El podio de la 'era Concepción'

La paciencia con los entrenadores nunca ha sido una virtud del Heliodoro. Ni de la grada, ni del palco. Desde que debutara en las categorías nacionales en el curso 53-54, el Tenerife ha tenido 77 técnicos diferentes, algunos en varias etapas. Y de ellos, menos de una decena se pueden considerar interinos. O lo que es lo mismo: el promedio de estos 65 cursos arroja que ha tenido más de un preparador por ejercicio.

Los tres técnicos con más partidos oficiales al frente del Tenerife han logrado su continuidad con el actual presidente

La historia ha cambiado bajo la presidencia de Miguel Concepción. O al menos hay tres excepciones: José Luis Oltra, Álvaro Cervera y José Luis Martí, los tres técnicos que más veces han dirigido al Tenerife desde que en 1953 abandonara el ámbito del fútbol regional. Con ellos se ha alcanzado una estabilidad que ha permitido crecer a la entidad y que, en el caso de los dos primeros, vino acompañada de un ascenso de categoría.

Eso sí, las cifras globales de técnicos 'gastados' por el actual presidente se mantiene en el promedio histórico de la entidad. Así, en los doce años que dura la 'era Concepción', el banquillo del Heliodoro ha tenido quince inquilinos diferentes, aunque tres tuvieron carácter interino y ¡ocho! corresponden a los caóticos ejercicios 10-11 y 11-12: Arconada, Merino, Mandiá, Tapia, Amaral, Calderón, García Tébar y Medina.

Image

En todo caso, Oltra, Cervera y Martí han dirigido dos tercios de los partidos de la 'era Concepción': 342 encuentros de los 522 jugados en esta docena de años. Mérito especial tiene la permanencia de Martí sin lograr ese ascenso del que presumen sus predecesores, aunque el curso pasado llevó al Tenerife a la final de los 'playoffs'. Y es que seguir en la Isla tras completar un curso en el banquillo del Heliodoro no es sencillo.

De hecho, esa continuidad sólo lo han logrado 14 técnicos a lo largo de la historia Y siete, tras lograr un ascenso o una 'plaza UEFA': García-Verdugo, Fuertes, Martín, Valdano, Heynckes, Oltra y Cervera. Mientras, Espada, Olimpio, Molly Martí se ganaron esa continuidad por rozar ese ascenso; y en el caso de Riera, Sanchís –descenso incluido– y Milošević, porque no había un duro en las arcas blanquiazules.

La frase “esto no es entrenador para el Tenerife” es un clásico en la historia blanquiazul, un comentario típico de la grada –y del palco– del Heliodoro. En un club sin ningún título, se le ha aplicado a campeones de Europa como Heynckes, Artur Jorge o Benítez. Y también a campeones de Liga como Valdano, campeones intercontinentales como Victor Fernández o seleccionadores nacionales como Toba, Miera y Clemente.

Image

La situación ha cambiado con Concepción en la presidencia. Y en un fútbol –y una sociedad– con cada vez más urgencias, los técnicos duran más tiempo en el banquillo del Heliodoro.