Autorizada una prospección en aguas próximas a Canarias

La empresa italiana ENI tiene permiso para buscar hidrocarburos en aguas de hasta 1.000 metros de profundidad en una franja del Atlántico situada entre la costa de Tarfaya y la mediana que separa la zona bajo jurisdicción marroquí del espacio marítimo de Canarias administrado por España. 

En un documento que la propia ENI ha publicado en su página web, la compañía explica que ha firmado un acuerdo con la empresa estatal marroquí ONHYM para participar en la búsqueda de hidrocarburos en doce cuadrículas de la zona denominada "Tarfaya Offshore Shallow".

La empresa precisa que se trata de una zona marítima de 23.900 Km2 situada frente a las costas de Sidi Ifni, Tan Tan y Tarfaya y adjunta un plano de situación, en el que se puede observar que se trata de una área colindante con la que Repsol exploró en 2014 con licencia española, frente a las islas de Lanzarote y Fuerteventura.

ENI detalla que ha sido autorizada a perforar en aguas con profundidades que van "desde cero hasta 1.000 metros", en las que tiene expectativas de hallar "hidrocarburos líquidos".

En su momento, Repsol solo realizó una de las dos perforaciones para las que recibió permiso en aguas españolas, pero pocas semanas después abandonó el proyecto tras reconocer que había encontrado trazas de hidrocarburos, pero sin la calidad y la cantidad necesaria para que le resultara rentable seguir con su búsqueda y explotación.

Las prospecciones que se dispone a hacer ENI en esa misma zona del Atlántico entre Canarias y Marruecos han vuelto a generar controversia en las islas, cuyas instituciones se opusieron con fuerza a los permisos de Repsol, por temor a que una actividad petrolera en esa zona dañase una zona de alto valor ambiental y pusiera en peligro su principal industrial, el turismo.

Su preocupación se ha reactivado al conocerse los planes de Marruecos, que han llevado al presidente de Canarias, Fernando Clavijo, a pedir una entrevista para tratar el asunto con el ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y a anunciar que está dispuesto a acudir también a la Comisión Europea.

En la exploración de la zona "Tarfaya Offshore Shallow", ENI se reserva el 75 por ciento de los derechos, mientras que la sociedad estatal marroquí ONHYM conserva el otro 25 por ciento.

La empresa italiana ya tenía otros dos permisos de exploración marítima de hidrocarburos en aguas de Marruecos, pero bastante más al norte de Canarias: una licencia denominada "Rabat Deep Offshore" (40 % de ENI, 25 % de ONHYM, 25 % de Woodside y 10 % de Chariot) y otra emplaza a la altura de Casablanca y llamada "El Jadira Offshore" (75 % de ENI y 25 % de ONHYM). 

Reacciones políticas

La delegada del Gobierno de España en Canarias, Mercedes Roldós, ha cuestionado la posibilidad de intervenir frente a la autorización dada para hacer prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a las islas por Marruecos, en la medida en que se enmarcan en un territorio de su jurisdicción. 

"Son aguas de jurisdicción marroquí", ha destacado Mercedes Roldós, que, por ello, ha dicho que, por parte de las autoridades españolas, "lo único que se puede hacer, en todo caso, es solicitar información al Gobierno de Marruecos y pedir garantías medioambientales, pero nada más".

Su postura difiere de la que ha mantenido el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, quien ha expresado su propósito de actuar frente a esas prospecciones tanto desde el punto de vista jurídico, para lo que se ha encargado un estudio del asunto a un bufete de abogados especializado en derecho internacional, como desde el político, apelando a las relaciones bilaterales.

La posición de Clavijo, de Coalición Canaria, "llama la atención" en opinión de Mercedes Roldós, del PP, porque, de hecho, en las aguas marroquíes "hay decenas de autorizaciones desde hace muchos años" para buscar petróleo, y la concedida ahora es "una más", según ha subrayado.

Además, la delegada del Gobierno, que ha hecho estas afirmaciones a preguntas de periodistas tras presentar al nuevo jefe de la Comisaría de Policía Nacional de Maspalomas, Eduardo Manuel Caudet, ha insistido en la poca capacidad de intervenir en la cuestión que existe, puesto que "Marruecos es un país soberano" y "con muy buenas relaciones con la Unión Europea, y, por lo tanto, con España".