El Plan de digitalización de Educación está listo para un confinamiento parcial

AdminsitradoresFincasSC

El plan de digitalización que la Consejería de Educación del Gobierno canario ha diseñado para el curso académico 2020/2021 estará capacitado para asumir desde el comienzo una primera posibilidad de confinamiento parcial mediante 24.524 dispositivos electrónicos que incluirán conectividad, entre otras medidas. Así lo ha dicho este lunes el director general de Ordenación, Innovación y Calidad de la consejería, Gregorio Cabrera, acompañado en rueda de prensa por la consejera de Educación, Manuela de Armas, y por el director de Personal, Fidel Trujillo.

Un plan de digitalización “extremadamente ambicioso”, que prevé repartir alrededor de 13.000 ordenadores y 9.000 tabletas, unas cifras que superan “notablemente” los índices de “dificultad familiar” para disponer de dispositivos y, sobre todo, de conectividad, aunque la nueva situación económica puede empeorar el escenario, según Gregorio Cabrera. Este equipamiento posibilitará que el profesorado pueda trabajar online con el alumnado ya no solo a través de un aula virtual de comunicación visual y oral, sino a través de cualquier tipo de material en tiempo real, lo que supone la “gran novedad” del curso, según Gregorio Cabrera.

Ahora mismo, según la consejera, las islas de El HierroGran Canaria y Lanzarote, que presentan las peores cifras de contagios, podrían comenzar las clases de manera online, aunque aún está por completar. “Las escuelas están preparadas. Disponemos de los protocolos en guaguas, en comedores, en clases… Todo está preparado para empezar, la logística está absolutamente montada”, ha recalcado de Armas.


Cada centro educativo dispondrá de su propio plan digital, contará a lo largo del curso con un responsable TIC y, además, la consejería sacará una convocatoria especial para que puedan solicitar horas de apoyo externo a través de coordinadores zonales, es decir, personas con un nivel de preparación mayor en la materia. Manuela de Armas ha detallado que están contratando a 400 auxiliares más de comedor para ayudar en esta actividad, que mantendrá el número de comensales, divididos en los mismos grupos burbujas y separados por mamparas u otros dispositivos que permitan que coman todos juntos para evitar turnos demasiado largos. Se apuntalará también el personal de limpieza, tanto en la educación secundaria como en la primaria, un nivel académico en el que los ayuntamientos, según la consejera, se han comprometido a mantener a una persona fija durante 8 horas en los centros, y que podrán ayudar igualmente en la limpieza de los comedores tras las comidas.

La consejera ha afirmado por todo ello que su cartera no solo ha querido abordar su labor educativa, sino también las actividades complementarias, como el comedor, el transporte, la acogida temprana (en espacios amplios o abiertos), la recogida tardía y las actividades extraescolares. Unas actividades extraescolares que ya cuentan con el protocolo para que sean seguras, que suelen ser deportivas, y que en caso de que sean de pupitre en las aulas, se aplicará el mismo protocolo que en clases ordinarias.

Los alumnos entrarán al centro en función de cómo estén previstos los accesos, tendrán puestas las mascarillas en todo momento y se limpiarán las manos 5 veces al día, y en las aulas se procurará mantener siempre las ventanas abiertas. La ratio de alumnos no superará en secundaria los 25 alumnos por aula.


Para la consejera es “fundamental” que los centros y el profesorado realicen las evaluaciones iniciales para adaptar las programaciones, con vistas a recuperar el tiempo perdido, dado que los alumnos no acuden a clases presenciales desde hace meses. Reforzarán para ello la enseñanza secundaria con unos 1.700 profesores y la primaria con 800, un total de 2.500 profesores que serán los mismos para cada trimestre del curso académico.

En cuanto a los alumnos que presenten absentismo escolar, de Armas ha asegurado que en esos casos se aplicaría el procedimiento habitual de absentismo, que incluye la consulta a los ayuntamientos y el seguimiento a las familias, a la espera del informe jurídico de la Abogacía del Estado para responder a estas situaciones.

Con respecto a la reunión del Gobierno para evaluar la situación de cada isla, distrito y municipio, prevista para el 10 de septiembre (5 días antes del comienzo de curso), de Armas ha defendido esta fecha porque el SARS-CoV-2 marca los tiempos, por lo que una fecha más temprana sería una “insensatez”.

Y en cuanto a la conciliación laboral, la consejera ha admitido que aunque nada puede sustituir a la presencialidad, el área que lidera ayudará en todo lo que pueda a las administraciones que tiene las competencias en esta materia.

El duende del fuego