El valor de la obra de arte y su tasación dentro del mercado actual

Entre los servicios que ofrezco en mi consultorio de arte, destaco uno de los más demandados actualmente y que desentraña un mayor trabajo a nivel técnico y científico, como es el relativo a las tasaciones y peritaciones de las obras de arte. Como perito judicial de obras de arte y antigüedades, y como ejerciente, destaco que toda obra de arte debemos entenderla como un compendio de ideas, sentimientos, experiencias, leyes estéticas, y datos históricos. Es por tanto, un trabajo nacido en el intelecto que reúne una serie de vivencias o sensaciones intangibles. 
El estudio de las obras de arte se ha hecho desde muchos puntos de vista y con criterios diversos, como puede ser el histórico, el estético, el filosófico, el anecdótico, el religioso, y en cada una de estas disciplinas con gran erudición y enriquecido con infinidad de detalles, pero casi olvidando o tratando tan sólo de pasada el aspecto material, indispensable para establecer una valoración y tasación de una obra de arte, junto con el resto de los criterios a tener en consideración. 
Dentro de mi cartera de clientes, tengo el placer de valorar colecciones públicas y privadas, cuyos  propietarios, mecenas y benefactores inciden en una reiterativa pregunta ¿ qué aspectos tienes en consideración para tasar una obra de arte?
En contestación a esa cuestión, destaco los siguientes parámetros:
- Unidad.
- Calidad artistica y técnica.
- La catalogación.
- El estado de conservación.
- Impacto mediático del artista y su repercusión social.
- Singularidad de la pieza.
- Valor dentro del mercado actual, etc.
Por tanto, a la hora de establecer la tasación actual de una obra de arte, no sólo debemos tener en consideración las variables citadas con anterioridad sino también, el valor económico que se le otorga en la actualidad.

Este valor  aparece con la posibilidad de intercambio que una obra con valor artístico genera por parte de los partícipes en el mercado, en sus posiciones de oferentes y demandantes. 

Para que ese mercado funcione hacen falta dos elementos: la producción de la obra de arte y la difusión de la existencia de la misma. Ambos elementos son necesarios para la fijación de precios.  ¿Te interesa tasar tu colección? Pues contacta con nosotros: [email protected]