El presidente del Colegio de Médicos de Tenerife lamenta la pérdida de peso del presupuesto sanitario

El presidente del Colegio de Médicos de Tenerife, Rodrigo Martín, y el secretario del Sindicato Médico de Tenerife, Levy Cabrera, ha asegurado hoy que con el presupuesto de la Consejería de Sanidad para el año próximo ni siquiera se cubre el gasto real.

Rodrigo Martín y Levy Cabrera han dicho en rueda de prensa que el presupuesto de la Consejería de Sanidad baja del 41 al 39 por ciento en proporción al total de la Comunidad Autónoma y desciende 2,5 puntos con respecto al Producto Interior Bruto canario.

El presidente del Colegio de Médicos de Tenerife ha insistido en afirmar que la sanidad ha perdido peso en el presupuesto de la Comunidad Autónoma y ha criticado que desde el Gobierno canario se quiera hacer una "sanidad industrial" cuando se está a punto de entrar en una revolución en la atención sanitaria.

Así, ha explicado que mientras que en algunas comunidades autónomas se entra en una revolución robótica y genómica, en Canarias "ni siquiera se contempla" hablar de que cada ciudadano tenga su mapa genético para así poner un tratamiento diferenciado.

Levy Cabrera ha asegurado que en Canarias hay licenciados en Medicina "de sobra" y lo que falta son especialistas porque con la crisis se disminuyeron las plazas de médicos interinos residentes (MIR).

El secretario del Sindicato Médico de Tenerife ha opinado que para que el gasto presupuestado fuese suficiente debería contar con unos 300 millones de euros más, y ha añadido que el Gobierno canario sabrá a qué tiene que dar prioridad.

Pero se deben afrontar cuestiones como la falta de profesionales, las deficiencias en las infraestructuras y la renovación de la tecnología y el material de uso diario, ha añadido.

Levy Cabrera ha asegurado que en Canarias hay licenciados en Medicina "de sobra" y lo que falta son especialistas porque con la crisis se disminuyeron las plazas de médicos interinos residentes (MIR).

Ha criticado asimismo que en ocasiones se pide a los profesionales que sigan dando quimioterapia tradicional porque es más barata que los anticuerpos monocronales y los fármacos biológicos de nueva generación, pero estos son mucho más eficientes y a la larga más baratos, algo en lo que ha coincidido con Rodrigo Martín