El ‘gol mil’ en Segunda

El CD Tenerife ha sido, históricamente, un equipo de Segunda División. Desde su acceso a las competiciones nacionales ha estado la mayor parte del tiempo en la categoría de plata. Y sólo en ella presenta cifras milenarias. Antes de que se iniciara la temporada 17-18 ya sumaba 1.476 partidos disputados, 1.881 goles a favor y un total de 1.693 puntos sumados. En la Primera División, por ejemplo, aún no ha jugado quinientos partidos y su gol 600 lo hizo Juanlu en Riazor, en marzo de 2010, un par de meses antes de que el Tenerife regresara a su habitat natural. En Segunda División B y Tercera División su estancia, afortunadamente, ha sido efímera. Y sus cifras son aún más modestas.

En realidad, el Tenerife sólo puede presumir de currículum en Segunda División. Tanto que es cuarto en la clasificación histórica de la competición tras Murcia, Sporting de Gijón y Hércules. Y a los alicantinos podría adelantarlos este mismo curso. Y también es uno de los 35 equipos que ya ha alcanzado el millar de goles en la categoría. Su gol mil lo hizo Rubén Cano el 27 de octubre de 1984, en el Heliodoro y ante el Atlético Madrileño. Y como dato anecdótico hay que apuntar que se lo marcó a Abel Resino, que media docena de años más tarde establecería un récord mundial de imbatibilidad. Eso sí, conviene aclarar que aquella noche nadie se enteró de que aquel tanto revestía un carácter histórico.

El tanto llegó en una noche en la que Dargoljub Milosevic, el técnico local, apostó por: Aguirreoa; Mini, Manolo, Voro, Ordoki; Toño Hernández, Paco, José Ramón; Lasaosa, Rubén Cano (Milardovic, 79’) y Quico (David Amaral, 72’). El triunfo sonrió a los locales por un contundente 3-0 y el gol mil, como la mayoría de los que hizo Rubén Cano, no es para guardar en la videoteca. Lo más importante es que sirvió para abrir el marcador y llegó en el minuto 45 de la primera mitad, al filo del descanso, cuando Lasaosa avanzó por la derecha y centró al área, donde Rubén Cano se adelantó a Ortega y Sergio para cabecear a la red. El propio Rubén haría también el gol 1.001 y Lasaosa cerraría el marcador.

Image

Formación del CD Tenerife de la 84/85.

En un tiempo en el que el fútbol estaba peleado con la historia y la estadística, ya se ha dicho que el gol mil de Rubén Cano pasó desapercibido. La victoria sí se tuvo en cuenta porque le permitió al conjunto blanquiazul ascender hasta la novena plaza después de un inicio de temporada en el que llegó a acumular tres negativos. Pero no encontró la paz. A las pocas semanas se le abrió expediente disciplinario al propio Rubén Cano, enfrentado ya abiertamente con el presidente José López Gómez. Y luego se le apartó del equipo, por lo que sólo marcaría un gol más como blanquiazul antes de dejar la entidad en el verano de 1985 con un aceptable balance de 32 tantos (y un ascenso) en dos años y medio en la Isla.

El Tenerife, sin embargo, sí ha hecho muchos más goles en Segunda División. Si alguna vez alcanza el gol 2.000, para lo que apenas faltan cien, seguro que no pasa desapercibido. Aunque antes de hacer historia en esta categoría, sus aficionados esperan, seguro, que engorde sus cifras en la élite.