El partido que cambió la historia

 La historia del fútbol tinerfeño tiene un punto de inflexión fijado en el día 17 de marzo de 1953. Esa tarde, en La Manzanilla (La Laguna), Unión Deportiva Tenerife y Club Deportivo Tenerife pugnaron por ganarse el derecho a jugar, por primera vez en la historia, en las categorías nacionales. Los visitantes se impusieron por 1-3, superaron luego al Orihuela en la eliminatoria por el ascenso, se hicieron con un hueco en el fútbol nacional y condenaron a la desaparición a la UD Tenerife, creada dos años antes a imagen y semejanza de la UD Las Palmas... y que tenía el apoyo de los poderes públicos y de muchos clubes que siempre miraron con recelo al CD Tenerife, enemigo a batir durante décadas.

Para entender la trascendencia del partido disputado aquella tarde en La Manzanilla hay que remontarse al verano de 1949, cuando la Federación Española de Fútbol aceptó que los equipos canarios pudieran participar en la fase de ascenso a Segunda División. Así, en la primavera de 1950, junto a Melilla, Ceuta, Imperial de Murcia y Toledo, el CD Tenerife y la recién creada UD Las Palmas –tras fusionarse los cinco mejores equipos de la ciudad– tomaron parte en una liguilla de ascenso a Segunda División. Al final, los dos primeros de esa liguilla, Las Palmas y Melilla lograron el objetivo, mientras Ceuta e Imperial se clasificaron para disputar una promoción.

Visto el éxito del vecino, en noviembre de 1950 se imita la iniciativa y se crea la UD Tenerife con los mejores futbolistas de Real Unión, Hespérides, Norte, Iberia, Price y CD Tenerife, que aportó a Gorrín, Llanos, Cabrera, Villar, Arbelo y Rojas al denominado 'equipo de la unión'. Campeona invicta del torneo local, la UD Tenerife disputó la promoción de ascenso a Segunda División en mayo de 1951, en este caso en una eliminatoria a doble partido ante el Levante. Pero no logró su objetivo y el CD Tenerife abandonó el 'proyecto de la unión' y recuperó a sus jugadores. Tras un año sin premio para el fútbol tinerfeño, el curso 52-53 se afrontó otra vez con el objetivo de que la Isla diera el salto al fútbol nacional.

Image

Antonio acosa al portero de la UD Tenerife en La Manzanilla

Así, Real Unión y Hespérides apostaron claramente por la UD Tenerife y los laguneros, incluso, le cedieron su terreno de juego, condición imprescindible para poder optar al ascenso. Y la UD Las Palmas le presta hasta nueve jugadores. Al final, sólo Norte, CD Tenerife y UD Tenerife, equipos con campo propio, se inscriben en el torneo clasificatorio. Los de Puerto de la Cruz pierden sus dos primeros partidos ante los favoritos y quedan descartados, mientras el CD Tenerife se impone (1-0) a la UD en la primera vuelta en el Heliodoro, con gol de Óscar. O lo que es lo mismo: la cita de La Manzanilla resulta decisiva, lo que invita a contar con el arbitraje de un colegiado internacional, el madrileño Asensi.

El CD Tenerife alineó a: Cuco; Chicho, Isidoro, Perla; Villar, Servando; Óscar, Julito, Antonio, Méndez y Paquillo, su 'once de gala'. La historia del partido se conoce: el extremo Paquillo abrió el marcador tras una habilidosa jugada por la banda izquierda y, aunque el veterano Paco Roig empató poco después para la UD con un disparo lejano, Julito puso el 1-2 antes del descanso. Y ya en la segunda mitad, un cabezazo de Antonio 'el Loco' colocó el 1-3 definitivo. Con ese resultado quizás también cambió la historia del fútbol tinerfeño.