El proyecto 'Quédate' mejora la convivencia escolar y familiar

Los representantes de los ocho Centros de Educación Obligatoria (CEOs) que hay en la Isla han valorado el proyecto Quedate, que promueve el Cabildo Insular dentro de la estrategia Tenerife 2030 y que tiene como principal objetivo la mejora de la convivencia escolar y familiar. Los profesores hicieron llegar su alta valoración de esta iniciativa en una reunión mantenida con el director insular de Cultura y Educación, José Luis Rivero, según un comunicado del Cabildo.

Los educadores destacaron la metodología de trabajo de este proyecto, que pretende faciliitar la convivencia de los escolares entre ellos, pero también con otros agentes cercanos como sus profesores, sus familias o el propio entorno de la zona donde viven. En el encuentro también se estudió la posibilidad de vincular otros programas del Cabildo a los procesos de actuación dentro de los CEOs.

José Luis Rivero destaca que “ya tuvimos una gran aceptación en el curso anterior cuando trabajamos con cinco CEOs, pero la incorporación en esta edición de los tres restantes nos permite cubrir toda la Isla”. El director insular ha agradecido la participación de los asistentes, quienes realizaron sus aportaciones “y éstas nos permiten seguir trabajando conjuntamente en mejorar las bases para el próximo curso”. 

Los ocho CEOs que participan en esta segunda edición de Quédate son Andrés Orozco, Bethencourt y Molina, Guajara, Hermano Pedro, La Pared, Leoncio Rodríguez, Manuel de Falla y Príncipe Felipe.

El director insular de Educación destaca la voluntad que tiene el Cabildo en dar continuidad a Quédate. “Los resultados obtenidos el pasado curso y las expectativas que tenemos en el presente nos dan confianza en seguir adelante con este programa, que nos facilita un diálogo permanente con los agentes”. 

Durante la primera edición de Quédate, participaron 90 jóvenes -este año se ha incrementado en un 33 por ciento- en los grupos motores del proyecto, aunque indirectamente las acciones llegaron a 1.500 alumnos de cinco centros de la Isla, espacios en los que se favorecieron procesos de mejora de calidad de la enseñanza, especialmente en Educación Secundaria Obligatoria. Además, durante su desarrollo se rentabilizaron los recursos disponibles atendiendo a núcleos poblacionales con especiales características sociodemográficas o escolares.

El proyecto consiguió reducir en ese año inicial a casi la mitad el número de incidencias y partes aplicados al alumnado, además de mejorar la convivencia. Gracias a estrategias pro-sociales y el aprovechamiento del conflicto como ocasión para aprender y reflexionar, se han mejorado también las conductas. 

En Quédate, la figura del educador social constituye un elemento fundamental para alcanzar el éxito ya que planifica las acciones adaptadas al centro y a los jóvenes. Colaboran en los procesos de mediación y resolución de conflictos coordinados con los centros, pero además, apoyan a las familias en la integración social de los jóvenes. Con la metodología utilizada, que fue muy valorada en el encuentro mantenido, cada alumno es protagonista de su desarrollo y de su propio aprendizaje.