Educación prioriza el curso presencial, pero dependerá de cómo vaya la pandemia

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha presentado este jueves el protocolo de prevención y organización para el curso escolar 2020-2021, que tiene como objetivo principal la presencialidad en las aulas, pero que podrá ser matizado en función de la evolución de la pandemia de covid-19.

La consejera de Educación, Universidades y Deportes, Manuela de Armas, ha insistido en que se trata de un protocolo con el que se quiere dar tranquilidad y seguridad tanto a los docentes como a las familias y a los escolares, y que su objetivo principal es la presencialidad.

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo, ha recordado que, con motivo del inicio del curso, se movilizarán más de 700.000 personas, entre profesorado, alumnado, familiares y transporte, y ha añadido que se producirá en fechas próximas a la temporada alta turística en Canarias, con lo que se trata de un reto como sociedad.

El curso no universitario comenzará el 15 de septiembre en Infantil y Primaria, el 16 en Secundaria y el 17 en el resto, y cada centro tendrá un plan de contingencia en el que se establecerán los turnos de entrada, que serán escalonados si es necesario evitar aglomeraciones, ha detallado la consejera.

Manuela de Armas ha precisado que es posible que en algunos centros se establezcan turnos de tarde, sobre todo en Secundaria, porque hay que mantener una distancia obligatoria de 1,5 metros.

En Infantil y Primaria habrá grupos "burbuja" en los que los alumnos serán convivientes entre sí y con su tutor, y en Secundaria lo que mandará será la distancia en las clases, mientras que en pasillos y cuando no se pueda mantener el 1,5 de distancia se usará mascarilla.

En cuanto al número de docentes que será preciso contratar para cumplir el protocolo, la consejera ha explicado que se han hecho simulaciones y probablemente sea preciso contratar unos 3.000 profesores.

En cuanto al coste de este aumento de plantillas, el presidente de Canarias ha recordado que para educación llegarán unos 90 millones de euros extraordinarios, que si se destinan a contratación de personal permitiría contratar unos 2.000 docentes, pero, ha insistido, como dependerá de la evolución, quizás sea preciso disponer de más dinero.

El uso de las mascarillas será obligatorio para quienes entren en las aulas, que no sean los alumnos y el tutor, y en Secundaria siempre que se salga del aula y no se garantice la distancia de 1,5 metros.

📸En estos momentos, el presidente de Canarias, @avtorresp, la consejera se @EducacionCan, Manuela Armas, y el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, presentan el protocolo sanitario para el curso escolar 2020/21 pic.twitter.com/6VXQLx6Pbo

Tanto el presidente como la consejera ha reiterado que el protocolo es un documento "vivo" que se adaptará a las circunstancias, y que está avalado tanto por Salud Pública como por el comité de expertos que asesora al Gobierno de Canarias.

Manuela de Armas ha estimado que, tras cinco meses sin estar en las aulas, es momento de regresar y de que haya clases en la medida de lo posible dentro de la normalidad.

El presidente de Canarias ha comentado que en la reunión que los presidente autonómicos tendrán la semana próxima con el titular del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se hablará, entre otras cuestiones del establecer una postura común ante el inicio del curso escolar no universitario.

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo, ha explicado que cada centro tendrá un plan de contingencia propio y, además, una persona responsable para la gestión de todo lo relacionado con el coronavirus.

Y, a su vez, todos los centros de salud tendrán una persona responsable de covid-19 para la coordinación con los centros educativos.