Efraín Medina: "El carnaval debe estar lleno de valores"

Tubigú

Efraín Medina trabaja en el Ayuntamiento de Candelaria, además de ser consejero en el Cabildo insular de Tenerife. En el carnaval ha estado estrechamente ligado a su municipio, dirigiendo la murga adulta Los Metropolinos, fundando la comparsa Tropicana y siendo concejal de Fiestas de dicho municipio.  Además, también perteneció a la comparsa Los Danzarines Canarios o a la agrupación musical Nobleza Canaria. Siempre ligado al entorno carnavalero ayudando en sus presentaciones con sus actuaciones, en el confinamiento hizo memoria de la cantidad de recuerdos que conserva de esta época ligada al mundo carnavalero, algunos con mucho cariño como la insignia de oro de Ni Pico Ni Corto, la insignia de oro y brillantes de la comparsa Los Rumberos y la T de oro de la comparsa Tropicana, entre otros.

 

¿Qué le ha aportado el carnaval a su vida?

El carnaval me ha aportado todo. Realmente era una persona emigrante y vine aquí por el carnaval. Recuerdos estar en el año 1987 en la Plaza de Toros y cuando salió "Tajaraste" de Leo Martínez, portado por Mónica Raquel Estévez, me planteé qué hacía yo en Venezuela y que quería estar en mi tierra.

El carnaval me ha dado muchísimas satisfacciones:  de trabajar en equipo, pertenecer a grupos, trabajar por objetivos, esfuerzo para cumplir los sueños, animado a la creatividad..., la gente más maravillosa que he conocido en mi vida ha estado ligado al mundo del carnaval.

El carnaval a mí me ha dado vida y a todo lo que me de vida le estaré eternamente agradecido.

Efraín Medina | Fotografía: Álvaro Armas

¿Carnaval y política son incompatibles?

No necesariamente. Creo que los políticos deberían participar en el carnaval sin duda alguna. Evidentemente, la gente cree que hay una frontera entre estos aspectos, pues no.

Hay políticos que han estado en murgas, comparsas... Entiendo que al trabajar mucho el tejido social y el desarrollo comunitario en el asociacionismo te puede llevar a la política tranquilamente. Es totalmente compatible.

Hay que aceptar cuando en política una murga te critica. Si hay una murga que critica a un partido, no creo que todos los miembros de la murga estén a favor de dicha crítica. La sátira, el humor..., alargan la vida.

 

¿El carnaval es un producto al que se le puede sacar más partido?

Yo opino que sí. El carnaval es un producto identitario y todo lo que tenga identidad propia hay que saberlo comunicar. El carnaval son sensaciones. Estas sensaciones deben ser vendidas y explicar lo que significa para un pueblo como el chicharrero, porque cuando nos sentamos a ver una Gala de la Reina, no reconocemos el trabajo de meses y meses de esfuerzo.

Eso hay que valorarlo y venderlo, al igual que el precarnaval. Valorar lo que se trabaja por esta fiesta; que se una fiesta con un interés: turístico, social,... y que se adecúe a los tiempos que corren, en donde se trabaje la igualdad, tolerancia y responsabilidad social.

 

¿El carnaval abre o cierra puertas?

El carnaval abre puertas, la trasgresión abre puertas y creo que nuestras islas son tolerantes, en parte porque tenemos una fiesta trasgresora entre otros aspectos.

Esa trasgresión hace que tú puedas entender y ponerte en la piel del otro.

 

Efraín Medina | Fotografía: Álvaro Armas

 

Comparsas, murgas, rondallas,… ¿con que género se queda?

Sería estúpido o falso si te dijera que todos. Yo soy comparsero y es lo que me llena.

Además al venir desde Venezuela, en el Caribe, eso lo llevo en la sangre. Siempre he sido muy alegre y he cantado en orquestas y solo (por cierto, pronto habrá alguna sorpresa al respecto). Porque todo es compatible: la música y la política también.

Esa mezcla de la parranda, con el lujo, la coreografía de las comparsas, a mí me encanta.

 

¿Cómo ha visto la evolución de las comparsas desde que estabas en ellas?

Evidentemente soy muy evolutivo. Deberíamos trabajar para animar a muchas personas que están relacionadas con la música para que participen en ellas. También es verdad que a las comparsas les cuesta pagar profesionales, pero también es cierto que la gente paga para ver un gran espectáculo.

Es una asignatura pendiente, que se puedan sentar desde lo público y lo privado para ver cómo pueden avanzar y de qué manera se puede enriquecer el repertorio y puesta en escena de las comparsas. Y eso se podría lograr dialogando.

 

¿Volvería al carnaval?

Sí, por supuesto. Yo creo que nunca me he ido del carnaval. Siempre me llaman, me preguntan, me consultan... Tengo muchos amigos en el carnaval, pero ahora lo vivo de otra manera.

A veces visito (cuando me invitan), algunos locales. Siempre hay que vivir intensamente la época que te toca vivir. Ahora, con la edad que tengo (se ríe), no estoy para bailar en una comparsa (no por la edad, sino por el tiempo). Estoy en una época en mi vida que lo que le pido a la vida es tiempo, que es de lo carezco. Estar en un grupo es una responsabilidad y tienes que dedicarle mucho.

 

¿El carnavalero nace o se hace?

Yo creo que las dos cosas, porque yo conozco gente que no tiene carnaval, como un amigo mío de Soria, y es de lo más carnavalero que conozco. Doña Juanita o Don Carlos vinieron desde Madrid y llevaron muchos años llevando la comparsa Danzarines Canarios. Mucha gente ha venido desde fuera y le ha dado mucho al carnaval. Muchas veces no importa dónde se nace, sino dónde se lucha y mucha gente ha venido a luchar por nuestra tierra y sentir y vivir el carnaval como nosotros.

 

Efraín Medina | Fotografía: Álvaro Armas

 

¿Aceptaría volver a ser concejal de Fiestas en Candelaria o aceptar esa concejalía en Santa Cruz?

Fueron etapas que se han vivido y si mi pueblo (Candelaria) o Santa Cruz me necesitan para trabajar por el carnaval, para eso no se necesita ser concejal. Sin duda alguna, para eso lo que hace falta es tener ganas e ilusión y yo creo que hay personas muy válidas que están pisando fuerte y que tendrán que venir a tomar el testigo. Por eso no me planteo en absoluto ser concejal de fiestas en mi pueblo, para nada.

 

¿Hacía donde debería evolucionar el carnaval (exterior o interior)?

Si mejoramos la fiesta para el canario, eso conlleva la proyección exterior; me explico. Tienes que analizar muy bien el vestuario, crear una central de compras para poder adquirir productos, creo que en todo el precarnaval hay que trabajar mucho, porque al final no se ve ese esfuerzo.

Hay muchas cosas que no se ven y servirían para mejorar la fiesta: el disfraz, la formación musical, esas famosa escuela del carnaval, para seguir sembrando la semilla en los carnavaleros.

El carnaval debe estar lleno de valores, que es lo realmente siempre ha tenido y debe seguir teniendo

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...