El alquiler vacacional, un segmento que no altera el mercado turístico

Luis Falcón concluyó que el alojamiento en viviendas vacacionales debe estar regulado y ordenado, pero su dimensión no está causando distorsiones al mercado turístico, que mantiene un crecimiento homogéneo.

Image

Presentación del informe de Alquiler Vacacional |EFE

El número de turistas que se alojó en una vivienda vacacional en Canarias en 2016 se incrementó en un 24,83% con respecto a 2015, una "evolución natural" de esta modalidad turística que no supone una distorsión en el mercado, según se concluye del estudio sobre la vivienda vacacional en Canarias encargado por la Consejería de Turismo.

El estudio indica que los 1.290.609 turistas que optaron en Canarias por este tipo de alojamiento son un 8,61% del total, una cuota de mercado que ha bajado desde 2010, cuando suponía el 10,32%.

El informe ha sido presentado hoy al Consejo Canario de Turismo y posteriormente en rueda de prensa por la consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, María Teresa Lorenzo, y por el responsable el estudio, Luis Falcón, de la empresa Intelligent Atlas SL.

El Tribunal Supremo
La consejera de Turismo adelantó que el Tribunal Supremo ha admitido a trámite el recurso del Gobierno de Canarias contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias que anuló el decreto sobre alquiler vacacional del ejecutivo regional, lo cual permite dar seguridad jurídica en tanto se culmina la nueva normativa que va a sustituirlo.

El precio medio de una vivienda vacacional en Canarias (con una media de 4,33 plazas) es de 92,69 euros, es decir, 42,81 euros en términos armonizados (dos plazas) frente a los 87,39 euros de media de dos plazas hoteleras.

De acuerdo con este estudio, en 2016 se ofrecieron en las plataformas de alojamiento vacacional un total de 29.931 viviendas vacacionales, 1.743 más que en 2015, lo que supone un crecimiento del 5,8% que puede considerarse una evolución natural dado el récord turístico que se vive en el archipiélago, donde el número de visitantes aumentó en un 12% en ese periodo.

En cuanto a la repercusión económica, el gasto en alojamiento en la vivienda vacacional superó los 622 millones de euros.

Las 29.931 viviendas vacacionales ofrecidas en el mercado en 2016 suponen un total de 129.685 camas, que alcanzan el 23,43% sobre el total de 553.416 camas turísticas contabilizadas en Canarias.

Si se tiene en cuenta únicamente a los municipios turísticos, el peso relativo de las camas en viviendas vacacionales sobre el total de la oferta alcanza el 14,46%.

El precio medio de una vivienda vacacional en Canarias (con una media de 4,33 plazas) es de 92,69 euros, es decir, 42,81 euros en términos armonizados (dos plazas) frente a los 87,39 euros de media de dos plazas hoteleras.
Image

Gráfico de resultados por islas | ATLÁNTICOHOY

"La Consejería analizará este estudio con detalle a la hora de concretar la nueva regulación del alquiler vacacional", explicó la consejera

Datos por islas
Por islas, el 38,39% de la oferta de camas en viviendas vacacionales de Canarias se concentra en Tenerife, seguida de Lanzarote (24,06%), Gran Canaria (19,12%), Fuerteventura (12,27%), La Palma (4,23%), La Gomera (1,37%) y El Hierro (0,55%).
Sin embargo, el peso relativo de esta modalidad de camas en viviendas vacacionales en comparación con la oferta total de cada isla es más elevado en La Palma, con el 35,80%.

En El Hierro, la importancia relativa de las camas en viviendas vacacionales es del 33,87%, en Lanzarote del 29,69%, en Tenerife del 26,27%, en La Gomera del 22,82%, en Fuerteventura del 19,84% y en Gran Canaria del 15,30%.

Luis Falcón concluyó que el alojamiento en viviendas vacacionales debe estar regulado y ordenado, pero su dimensión no está causando distorsiones al mercado turístico, que mantiene un crecimiento homogéneo.
La nueva regulación
La consejera consideró que un crecimiento de la oferta de alquiler vacacional en torno a un 6% desde 2015 a 2016 entra dentro de lo razonable, dado el crecimiento turístico que experimentan las islas.

La Consejería analizará este estudio con detalle a la hora de concretar la nueva regulación del alquiler vacacional, explicó.

También señaló que el aumento en el precio de los alquileres residenciales sobre todo en Lanzarote y Fuerteventura no está necesariamente relacionado con el cambio de uso de las viviendas hacia el alquiler vacacional, sino con la escasez de vivienda para atender la creciente demanda derivada del crecimiento económico y del empleo.