Para la restauración el ejercicio de respirar tampoco es baladí

https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/5/26/12/HYJ4UCJSRF91OB98SBT8CK23A10WU2N0/0ZVG5XVP4LVLUFBL.jpg

El Blog de Fran Belín (www.concurcuma.es)

Recuerdo con intensidad cómo, yo niño, mi madre me explicaba con paciencia los ejercicios de la respiración en tiempos en los que la alergia manifestada en asma era complicada de tratar. Así que durante el avance de mi vida, conjuntamente con la contribución saludable del deporte, tomarme una pausa para respirar significaba también ese momento para decirme: ¡no tan deprisa! ¡no tan deprisa! ¡Corriendo así no se llega a ninguna parte!

En esta Fase 2 del desescalamiento (que en casos que vemos en los informativos podría ser perfectamente de Fase 3 o 'antigua normalidad') me ha llegado la necesidad vital del ejercicio de la respiración, quizá por la acumulación de premuras y desconciertos desde aquel minuto cero del confunamiento en la labor como ser humano, padre, comunicador y periodista en arrimar el hombro en todo lo que se pudiera frente al descalabro producido por el cavernoso y silencioso ente.
Se afirma que cuando se ha vivido con intensidad una etapa y ésta se calma sobreviene entonces una especie de estrés o 'resaca psicológica' que en mayor o menor medida nos ha pasado a todos-as ante el alambicado curso de acontecimientos. Entonces respiro -respiremos-; de las mamparas de urgencia a aquello que los camareros que recogen los platos no pueden servir; de robots sirviendo cañas a 'protocolos fantasmas' alrededor de la conectividad para que los hoteles recobren el pulso que tenían,..
Asistí a webinars, conferencias, reuniones y cursos on-line; noté la exacerbación de 'salvapatrias' de las causas y 'supuestos gurús' que reparten órdenes para ofrecer ayuda a restaurantes y bares so pena poco menos que de excmoulgación. La solidaridad es vital pero no menos atención requieren muchos-as colegas de la profesión periodística y la comunicación, por ejemplo -reflexiono durante el ejercicio de la respiración-, por centrarme en este sector laboral y aplicable a la amplitud de profesiones y oficios habidos y por haber.
También -inspiración-expiración- resulta fatuo lo de 'ayudar' (sin ton ni son y alzando voces o escrituras). Desde hace más de dos décadas en la información gastronómica, en mi caso y respirando hondo, no es que me haya a reinventar sino que he seguido el curso de esta época trazando prioridades con constancia, ritmo, mesura,.. tal y como he hecho siempre, también en mis pateadas por los montes.
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/5/26/12/HYJ4UCJSRF91OB98SBT8CK23A10WU2N0/75JQE0QNEO5G6VTZ.jpg

Detalle del reservado de Etéreo by Pedro Nel, que ha experimentado cambios | FB

La revelación, la respiración, llega con ese momento en el que lo experimentas claramente. Te sientas con el amigo restaurador (en este caso Pedro Nel), Estamos en Etéreo, recién remodelado el espacio para la apertura prevista para el 29 de mayo. Estamos con su jefe de sala, Domingo Pérez, que descorcha una botella de champán y unos paquetitos de 'regañás'. Ahí está: respiras en la mesa, la confianza (las medidas de seguridad e higiene (tal y como también aseveraba Roberto Castro, maitre de El Secreto de Chimiche). Te sientes en casa, como siempre pero nunca sin romper las reglas establecidas.
Entonces salgo del restaurante santacrucero (aplíquese la sensación a miles de establecimientos de nuestra confianza) con mi mascarilla ajustada y, a pesar de ella, siento que respiro mejor y también contarlo en este artículo.