El conflicto laboral en organizaciones y empresas

Los conflictos entre empresarios y trabajadores son una constante en el desenvolvimiento de las relaciones laborales, forman parte de la normalidad de las relaciones, al haber diferentes formas de expresión, de manifestación.. Además,  en la medida en que las organizaciones y las empresas crecen, el problema, en la organización, también puede crecer, pensemos en las clases de controversias que pueden surgir, por ejemplo, conflictos: de intereses, estructurales, normativos, de valores, de poder, expectativas, de información, de recursos escasos…

El conflicto existe siempre que hay una experiencia personal incompatible, se persiguen objetivos opuestos… El conflicto es consecuencia de varios factores como la pobre comunicación, mala percepción, defectuosa socialización... Hablamos de actitudes, conductas,  contradicciones...

Los efectos de un conflicto laboral depende de cómo se responda a esa problema. Para ello vamos a ver que posibles actitudes podemos tener ante el conflicto laboral:

1.    Evitarlo: ignorar el conflicto: por ejemplo, la empresa ignora la controversia que tiene con el trabajador, y no lo resuelve
2.   Negarlo: el trabajador aparenta que el conflicto no le afecta, la empresa considera que la problemática con el trabajador no existe, pero en ambos casos, es real.
3.    Pelear: el trabajador o la empresa, sin evaluar el problema, piensan que sólo ellos tienen razón, no se atienen a razones, discuten.
4.    Adecuarnos: Nos adecuamos a los que quiere la otra parte sin tener en cuenta nuestras necesidades, nuestros intereses, objetivos.
5.   Gestionarlo adecuadamente: Buscamos un enfoque constructivo: gestionando adecuada y eficientemente la controversia, de forma constructiva, eficiente.

  • -Usando la negociación como mecanismo de solución de controversias entre trabajador y empresa.
  • -Haciendo uso de la mediación laboral (un tercero ayuda a las partes, en este caso, trabajador y empresa, a resolver su problema).
  • -Acudiendo a un arbitraje laboral (un tercero impone su solución al problema, en este caso, una controversia laboral, a las partes)

Es habitual adoptar uno de estas actitudes ante un conflicto y dependiendo de cual asumamos, la solución al problema, la respuesta, irá por un camino u otro..