Luz verde al plan de recuperación del turismo en Canarias sin ningún voto en contra

El Congreso de los Diputados ha instado este miércoles al Gobierno, sin ningún voto en contra, a aprobar un plan de recuperación para el sector turístico que preste especial atención y promocione Canarias a nivel internacional, además de buscar la fórmula más adecuada para contar con un diagnóstico de los visitantes.

El PP, el PSOE y Nueva Canaria han acordado un texto que pide más atención a la principal actividad económica del archipiélago después de que el diputado Pedro Quevedo, de Nueva Canaria, alertase de que el turismo supone un 35 % del PIB y un 40 % del empleo.

Una petición que ha apoyado la práctica totalidad de los diputados, 335 de los 347 que han votado, y que solamente ha contado con 18 abstenciones y ningún voto en contra.

Aunque inicialmente Quevedo defendía en su moción hacer pruebas PCR a los turistas para garantizar que el destino turístico es seguro, finalmente el texto aprobado reclama impulsar la llegada de turistas "pero garantizando al mismo tiempo la seguridad de visitantes, trabajadores y residentes".

Hoy he pedido en el @Congreso_Es un plan canario de conectividad y recuperación turística. Nos guste más o menos, tenemos una altísima dependencia de este sector. Es imprescindible que en Madrid se entiendan las singularidades de esta tierra para evitar una gran fractura social. pic.twitter.com/Hw3H0IQuPA

Pide que se haga mediante corredores aéreos o, en su caso, con acuerdos de reciprocidad con otros territorios "buscando la fórmula más adecuada para disponer de un diagnóstico previo de los visitantes antes de su estancia en el destino".

La moción reclama estudiar medidas de reducción de tasas para facilitar la movilidad aérea en el mercado español e incentivos a las compañías aéreas para recuperar las conexiones perdidas por la crisis de la COVID-19.

Ayer, durante el debate, el diputado canario Pedro Quevedo alertó de que el mismo aislamiento que sirvió de protección a Canarias ante la pandemia puede crear ahora "un drama económico y social de primer orden".

Pues, según dijo, esa autonomía podría en esta crisis "tranquilamente pasar del 40 % de desempleo" y no llegar en todo el año a los cinco millones de turistas cuando en 2009, en la anterior crisis, recibió diez.