El legado de los Maceiras gana enteros en tiempos difíciles

Tubigú

La familia Maceiras, probablemente es una de las más conocidas que podemos encontrar en Galicia. Una familia muy peculiar de esas en las que los antecedentes han hecho que las siguientes generaciones se hayan decantado por los mismos oficios que sus antepasados. Los mismos oficios y también los mismos pasatiempos, porque es en eso en lo que seguramente destacan más los Maceiras, y con la situación actual que se vive en la comunidad mucho más. La pandemia ha provocado que gran parte del tiempo de ocio que se practica en la sociedad se haga desde casa, y es ahí donde esta familia ha desarrollado uno de sus mayores hobbies: El póker.

El abuelo Maceiras fue el primero en encabezar lo que a la larga sería una forma de vivir y de hacer historia para la familia; para su hijo, para su nieto y para su nieta. Aunque no se dedicó profesionalmente a ello, sí que era un auténtico apasionado de los juegos de cartas y se le daban bastante bien. Por su época, lo máximo a lo que podía aspirar era a conseguir algunas monedas en timbas con amigos, pero su hijo se pudo involucrar en las actividades de su padre desde muy pequeño. Juan Antonio Maceiras pasó gran parte de su infancia en el hostal de la familia, el negocio que les daba de comer, y allí comenzó a desarrollar habilidades.

Habilidades para familiarizarse con el poker, con los jugadores que jugaban muy bien y sus técnicas, los que no lo hacían tan bien y cometían errores, y los que disfrutaban con ello independientemente del resultado final. En ese pequeño hostal, Maceiras descubrió el juego de azar, mientras los mayores eran los que jugaban. Eso hizo que muchos de los conceptos básicos los adquiriera desde muy pequeño. Algo tan sencillo de memorizar para los jugadores como la tabla de manos de póker no supuso ningún problema de retener para Juan Antonio. Otros aspectos como las ciegas ya eran palabras mayores, y qué decir de la estrategia.

Una vez que culminó sus estudios obligatorios es que se marchó a la Universidad a estudiar medicina, a la misma vez que lo compaginaba con el póker, aunque aún sin un nivel profesional. Eso sí, la mudanza le abrió el camino a poder interaccionar con gente muy interesada en el juego de cartas y con los que practicar más a menudo. El de Betanzos regresó a Miño para ejercer su profesión, después de culminar los estudios antes de tiempo. Y entonces comenzó su carrera política como independiente, aunque después se vinculara a partidos políticos de los más clásicos de la península.

Lo curioso de Maceiras es que combinó su actividad política con el póker, sobre todo con el póker online. Probablemente esto es algo que actualmente se ve con ojos muy diferentes. En una etapa como esta en la que los juegos en la red y en entretenimiento online están a la orden del día, seguramente se pueda valorar más positivamente el esfuerzo de Juan Antonio y sus cualidades con la baraja. En los inicios de los años 2000, el póker no era una actividad tan normalizada y lícita como puede observarse ahora.

El caso es que Juan Antonio llegó a ganar dos eventos de la serie de póker Sunday Million, una de las más destacadas del mundo a nivel internacional, que se juega en formato online y que reportó a este jugador gallego más de 400.000 dólares en total. Vietcong01 cogió mucha fama y al mismo tiempo se fue desgastando hasta apartarse definitivamente de la vida pública. Lo que iba a hacer pasar a la acción a sus hijos Juan y María Maceiras, porque ambos se vieron también atraídos por el póker, y de hecho María fue la que más interés puso y la que enseñó a jugar a su hermano.

May, como se le conoce en las mesas, fue la primera mujer en llevarse un torneo español de póker y además ha llegado a importantes torneos dentro de los sistemas de los circuitos más importantes del mundo, a nivel europeo y a nivel mundial. En ellos se ha movido a las mil maravillas, quizá como fruto de su estudio de relaciones públicas, y ha abierto el mundillo a la figura de la mujer, como ella misma dejó claro en una entrevista exclusiva en esta web.

Por su parte, su hermano Juan, se quedó con las enseñanzas de su infancia con María y las puso en práctica cuando fue a estudiar a Estados Unidos. En un país donde el poker es una afición más común que en España, y donde los torneos se celebran con mayor regularidad, decidió decantarse por el póker en detrimento del fútbol. La pelota también era otra de sus pasiones y en categorías inferiores dio síntomas de que esa podía llegar a ser su oficio en un futuro a corto plazo. Finalmente los naipes triunfaron, sobre todo a raíz de hacer un fantástico torneo en Barcelona en un evento en vivo en el 2017. También en las series gallegas, como el Galicia Poker Fest o las Galicia Golden Series, ha tenido participación.

En este 2020 tan convulso, su legado todavía perdura y se vuelve aún más importante y destacado, sobre todo en Galicia. Una familia peculiar y con auténticos ganadores en todas sus generaciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Tags:
,