El Gobierno canario no da por perdida la temporada de invierno, aunque está al 15 %

Tubigú

El Gobierno de Canarias "no da por perdida" la temporada turística de invierno, de la que quedan tres meses.

A pesar de que en los dos primeros, noviembre y diciembre, apenas se ha alcanzado el 15% de visitantes del año pasado, el objetivo es llegar al 30%.

La consejera de Turismo, Yaiza Castilla, dijo este jueves en comisión parlamentaria que la previsión es concluir 2020 con 4,6 millones de turistas e indicó que hasta octubre habían llegado 4.181.000.

Señaló que se esperaba llegar a 800.000 personas en noviembre y diciembre, pero "difícilmente" se alcanzará la mitad de esa cifra, lo que supone llegar sólo al 15% de los 2,6 millones de visitantes de 2019 en esos dos meses.

 

Tres obstáculos

Para alcanzar el 30% de turistas de 2019 en el conjunto de la temporada de invierno hay que salvar tres obstáculos, relató Yaiza Castilla:

  1. Contener el covid-19 en las islas para mantenerse como destino seguro,
  2. Que en los países emisores se vayan levantando las restricciones a la movilidad
  3. Facilitar a los visitantes extranjeros el acceso a pruebas rápidas y asequibles.

 

La consejera explicó que el Gobierno canario mantiene su reivindicación para que se admitan los test de antígenos, pero mientras tanto está negociando con laboratorios europeos que fabrican los test TMA para ponerlos a disposición de turoperadores y clientes.

Los test TMA también son aceptados por el Gobierno español y, aunque más caros que los antígenos, son más baratos que los PCR, cuestan entre 70 y 100 euros y los resultados son más rápidos, dijo Yaiza Castilla.

 

Reducir el nivel de contagios en Canarias

La consejera dijo que es preciso reducir el nivel de contagios en Canarias por debajo de 50 casos en siete días por 100.000 habitantes para que los países emisores puedan considerar destino seguro a las islas.

Pero los viajes también están obstaculizados por los confinamientos en países emisores, imposición de cuarentenas y las "pruebas caras y poco accesibles" para entrar en España a que obliga el Ejecutivo nacional.

El diputado del PP Carlos Ester reclamó a la consejera que se una a la petición de su partido para que se produzca "un rescate" del sector turístico, ante la evidencia de que el Gobierno de Canarias "no tiene un plan b" ante el cierre de mercados emisores.

Las actuaciones de la Consejería, centradas en el plan Canarias fortaleza, "no han servido para nada" y han llegado "mal y tarde", en su opinión.

Ese plan fortaleza ha sido "una bomba de humo", "un gran fiasco" destinado a contentar a la gente, pero la realidad es que "estamos en la misma situación turística que en marzo" y "la temporada de invierno está totalmente perdida", afirmó el representante del PP.

Las últimas medidas restrictivas en Tenerife son "la puntilla" y se producen por no haber actuado antes, denunció.

 

Culpar al Estado

También criticó que el Gobierno de España "no coge el teléfono" al Gobierno de Canarias, como demuestra el episodio del decreto de Canarias para instaurar los test de antígenos que no ha sido aceptado, pero que ha servido al presidente canario, Ángel Víctor Torres, "para quedar bien con su público" y poder culpar al Estado.

La consejera afirmó que desde que se regresó a la "nueva normalidad" tras el confinamiento han surgido obstáculos e inconvenientes que han impedido el despegue del turismo, unas veces por las cifras de contagio en Canarias, otra en los países emisores y otras por las exigencias de pruebas PCR y las diferencias de criterios al respecto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...