La lucha contra el estrés laboral, una inversión para las empresas

Las empresas canarias afrontan cada vez retos más importantes y cambios marcados por la competitividad, la necesidad constante de aumentar la productividad y la calidad, así como la obligación de estar al día en innovaciones tecnológicas, circunstancias que exigen una alta dedicación al trabajo y obligan a empresarios y trabajadores a soportar muchas situaciones de presión de manera continuada. En consecuencia, los trabajadores sufren un nivel de estrés moderado.

Comisiones Obreras Canarias ha señalado al estrés como causa de más del 50 por ciento de las jornadas laborales perdidas. Además, esta tensión acumulada constituye uno de los principales motivos de disminución del rendimiento y de la baja motivación.


La gestión del estrés no es solo una obligación moral, sino una buena inversión para los empresarios, pues un plan de de medidas adecuado conlleva la disminución de las bajas laborales

También Aspy Prevención de Riesgos Laborales considera al estrés laboral como la causa más común de baja en los trabajadores, quienes lamentan que en sus empresas no se estén tomando medidas suficientes para atajar adecuadamente este problema que afecta a su vida personal y laboral.

Por su parte, la Agencia Europea por la Seguridad y Salud en el Trabajo defiende que la gestión del estrés no es solo una obligación moral, sino una buena inversión para los empresarios, lejos de ser considerado un coste, pues un plan de de medidas adecuado conlleva la disminución de las bajas laborales. Sin embargo, todavía tres cuartas partes de las empresas europeas carecen de protocolos eficaces y tampoco siguen las buenas prácticas recomendadas.

Por otro lado, el estrés, la depresión y la ansiedad son los motivos más frecuentes de las bajas de más de 14 días de duración en sectores como la Administración Pública, la sanidad o la educación. Además, las bajas por  este motivo tienden a ser más prolongadas que las
derivadas de otras causas e, incluso, contribuyen a incrementar los
índices de jubilación anticipada.

Por su parte, la experta en la materia, la psicóloga Tamara de la Rosa, ha confirmado a AtlánticoHoy que "existe mucho estrés laboral" entre los pacientes que acuden a ella a su consulta de la capital tinerfeña.

"Ahora mismo, la sobrecarga de trabajo no se corresponde o no se ve reforzado con el sueldo, lo que incrementa la frustración del trabajador porque, al final, la vida se les va en el trabajo". De la Rosa recuerda que "trabajamos por una recompensa, que en este caso es económica, pero la sobrecarga de trabajo genera estrés porque están viviendo solo para trabajar y, encima, no ven una recompensa ni ningún refuerzo", subraya.

Image

La psicóloga Tamara de la Rosa | IMAGEN DE SU WEB PROFESIONAL

Tamara de la Rosa considera que, cuando se contrata a un nuevo empleado, se centran los esfuerzos en enseñarle cómo funciona la empresa y cuáles son sus tareas, pero "no se forma al empresario". "Hay muy poca implicación entre el empresario y los trabajadores, cuando es algo fundamental", insiste.

Para la psicóloga, el empresario debería estar "más pendiente del nivel de satisfacción de los empleados así como de sus condiciones laborales porque, a mayor satisfacción del trabajador, mejor va a ser su rendimiento y la empresa, al final, va a funcionar mucho mejor". Sin embargo, sobre todo en las grandes empresas, ese aspecto es "una pata de la que se cojea habitualmente".

A su juicio, formar al empresario "ayudaría mucho al nivel prevención del estrés laboral de los trabajadores", pues en la actualidad "existe  una importante falta de comunicación entre ambos" y en muchas empresas "las funciones no están bien definidas", por lo que el personal laboral "acaba haciendo de todo". "Esto es un gran error pues a los trabajadores lo primero que hay que hacer es darles por escrito cuáles son sus funciones".

Asimismo, considera que "estímulos estresores para el trabajador son la ambigüedad, la incertidumbre, los cambios, la falta de comunicación etc". Para evitarlos, recomienda establecer reuniones periódicas para que el empresario exprese sus demandas, comente los errores que observa para que el trabajador pueda responder, dar su opinión y plantear posibles mejoras. "Más trabajo en equipo, no tanta jerarquía", defiende de la Rosa.

Tratamiento
Cuando atiende un caso de estrés laboral, Tamara de la Rosa se centra en la reestructuración cognitica, concretamente en un cambio de pensamiento. "Muchas veces nos metemos en el trabajo y generalizamos. Lo vemos como si fuera toda nuestra vida cuando lo que tenemos que pensar es que el día tiene 24 horas y le dedico ocho de ellas al trabajo". De esta manera, es importante comprender que el área laboral "es una parte de mi vida, no toda mi vida".

"Cuando salga del trabajo es cuando empieza mi vida y ahí es donde hay que llenarla de placer", insiste la experta, quien matiza que, de lo contrario, "empezamos a sobrevivir, lo que es causa de las mayores depresiones y de que hagamos las cosas de manera robótica, sin ninguna actividad que nos de placer".

La psicóloga recomienda, sin duda, la práctica deportiva a todos aquellos que acuden a ella por estrés, ansiedad o depresión, además de realizar actividades que le produzcan satisfacción. "No tienen por qué ser grandes actividades, sino leer, ver series, lo que sea que nos haga sentir bien. Buscar un ratito para nosotros que nos genere satisfacción".

Para el estrés, Tamara de la Rosa emplea técnicas respiratorias, de relajación, así como la detección depensamientos negativos para buscar uno alternativo, sin olvidar el ejercicio, aunque sea de manera forzada.

Patologías como depresiones, dolencias cardiacas, alteraciones cardiovasculares, lesiones musculares, problemas isquémicos o dermatológicos pueden tener su origen o verse agravadas por culpa del estrés.


Programas de bienestar o wellness

Según las asociaciones sindicales, muchos empleados no se dan cuenta de que sufren un proceso de estrés o ansiedad, lo que dificulta identificar este problema que se da con mayor asiduidad en los centros de trabajo debido a la mala organización laboral. Esta situación también puede provocar que aumente el número de accidentes en los puestos de mayor responsabilidad.

La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo coloca el estrés como el segundo problema de salud más denunciado en el ámbito laboral, afectando a uno de cada cuatro trabajadores de la Unión Europea. Asimismo, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la ansiedad o la depresión afectan al 15 % de la población adulta española.

Ante estas cifras, cada vez más empresas ponen en marcha programas de bienestar o wellness, que consisten en promover hábitos saludables y entornos agradables para el trabajo, además de fomentar el ejercicio físico moderado, pues existe una relación directa entre el bienestar físico y la productividad y su capacidad de gestionar el estrés laboral.

Disminución del estrés

Entre las medidas que se contemplan para disminuir el estrés en el trabajo están:

  •     Facilitar al empleado una descripción clara del trabajo.
  •     Que las tareas sean compatibles con las capacidades y recursos.
  •     Controlar la carga de trabajo, tanto por exceso como por defecto.
  •     Establecer rotaciones en tareas repetitivas y monótonas.
  •     Proporcionar el tiempo necesario para cada tarea
  •     Favorecer iniciativas de trabajadores sobre cómo ejercer actividad.
  •     Explicar el trabajo de cada uno en relación con toda la organización.
  •     Diseñar horarios laborales fuera de conflicto con la vida social.
  •     Evitar ambigüedades sobre la contratación o posible promoción.
  •     Fomentar la comunicación y participación de la empresa
  •     Saber diferenciar lo prioritario de lo que no para planificar el día
  •     Ser capaz de delegar funciones en otras personas
  •     Hacer descansos durante la jornada ya que está demostrado que tras una pausa la cabeza está más despejada y el rendimiento mejora.