El regalo de Navidad...

Tubigú

Nunca he sido de tradiciones anglosajonas, a pesar de haber pasado algún tiempo en esos andurriales del Norte. En Canarias, somos de Reyes Magos, pero este año, me da, vamos a tener regalo anticipado del “hombre de la barba blanca”. No se trata de acabar con las pocas ilusiones que quedan, pero me temo, el carbón de sus Majestades de Oriente se va a quedar corto.

Ya me lo dijo un amigo economista: “no te preocupes aún por el 2021, prepárate para el 2022”“Bonito regalo...” pensé yo, calculadora en mano echando cuentas. Las mías no son las cuentas del Gobierno del Estado, que anda haciendo las suyas propias, mirando los “dineros” que ha prometido Europa, a ver si con eso, pueden tapar el agujero de la miseria y evitar un estallido social, y de paso, seguir en el poder.

Me temo que en Madrid no están asustados con unas cuentas que carga el diablo, ni las del infierno que se avecina. No se han dado cuenta (o quieren engañarse), que los fondos europeos de reconstrucción tienen condiciones y no son para completar los presupuestos a su gusto. Se equivocan, no es dinero de mercadeo.

Hay una alegría insensata, como me decía ayer mi compañero y Maestro de Periodistas, Ángel Tristán (ex Director de La Provincia) en “prometer y ejecutar aumentos salariales, con la que está cayendo”. Miente como un bellaco el que diga, que no va a haber recortes y ajustes, y más aún, con la actividad turística a cero. Ya verán en breve como las tijeras les meten mano a las pensiones de nuestros mayores.

Probablemente, los que nos mandan, van a reducir los ERTES, que sostienen la economía familiar de millones de españoles, al 50 por ciento del sueldo, pero por otra parte preparan una nueva subida del salario mínimo. Es aquello de “el palo y la zanahoria”. Creen que están haciendo magia, convencidos de que vivimos en un País que es un saco sin fondo que lo traga todo.

Menos mal que al menos, han sido sinceros y no nos han escondido que viene una tercera ola de la Pandemia, que llegará después de las Navidades y que será más letal aun que las dos anteriores. ¿No se los dije? No es por amargarles, pero cualquier regalo de Papa Noel o carbón de Reyes Magos, sabe mucho mejor que la pesadilla que se avecina.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...