El relanzamiento...

Puerto de la Cruz es considerado un destino maduro. No parece extraño desde un punto de vista histórico, si nos remontarnos a los primeros visitantes de la clase alta Europea, que como en la historia mundial de los orígenes del Turismo se movían por el clima, la salud, la investigación y el sosiego, (algunos ilustres como Sir William Wilde o Alexander von Humboldt), pasando por finales del siglo XIX en las que se construyó el Gran Hotel Taoro y se adaptaban las casas familiares para transformarlas en alojamientos, siguiendo por la explosión turística que comenzó en los años 50 y que convirtió Puerto de la Cruz en el primer destino turístico de Canarias.

Maduro sí, sin embargo no obsoleto. La definición de obsoleto según la RAE es “Poco usado, anticuado, inadecuado a las circunstancias actuales”. Un destino turístico que anualmente sigue recibiendo entorno a 700.000 turistas al año no puede ser considerado obsoleto. Tampoco podemos obviar que hace menos de 10 años esa cifra rondaba el millón de turistas. Es aquí donde entran varios factores en juego, no debemos dejarnos engañar por tiempos pasados en los que se alcanzaron estas cifras. El Turismo ha cambiado mucho desde entonces, y estas cifras pueden haber sido circunstanciales y no volver jamás. Es más importante lograr la estabilidad entre una buena oferta turística y localizar la demanda adecuada al destino. Olvidemos el pasado, las cifras y centrémonos en porqué siguen viniendo los turistas que vienen.

¿Es la madurez algo malo? Todo destino es considerado maduro cuando la curva ascendente de  su desarrollo turístico llega a sus máximos (medibles en números de turistas, ocupación, etc.), se mantiene estable durante un tiempo y empieza a caer en una curva descendente. Esta es la situación en la que se encuentra Puerto de la Cruz en este momento y que puede derivar en el declive del destino, en el que algunos ya se empeñan en situarlo, o el relanzamiento y alargamiento del ciclo de vida del destino.

Image

 
Teniendo esto claro, nos encontramos en un punto de inflexión, la última oportunidad de relanzar el destino turístico Puerto de la Cruz.

En ello están las cuatro administraciones públicas (estatal, autonómica, insular y municipal) que conforman el organismo Consorcio Urbanístico para la Rehabilitación de Puerto de la Cruz, coordinando las políticas turísticas y de carácter territorial y urbanístico, dándole facultades para formular la nueva ordenación de los ámbitos afectados y para impulsar, ejecutar o promover las actuaciones urbanísticas y las obras de infraestructuras y de equipamientos que resulten necesarias. El objeto principal del Consorcio es llevar a cabo un conjunto de actuaciones para la rehabilitación, modernización y renovación turística de Puerto de la Cruz, a través del Plan de Rehabilitación de las Infraestructuras Turísticas y de los instrumentos de ordenación, de gestión y de ejecución que sean precisos, especialmente del Plan de Modernización, mejora e incremento de la competividad de Puerto de la Cruz, que sirvan de motor para el relanzamiento del destino turístico Puerto de la Cruz.

También Turismo de Tenerife que se ha centrado en el nuevo posicionamiento y marca promocional, “Puerto de la Cruz Xperience”, con la que se pretende aportar un cambio de estereotipo en la mente del consumidor y de la industria turística, ASHOTEL, la ULL, Asociaciones, Empresarios, Grupos y Colectivos, y un largo etc. de personas y entidades implicadas que por primera vez desde hace mucho tiempo parecen tener claro que esta es la última oportunidad para llevar a cabo este relanzamiento.