El Tenerife, mayoría en 'La Roja'

Ahora suena a ciencia ficción, pero hubo un tiempo no muy lejano en el que el Tenerife aportaba un par de jugadores a cada convocatoria de la selección española y en el que 'La Roja' jugaba en el Heliodoro con regularidad... y el estadio no se llenaba. En los años noventa, Felipe Miñambres, Quique Estebaranz, Chano y Juan Pizzi acudían con alguna frecuencia al combinado nacional que entonces dirigía Javier Clemente. Todos ellos debutaron como internacionales estando en la Isla. El primero de ellos, aún con Luis Suárez como técnico. Luego, tras el cambio de seleccionador, Felipe cayó en el olvido mientras firmaba una exhibición tras otra como blanquiazul y eso hizo que el Heliodoro patentara un 'grito de guerra' tan soez como poco original: “Clemente, cabrón, Felipe selección”.

Clasificada España de manera milagrosa para el Mundial de Estados Unidos 94 tras un agónico triunfo (1-0) ante Dinamarca, la fase de preparación incluía un amistoso en el Heliodoro frente a Polonia. Para esa cita, que tuvo lugar el 9 de febrero de 1994, Clemente no sólo llamó a Felipe. También convocó a Chano. Y ambos formaron parte del siguiente once inicial, que formaba con aquel 1-3-3-3-1 que tanto gustaba al seleccionador... y que le permitía alinear a media docena de jugadore que en sus clubes acyuaban como defensas puros: Zubizarreta; Alkorta, Nadal, Abelardo; Otero, Hierro, Sergi; Chano, Fran, Felipe; y Salinas. O lo que es lo mismo, dos jugadores del Tenerife y otros dos del Real Madrid en un equipo con mayoría azulgrana (cuatro) y completado con un elemento de Celta, Sporting y Deportivo.

Insistimos: suena a ciencia ficción, pero había dos jugadores del Tenerife y ni rastro de futbolistas del Athletic de Bilbao, de la Real Sociedad, del Atlético de Madrid, del Sevilla, del Zaragoza o del Betis. Tras el descanso se incorporaron al juego los barcelonistas Guardiola y Beguiristáin, además de Camarasa (Valencia) y Juanele (Sporting). Pero Felipe y Chano disputaron todo el partido. Y a buen nivel. El choque, eso sí, acabó con un decepcionante empate (1-1) después de que el debutante Sergi Barjuán inaugurara el marcador y empatara Kosecki para los polacos. Quique Estebaranz, que había debutado meses antes en Lituania y luego fue traspasado al Barcelona, se quedó fuera de la lista a pesar de que el partido se jugaba en la Isla.

Image

La selección española en su visita al Heliodoro Rodríguez López
Mientras, Juan Pizzi, por el que Clemente había manifestado admiración de manera pública y que con el tiempo acumularía 22 internacionalidades y ocho goles, no había recibido aún la nacionalidad española. Especial mérito tiene la actuación de Chano en este encuentro. El centrocampista onubense, que pasaba por el mejor momento de su carrera, debutó ese día con la selección española. Dos horas antes del choque, en el hotel Mencey, donde estaba concentrada La Roja, Clemente le dijo que iba a ser titular. Pero minutos antes del inicio del partido, ya en el vestuario del Heliodoro, ante la imposibilidad de ocultar una noticia que se conocía a cuentagotas, el seleccionador y el fisioterapeuta de la selección y del Tenerife, Senén Cortegoso, le comunicaron el fallecimiento de su padre. “Quiero jugar”, respondió el futbolista. Lo hizo de forma admirable.