"Liga" (CC BY 2.0) by tpower1978

¿Es 2020 el año del declive de Leo Messi?

AdminsitradoresFincasSC

A día de hoy, poca duda cabe de que Leo Messi es uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol, si no el mejor. Ahí están los títulos con el equipo en el que ha estado desde su adolescencia, el Barcelona, así como los galardones a título personal que ha ido recibiendo a lo largo de toda su exitosa y brillante carrera. Con el Barça, Messi se ha alzado con diez campeonatos de Liga, seis de Copa del Rey y cuatro de Champions League, entre otros. A nivel individual, el argentino cuenta con nada menos que seis Balones de Oro. Nadie en la historia ha conseguido más.

Todo, incluido Messi, tiene un principio y tiene un final, no obstante. El principio de Messi en el club catalán, firmando su primer contrato con los azulgranas en una servilleta, y todo lo que vino después, es conocido ya de sobra. Entre todo eso que vino, fue primero con Ronaldinho y Eto´o en un equipo entrenado por Rijkaard y luego con Xavi y Iniesta en un equipo dirigido por Guardiola, donde el natural de Rosario fue la piedra angular de los dos últimos grandes proyectos de la historia del Barcelona. También de un tercero con Luis Suárez y Neymar (https://www.lavanguardia.com/deportes/20170506/422335536584/messi-neymar-suarez-msn-supera-100-goles-temporada-mas.html), que fue también exitoso, aunque más efímero.

El final con el Barça estuvo cerca

El final de la exitosa historia de Messi con el Fútbol Club Barcelona estuvo muy cerca de tocar a su fin al término de la pasada temporada. Una de las derrotas más duras y sonrojantes de la historia del club (8-2 ante el Bayern), y por ende de la trayectoria de Messi, supuso que el argentino comunicara al presidente, Josep María Bartomeu, su intención irrevocable de bajarse del barco culé. Fue todo un shock no solo para el Barcelona, sino también para el mundo del fútbol en su conjunto. Finalmente, el club se mantuvo firme y comunicó a los abogados del argentino que la marcha del crack solo se podía consumar si se abonaba la cantidad estipulada (y desorbitada) de la cláusula de rescisión: 750 millones de euros.

Messi y su entorno se negaron una y otra vez a realizar tal pago y, viendo que Bartomeu y su junta se mantenían inflexibles, decidieron quedarse un año más en el club para liderar el nuevo proyecto de Ronald Koeman. Con la noticia, parecía que el Barça, de nuevo con Messi, podía volver a estar en las apuestas de plataformas como, https://extra.bet365.es/news/es , para volver a aspirar a ganarlo todo. Así, en una entrevista para el medio Goal, Messi llegó a decir que el episodio no iba para nada a afectar a su rendimiento. Dijo, en resumen, que iba a darlo todo por la camiseta, como había hecho siempre hasta ahora.

Pero una cosa son las intenciones y otra bien distinta es lo que pasa en el terreno de juego. Y lo que pasa, de momento, es que Messi no está al nivel al que tiene acostumbrados a sus compañeros, a sus rivales y a quienes se pegan cada día de partido a la pantalla para verle jugar. El rosarino parece que solo puede marcar goles desde el punto de penalti este año, ya que como las estadísticas lo indican: https://www.goal.com/es/noticias/las-estadisticas-de-messi-en-los-penales-en-el-barcelona-y/183mg0lpvp3mv1ac70sfgrjyke, tiene un alto récord en este tipo de ejecuciones. A la vez, se le ve desconectado del resto de futbolistas del Barça sobre el verde. Y eso que hay voces que indican que Koeman ha conseguido hacer que el equipo juegue mejor. Messi, sin embargo, no ha brillado como lo suele hacer. Quizá, en conclusión, sea porque el 2020 es definitivamente el año de su definitivo declive. El año en el que su luz se apaga. Tarde o temprano tenía que pasar.

hospiten1350oct2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Banner Encuentro Atlanticohoy AAFF