'El Gordo' de la lotería: la ilusión que ni el coronavirus consigue apagar

Tubigú

Aunque estas navidades muchas cosas vayan a ser distintas y las ventas hayan podido resentirse por la pandemia, la ilusión por el Gordo de la Lotería de Navidad, que se juega este 2020 más en la distancia, se mantiene intacta. De hecho, para muchos significaría un empujón  o la mismísima salvación para sus negocios, muy tocados por la crisis originada por la pandemia de coronavirus.

Aunque no ha sido el mejor año en ventas, las cifras en premios aún dejan margen para soñar. Este año están disponibles para este sorteo un total de 172 millones de décimos, 172 series de 100.000 números cada una.

La emisión alcanza los 3.440 millones de euros, de los que se reparte un 70 % en premios, con lo que hoy martes  se repartirán 2.408 millones de euros en premios.

El Gordo estará dotado de 400.000 euros al décimo. El segundo premio será de 125.000 euros al décimo y el tercero repartirá 50.000 euros al décimo. El importe del décimo sigue siendo de 20 euros.

 

Un sorteo con seguridad

Los niños y niñas de San Ildefonso y el resto de asistentes del sorteo de Lotería de Navidad que deberán acudir al Teatro Real con mascarilla de forma obligatoria, y además se realizará un test de antígenos a todos los que estén sobre el escenario.

Aun así, el clásico sonido de los niños este 22 de diciembre no será silenciado por las mascarillas, ya que podrán quitarse la mascarilla en el momento en el que canten las bolas de premio y número, y mantendrán una distancia de seguridad de dos metros entre sus posiciones en el salón.

Los bombos de las bolas estarán más separados de lo habitual para poder garantizar la seguridad de los trabajadores y una mampara se colocará entre los profesionales del sorteo.

Además, la mesa presidencial contará este año con cuatro integrantes, en lugar de los cinco habituales, para poder asegurar una distancia mínima de seguridad entre ellos.

Loterías ya informó de que este año el sorteo se realizará sin asistencia de público y de que el aforo permitido en el teatro para medios de comunicación se reducirá a un 50 por ciento.

 

Colas para comprar lotería | EFE

Colas y venta online

Las colas para comprar el décimo de la suerte comenzaron a verse en noviembre en la administración de doña Manolita en Madrid, que es la primera en ventas de la Lotería de Navidad.

Así lo cuenta a Efe Bosco Castillejo, portavoz de esta administración, quien asegura que desde hace un mes y medio no paran en ventanilla, pero en los meses anteriores, con la pandemia, era difícil acercarse al centro de Madrid y las ventas se centraban en internet.

Las compras de décimos online han crecido notablemente sobre todo en número de clientes distintos, pero a pesar de ello este año globalmente "se está vendiendo menos".

"Se vende menos, nosotros y todas las administraciones -argumenta Castillejo-, porque desde julio a septiembre han sido meses muy malos para todo el comercio del centro de Madrid. Venías y no había nadie, y cuatro meses es muchísimo tiempo".

Las administraciones que tienen desarrollado el servicio online son las que van a poder salvar la campaña y el año.

Como curiosidad,  si este año ha habido un número solicitado ha sido el de la fecha del primer estado de alarma: 14.320.

 

 

La venta de lotería en clubes y bares baja más de un 50%

La venta de lotería de Navidad en colectivos como asociaciones culturales, clubes deportivos, viajes de fin de curso o comisiones se ha paralizado este año por la inactividad a la que ha abocado la pandemia, hasta tal punto que el sector teme ronde unos 500 millones de euros, menos del 50% de años anteriores.

Según ha comentado a EFE el presidente de la Agrupación Nacional de Asociaciones Provinciales de Administradores de Loterías (Anapal), la patronal mayoritaria del sector, José Manuel Iborra, en el conjunto de España esta venta representa de media un 40 % del sorteo del Gordo de Navidad, lo que supone alrededor de 1.200 millones.

No obstante, hay comunidades donde el descenso será superior, como es el caso de la valenciana por el volumen de las participaciones que venden las fallas a modo de ingreso para sus comisiones.

Números esperando a ser introducidos en el bombo | EFE

 

En este escenario, también las ventas de lotería en bares y restaurantes, que suponen entre un 10 y un 15 % del total, se están resintiendo, en mayor medida en aquellas autonomías que han decretado recientemente periodos de cierre de la hostelería.

El cierre de las barras a los clientes hace perder ventas en estos establecimientos ya que, al no ver las participaciones, la compra no se produce.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...