calificación podría empeorar "si las tensiones políticas ponen en riesgo el apoyo financiero del Gobierno".