El historiador del arte Francisco Calvo Serraller: entrevista de Nuria Segovia

Francisco Calvo Serraller (1948–2018, Madrid) fue catedrático de historia del arte, ensayista critico de arte, y comisario de numerosas exposiciones, tales como Modigliani y su tiempo, en el Museo Thyssen–Bornemisza, a quien tuvimos la oportunidad de entrevistar antes de sus muerte, teniendo en consideración la trayectoria y experiencia que ha desarrollado a lo largo de los últimos años con motivo de los comisariados realizados en los mas pretigiosos museos españoles. En este sentido, volcamos parte de la entrevista realizada:
¿Cree que los museos y centros de arte españoles se posicionan al mismo nivel que otras instituciones culturales europeas?
Realmente existe una ley de mercado interior que siguen los museos españoles y extranjeros. España, hasta antes de la transición, se mantenía al margen; posteriormente se ha homologado dentro de su pequeñez. Por tanto, en España tenemos un mercado raquítico y sus posibilidades e intereses son muy escasos.
¿Considera que las exposiciones temporales despiertan el interés del público hacia la historia del arte?
Prácticamente en casi todos los museos existen exposiciones temporales. Antes se diferenciaban la colección permanente de las exposiciones temporales. En la actualidad, las exposiciones temporales las concebimos como una especie de escaparate que va cambiando con modas que tienen que ver con la realidad española.
Sin duda, la gestión artística está monopolizada por el Estado y cuando los políticos tienen necesidad de destacar, se hace ésta más dinámica. Por tanto las exposiciones forman parte de la oferta institucional y desde el punto de vista estético no hay más que exposiciones temporales.
¿Piensa que los museos responden a las demandas de los ciudadanos y de los agentes del sector?
Son irrelevantes los agentes del sector, aunque puede haberlos y los habrá en un futuro, pero ahora el único agente es el Estado. Las iniciativas de las redes de museos y centros, a través de las exposiciones y otras actividades, pueden acreditar el valor social que conllevan.
¿Cómo se desarrollaron sus directrices de gestión al comisariar la exposición Modigliani y su tiempo?
En el 99% de los casos, los museos solicitan a los profesionales ser comisarios de sus exposiciones. En este caso, el Museo Thyssen- Bornemisza me propuso comisariar la exposición que cita, resultando un trabajo muy confortable, ya que se hace poco cuando se trabaja con un museo. Si uno asumiera las obligaciones que en teoría tiene que realizar un comisario, sería muy complicado. 
Debemos mencionar que los préstamos se gestionan a través de un comisario de renombre para que, al margen de la institución, pueda generar un interlocutor. Esta premisa es de primera magnitud, ya que así se garantizan muchos préstamos. En la actualidad, se están produciendo muchos alquileres entre instituciones, cuando antes eran pactos entre éstas. Lo habitual era que una institución sólida reclamara unas obras y se apoyara en otras instituciones y así la circulación de préstamos se hiciese visible.
¿Qué exposiciones temporales programadas en los últimos años, considera que han tenido mayor impacto en la sociedad? 
Las más visitadas. Resalto que el arte interesa a muy poca gente. Si existe ruido social y los medios agitan, existe atractivo, y si no lo hacen, no existe interés.
Parte I.