El Covid-19 multiplica los ataques de ciberdelincuencia

Desde el inicio de la pandemia se “han multiplicado los ataques de todo tipo y más sofisticados”, por parte de los ciberdelincuentes, que mantienen un “cerco constante a los usuarios, que están todo el día conectados, haciéndoles llegar todo tipo de malware (programas maliciosos)”. 

Así lo ha señalado en una rueda de prensa virtual el director general de Check Point para España y Portugal, Mario García, quien se ha referido también a los problemas que plantea el teletrabajo debido al confinamiento, apara que el que muchas empresas no estaban preparadas y tampoco los empleados.

Un teletrabajo que “a veces se ha puesto en marcha de forma acelerada dejando la seguridad en un segundo plano” y con dispositivos que no tienen un nivel de seguridad adecuado, en especial los teléfonos móviles, ha destacado el director técnico de la compañia Eusebio Nieva.

Trabajar desde casa -dice- supone el uso “masivo” de herramientas y aplicaciones, como videoconferencias, que “están en el punto de mira de los ciberdelincuentes” y que los usuarios no conocían y puede hacer un uso no adecuado o emplear algunas que no sean seguras.

Nieva ha señalado que el 95 % de las empresas a las que dan servicio “perciben que tienen nuevos retos de seguridad”, por ejemplo contar con un acceso remoto seguro, pues no habían previsto que todos su trabajadores accedieran en la distancia.

@CheckPointSpain descubre un aumento de #dominios y #documentosmaliciosos relacionados con esta aplicación | Economía de Hoy https://t.co/rIuyQQGvdS#Zoom #ciberseguridad #hacker

El experto ha alertado de que uno de los ataques que se va a ver y que “posiblemente sea el peor para una compañía” es el llamado “business email compromise”, que intenta engañar a sus directivos para que hagan pagos o transferencias que no deben y que en los últimos años ha causado en Estados Unidos pérdidas de 2.100 millones de dólares.

El coronavirus se ha convertido, según Nieva, en un “gancho”. Es la “tormenta perfecta para los ciberdelincuentes”, porque les da nuevas formas de engañar y “capitalizan el miedo y la necesidad de información de los usuarios” haciendo que sean “más vulnerables”.

Entre enero y las últimas semanas de marzo se registraron 51.000 nuevos dominios de internet que tienen entre sus términos palabras relacionadas con el coronavirus. De ellos, un 9 % o son maliciosos o están bajo investigación o son sospechosos de serlo, lo que supone “un número muchísimo más elevado a lo que estamos acostumbrados a ver” .

En este sentido, ha señalado Nieva que la mayor parte de los ataques son de “phising”, suplantando la identidad de organismos oficiales, sobre todo los relacionados con la salud e incluso de la Casa Blanca. La forma de trabajar de los ciberdelincuentes, que “es usar las últimas tendencias no ha cambiado, lo que ha cambiado es que los usuarios están más conectados y la forma de trabajar”, lo que influye en el aumento de los ataques.

Sin embargo, la tecnología tiene métodos para evitar estos problemas aplicando las normas de seguridad, ha dicho Nieva, quien destaca que muchas empresas y personas ni siquiera saben que están siendo atacadas y piensan que a ellos no les va a pasar.