El récord de Pizzi

Un jugador del Tenerife ostentó durante un año un récord histórico del Campeonato Nacional de Liga de Primera División. El registro lo obtuvo Juan Antonio Pizzi, que el 14 de abril de 1996 marcó por octava jornada consecutiva e igualó la marca que desde medio siglo antes compartían Pruden (Atlético Madrid), Mariano Martín (Barça) y Zarra (Athletic Bilbao). Curiosamente, un año después, el brasileño Ronaldo Nazario (Barça) marcaba durante diez jornadas seguidas y establecía un nuevo tope. Y ya en 2013, un 'extraterrestre' llamado Leo Messi (Barça) marcaría durante 19 jornadas seguidas... hasta que una lesión le obligó a parar.

Pero en la época en la que en la liga española sólo jugaban 'humanos', la racha de Pizzi catapultó al equipo que entonces dirigía Jupp Heynckes a la clasificación para la Copa de la UEFA, algo impensable un mes antes, cuando llegaba la primavera y el Tenerife, que tantas ilusiones había despertado ese curso, se ponía cada vez más mustio. En la Copa del Rey, por ejemplo, había sido eliminado tras una dura derrota (3-0) ante el Atlético de Madrid de Antic y Pantic, que esa campaña lo ganaría todo. Antes, el colectivo blanquiazul había apeado a Vélez Málaga, Levante y al campeón Deportivo. Pero no había rematado la faena.

Mientras, en la liga española, el Tenerife parecía despedirse de cualquier 'opción UEFA' tras caer sucesivamente contra Mérida (2-0) y Zaragoza (1-2). Había coqueteado con Europa, pero a falta de catorce jornadas y en la víspera del viaje a Vallecas era octavo en la clasificación, a nueve puntos de los puestos europeos. Y Pizzi, autor de 17 goles en las 22 jornadas iniciales, llevaba ocho partidos oficiales sin marcar. Ante el Rayo cambió la dinámica. La del Tenerife y la de Pizzi. A la hora de juego, con 1-1 en el marcador, el 'nueve' del Tenerife acabó con su mala racha, adelantó a su equipo y abrió el grifo de los goles.

Image

Pizzi pelea un balón en el Heliodoro

Así, esa misma tarde, en Vallecas y antes de acabar el choque, aún le dio tiempo de hacer un doblete para cerrar el triunfo final (2-4) del Tenerife. A la semana siguiente, Pizzi hizo otro doblete en la victoria (3-0) ante el Real Madrid. Y también marcó en los siguientes partidos en Oviedo y contra el Betis. Y en el Camp Nou contribuyó a un empate (2-2) que alejaba al Barça del título. Y cuatro días después dejaba sin opciones de conquistar el campeonato al Valencia tras culminar una remontada heroica (2-1) en el Heliodoro. Y también acertó en la visita al Compostela (0-2). Y tras siete partidos seguidos marcando, se puso a tiro de récord.

Al domingo siguiente, 14 de abril de 1996, entró a formar parte de la historia del Campeonato Nacional de Liga. Aquella tarde, el Tenerife goleó (4-0) al Salamanca con un equipo formado por: Ojeda; Llorente, Antonio Mata, César Gómez, Alexis Suárez; Aguilera, Jokanovic, Felipe (Vivar Dorado, 74’), Robaina (Pinilla, 65’); Juanele (Hapal, 74’) y Pizzi. A los 22 minutos se acabaron las dudas sobre el vencedor final del encuentro. Y también sobre si habría récord: Pizzi le robó un balón a Sito, avanzó unos metros y batió a Aizpurúa. Y entró en la Historia.