"La nuestra es una profesión de vocación"

Este viernes, día 20 de abril,
el Colegio Oficial de Titulados Mercantiles y Empresariales de Santa Cruz de Tenerife (COTIME) celebra el “Día del Titulado Mercantil y Empresarial”, en un año en el que cumplen 110 de vida como entidad y que conmemorarán con un evento del que cabe destacar, entre otros, la toma de posesión de los nuevos miembros electos de la Junta de Gobierno, y la entrega de premios y reconocimientos.

Francisco Purriños es el presidente de COTIME y AtlánticoHoy tuvo la oportunidad de habar con él para hacer un repaso del más de un siglo de historia de la entidad, así como del futuro de la misma y, sobre todo, del acto que alberga este viernes el Real Casino de Tenerife.

Image

¿Qué significa para el sector esta fecha y el acto de celebración en sí mismo?
"Para el colectivo es una fecha muy especial, primero porque al ser un colegio centenario ha pasado por muchas vicisitudes, entre ellas, las dos guerras mundiales, la Guerra Civil española, etc. Épocas en las que la economía canaria ha estado muy arriba y muy abajo. A través de los personajes que ha tenido el Colegio tradicionalmente lo ha podido superar, precisamente por la unión a nivel profesional. El Colegio es un punto de encuentro profesional en primer lugar y, en segundo, un prestador de servicios hacia la sociedad. A nivel institucional, no todos los colegios o instituciones pueden decir que tienen 110 años de recorrido y, bueno, se nota la mano de Antonio Serrador. Para nosotros es una gran celebración, que no solo la haremos este viernes, sino que más adelante se hará un minicongreso parta celebrar esta fecha."

Para el que no conozca la labor del sector, ¿cuáles son las principales actividades de la profesión?
"Tenemos un grupo muy heterogéneo, hacia lo alto (edades), con grupos de personas que han llegado a la jubilación y siguen trabajando, y con gente muy joven que se incorpora de la universidad, pero que ya están en despachos profesionales y tienen unas necesidades. Nosotros lo que cubrimos son unas necesidades de formación, de conocimientos, de reciclaje, de actividades nuevas… Y lo hacemos a través de las actividades que realiza el COTIME a lo largo del año. El año pasado superamos los 30 cursos de formación y, además, con los mejores ponentes, porque la mejor forma de aprender es trayendo a los mejores ponente. Tal vez el reciclaje profesional es mucho más directo que la enseñanza universitaria. Por eso, en nuestra profesión, cuando los alumnos salen hacen los periodos de adaptación de trabajo a través de las prácticas y muchos se integran y se quedan en los despachos. A partir de ahí, quién mejor que el colegio profesional donde están los que van proponiendo ideas de cursos e ideas para desarrollar en el ámbito profesional.

También somos heterogéneos a lo ancho. No solamente tenemos asesores fiscales o asesores contables, sino que tenemos asesores mercantiles, asesores que se dedican a temas de auditorías o un grupo de peritos que se dedican a apoyar el tema pericial dentro de juzgados."

Image

Es un día de conmemoración y de entrega de reconocimientos a años de dedicación. ¿Es una profesión que es difícil abandonar?
"Es de esas profesiones de vocación y que permite especializarte, porque tiene varios campos. Los que antes mencionaba y dentro de esos campos, por ejemplo en el tributario, te puedes dedicar exclusivamente a impuestos directos, indirectos, locales… Tienes campos infinitos a la hora de poder establecerte y especializarte."

Dos de los premios que se entregan en este viernes son el ‘Andrés Pérez Faraudo’ y el ‘Arístides Ferrer’. ¿Cuál es la historia de estas dos personalidades para el sector?
"Fueron dos eméritos profesores de la Escuela de Comercio y presidentes del COTIME. Por edad, Pérez Faraudo es el más antiguo y lejano a nosotros, pero poniéndonos en el contexto de la época, ambos representaron un referente muy importante para la profesión, sobre todo en esa época en la que no había internet y el libro era lo que existía y tampoco era muy abundante. Eran investigadores de la profesión que estaban a la vanguardia de conocimientos. En el caso de Arístides Ferrer, él era intendente mercantil, el primer equivalente a licenciado cuando no existían las licenciaturas. Para nosotros el poder tener esos referentes a lo largo de estos 110 años es importante porque son personajes que siempre han tenido reconocimiento social y académico."

"Es de esas profesiones de vocación y que permite especializarte, porque tiene campos infinitos a la hora de poder establecerte y especializarte"

¿Cómo se afronta el cambio en la nueva Junta Directiva?
"Lo primero es el agradecimiento a las personas que salen de la junta directiva. Yo tengo limitado el mandato a dos legislaturas y yo creo que es una cosa que es sabia porque implica la renovación de las actividades el colegio. Si hay gente nueva, se hacen cosas nuevas. También porque se ha permitido seguir avanzando en dos temas: la renovación de juventud y el incremento de mujeres dentro de la junta directiva. Cuando yo entré había solo una y ahora son cuatro. Pero hay que entenderlo bien, porque no se trata de llegar a la paridad por una norma, sino de llegar a la paridad por la eficacia y por un valor que tienen las personas que están entrando. Es decir, están entrando mujeres en el colegio continuamente y en el curso, en algunas sesiones, son ya más mujeres que hombres, pero lo que vale es la valía profesional que tienen, dónde están situadas y cómo ellas solas están escalando. No hay que darles solamente el tema por igualdad, que parece que se lo estamos regalando y para nada. Lo están valiendo. Valen su peso en oro a la hora de actuar como profesionales."

¿Qué nos puedes contar sobre los nuevos retos que tiene por delante los miembros de la nueva Junta Directiva?
"Hemos hecho las adaptaciones estatutarias y dentro nos propusimos un reto combinándola con la que establecía la ley de servicio, la ley OMNIBUS, que es importante. Y es que la ley OMNIBUS nos obliga a salir a los profesionales inscritos en los colegios a menores costes para poder prestar un servicio que le cueste menos al ciudadano y que sea mejor. Por eso la formación combinada. Logramos el objetivo, y a través de ese cambio estatutario en el que hemos tenido un marco nuevo, podamos prestar servicios de formación a los trabajadores de nuestros despachos también. Es una experiencia que llevamos aplicando desde hace unos dos meses y ha sido un éxito. No solo de participación, sino de conclusiones de estas experiencias. Después, tenemos otro reto que es trasladar esta experiencia a las empresas."

"Parece que a las mujeres le estamos regalando puestos y para nada. Lo están valiendo. Valen su peso en oro a la hora de actuar como profesionales"

¿Cómo ha evolucionado el sector a lo largo del tiempo y cómo se ha adaptado a las nuevas tecnologías?
"Pues tenemos un reto que es el administrativo. Estamos cada vez más ligados a trabajar con la administración codo con codo a la hora de colaborar en los procedimientos que se están haciendo. Cada vez que detectamos un procedimiento que tiene problemas, nosotros estamos con la administración ahí y es una labor callada que se hace, pero es una labor efectiva de cara al resto de la sociedad. Respecto a las nuevas tecnologías, si la formación se reduce solamente a cambios normativos, falta también otra pata de la silla, que es poder trasladar eso a los nuevos retos a los que la administración te está intentando llevar. Eso significa ahorros de coste para la administración y puede significar ahorro de coste para los despachos, pero solo si esa colaboración es eficiente. Si se producen picos en los que hay problemas para trasladar esa documentación a la administración o no está homogeneizado, como pasa en estos momentos, tenemos un problema donde hay que trabajar.

Y ese es un tema importante en el tema tecnológico y lo explico. Hay una sede electrónica, que es la de la Agencia Tributaria, que funciona de una manera; hay otra sede electrónica, que es la de la Agencia Tributaria canaria, que funciona de otra forma; cada ayuntamiento tiene su sede electrónica que funciona de manera distinta y todavía están en una fase de transición a la nueva ley de procedimientos administrativos que estamos estrenando recientemente. ¿Qué ocurre? Que esas propias normativas te obliga a una serie de cosas sobre todas las entidades mercantiles, a llevar ya todo por vía electrónica y hay un poco de desconcierto, porque como hay administraciones que no están adaptadas no sabes cuándo tienes que usar la vía electrónica y cuándo no, con el riesgo de que te inadmitan aquellos escritos que estás presentando por vía papel. Tenemos un reto y un problema con eso y ese reto está en la sede electrónica, porque las empresas informáticas tienen convenios con la propia administración para adaptarse. Tardan a veces en implantar alguna solución, pero suelen ser eficientes porque hay unos plazos que tienen que cumplir."

"Estamos cada vez más ligados a trabajar con la administración codo con codo a la hora de colaborar en los procedimientos que se están haciendo"

¿Hacia dónde va la profesión?
"Yo creo que va hacia una automatización de servicios. Van a salir nuevos servicios y retos, a los que los profesionales se tienen que adaptar. La profesión tiene sus riesgos en estos momentos, porque mientras que en otras profesiones cuando hay un problema siempre suele haber una segunda salida, en la nuestra, cuando hay un error o un problema, suele transformarse en una cuantía económica, que es más directa y rápida, y los procedimientos de recursos son más complejos. Para nosotros es un reto que ahora mismo estamos sufriendo en nuestras carnes, porque la doctrina que a veces se tiene como establecida por la dirección general de tributos, es cambiante, y eso nos lleva a problemas de criterios. Entonces, es fundamental que las normas sean lo más claras posibles, lo menos interpretativas posibles y lo más taxativas posibles para saber que esas son las reglas del juego. Es lo que nos pasa a nosotros, que cuando se crean las normas, el legislador no determina el camino correctamente y permite que haya interpretaciones a esas normas que a veces nos llevan a problemas."

¿Qué te gustaría poner en valor y transmitir a los lectores de atlánticohoy.com sobre la profesión?
"Que hace años nos encontramos un colegio rocoso y en estos momentos somos un colegio necesario para el colectivo. Nos hemos convertido en un ente que presta servicios y eso es lo fundamental. Cuantos más seamos, más servicios se pueden ofrecer a menor coste y cuantos más seamos más ideas se pueden compartir para prestar servicios también. Esa unión implica ahorros y sinergias para todos los colectivos y, sobre todo, para la sociedad y la administración, además de crear riqueza. Es evidente que si somos más productivos y podemos hacer más productivos a los clientes, todo el sistema será productivo. Y no hemos de olvidar que en los despachos nuestros se contempla el asesoramiento de particulares, que en eso tenemos mucho trayecto por delante."

Los actos académicos se celebrarán en el Salón de Actos del Real Casino de
Tenerife, a las 19:30 horas, y la cena de confraternidad, a las 21:30 horas en la Terraza-Restaurante del propio Casino. 

La entrada a los actos académicos es totalmente libre, pero si deseas asistir a la cena, deberás llamar al Colegio y recoger las tarjetas, cuyo precio es de 25 euros por persona (IGIC incluido).

Premios y reconocimientos que se entregarán en la celebración
  • 'Andrés Pérez Faraudo' a Valetín Pich Rosell.  
  • 'Arístides Ferrer' a José Andrés Dorta Velázquez y a María Mercedes López Fajardo.  
  • 'Insignia de Oro y Brillantes' a Sara Argüello Martínez, a Corviniano Ángel Clavijo Rodríguez, a José Servando Rodríguez Ravelo, a Darwin Rodríguez Ferrera y 012 Tributario.